Diez consejos de escritores de literatura infantil para despertar en los niños el amor por los libros
Primeros lectores 3 min.

Diez consejos de escritores de literatura infantil para despertar en los niños el amor por los libros

No existe un truco mágico para que los niños y las niñas se acerquen a los libros y se dejen seducir por los mundos que esconden en sus páginas. No hay una regla de oro ni una solución única que garantice el amor de la infancia a los libros. Todavía no se ha inventado una fórmula matemática ni una poción mágica a la que, como padres y madres, podamos agarrarnos para conseguir que nuestros hijos no solo lean, sino lo que es más importante: que disfruten leyendo y quieran leer. 

Pero Adrián Cordellat tiene algunos trucos que te pueden ayudar a fomentar el hábito lector en tus hijos. Sigue leyendo para saber más. 

ADRIÁN CORDELLAT

Periodista especializado en infancia y literatura infantil y juvenil

@acordellat

Nunca existieron soluciones fáciles para las grandes incógnitas y los retos importantes de la vida. Es más, son esos mismos niños y niñas los que, si se dan las circunstancias, aprenderán por sí solos lo que decía en un maravilloso discurso Bruno Le Maire, actual ministro francés de Finanzas: «Cada uno de vosotros es único. La literatura y los libros os permitirán descubrir hasta qué punto sois únicos. Cada persona es única y es la literatura la que nos lo enseña». 

«Si nos ven leer, los niños son imitadores compulsivos y nos van a imitar».

Ana Campoy, escritora

Hasta llegar a ese punto, sin embargo, como padres y madres sí que podemos ir prendiendo el fuego de ese amor con pequeños gestos y acciones, dando vida a una hoguera que quizá, con un poco de suerte, siempre se mantenga encendida. En Penguin Kids hemos recopilado diez consejos de tres reconocidos y queridos autores de literatura infantil, Ana Campoy, Begoña OroMiguel López, El Hematocrítico, para ir poniendo leña en una hoguera que, aunque nadie pueda asegurarlo, es probable que acabe dando a nuestros pequeños el calor que solo ofrece la literatura. 

consejos para fomentar la lectura

Te recomendamos

  • 1. Ninguna noche sin su cuento: no hay mejor hábito para fomentar el amor por los libros que hacer del tiempo de la lectura un momento de amor compartido. Lo sabe Ana Campoy, que siempre aconseja que «todos los días, antes de dormir, se lea a los niños cuando están acostados». Por un lado, como decíamos, porque se crea un hábito lector. Por otro, porque, como añade Campoy, «los niños identifican este rato de lectura como un momento agradable y en el que los padres están al cien por cien con ellos». 
  • 2. Compartir la literatura: los padres y madres solemos cumplir casi todos los días con ese primer consejo. Sin embargo, más allá de eso, nos cuesta acercarnos a la literatura infantil y juvenil. En ese sentido, la autora de la saga Pen Friends propone hacer «un club de lectura» con nuestros hijos: «Ese interesarse por lo que leen nuestros hijos da pie a conversaciones, a debates y a que nuestros hijos nos descubran lecturas muy chulas en las que nosotros a lo mejor jamás habríamos caído. Al fin y al cabo, la literatura es para compartirla, y ¿por qué no hacerlo también con los niños?».

pen friends

  • 3. Sin ejemplo no hay paraíso: para Ana Campoy es fundamental que nuestros hijos nos vean leer, que no solo compremos libros para regalar o para almacenar, sino que los pequeños vean que la literatura es una actividad agradable, un tipo de ocio con el que disfrutan sus progenitores. «Al final, si nos ven leer, los niños son imitadores compulsivos y nos van a imitar», explica la autora. 
  • 4. Adentrarse en el mundo del libro: además de leer en casa, para Campoy es importante adentrarse en el mundo del libro visitando librerías y bibliotecas de forma recurrente con niños y niñas: «Hay que dejar que ellos toqueteen, escojan y se dejen recomendar por los libreros. Sobre todo por los libreros de cercanía, que saben mucho de su oficio. Cuando uno llega nuevo a un barrio tiene que buscar su panadería, su farmacia y su librería de cercanía». Que nunca falte la librería.
  • 5. No hay mejor regalo que un libro: la escritora Begoña Oro cree que cualquier excusa debe ser suficiente para regalar libros. «Que el ratoncito Pérez, los Reyes Magos y Papá Noel, que son expertos en regalar, traigan libros. Todo lo envuelto se valora más ¡y siempre es un gusto desenvolver!», asegura.
  • 6. Libros sorpresa: en un sentido muy parecido se pronuncia Miguel López, El Hematocrítico. Y es que, más allá de las ocasiones especiales, los libros siempre son un regalo apetecible, un objeto con el que sorprender a nuestros hijos cuando menos se lo esperan. «Déjales en su habitación libros por sorpresa, que los encuentren, por ejemplo, en la estantería», aconseja el autor de la saga Max Burbuja.

max burbuja

  • 7. Libertad de elección: ahora que un concepto tan abstracto como la «libertad» se ha puesto de moda, aprovechemos la ocasión para aplicarlo a la literatura infantil. «Dejad que elijan los niños y las niñas su propio material de lectura», afirma El Hematocrítico. Su opinión la comparte Ana Campoy, que anima a padres y madres a valorar las lecturas de sus pequeños, a darles la importancia que merecen: «No porque sean lecturas infantiles o juveniles tienen menos calidad. Si valoramos el libro como objeto, como transmisor de cultura, también tenemos que hacerlo con los que ellos leen».
  • 8. Los intereses como guía: muy en esa línea va otro consejo de Begoña Oro, aunque en este caso dirigido a padres y madres a la hora de comprar libros a sus hijos. ¿Le gustan los deportes? Pues un libro de deportes será acierto seguro. ¿Le gustan los dinosaurios? Entonces no hay duda de la mejor opción. «Todo está en los libros y, además, si partes de un interés previo, puedes tirar un poco más allá de su competencia lectora. Y es que niños extraordinariamente motivados suplen con su motivación lectora cierto déficit lector y pueden asomarse a libros que, en principio, estarían indicados para lectores más mayores», asegura. 

misterios a domicilio

  • 9. Profundizar en los libros: para la autora de sagas de éxito como Monsterchef o Misterios a domicilio, otro consejo interesante es profundizar en los libros más allá de la historia en sí. Es decir, prestar atención a elementos del libro como el nombre del autor/a, del ilustrador/a, de la editorial, etc. «Todo esto forma parte de la educación literaria básica. Como adultos, aplicamos ese criterio a nuestras lecturas, pero rara vez, al leer en voz alta un álbum a un niño, decimos después del título el nombre del autor (escritor/a e ilustrador/a). Los niños manejan mucho el concepto de colección, pero menos el de autoría, porque no se lo enseñamos tanto. Enseñárselo es formar su criterio lector y ponerles sobre la pista de un montón de libros más que podrían gustarles», explica Oro.
  • 10. Más allá de los libros: los álbumes ilustrados, las novelas o los poemarios no pueden faltar en una casa en la que se quiere motivar a los niños y las niñas con la lectura, pero a esos materiales que se dan por descontado El Hematocrítico aconseja sumar otros que diversifiquen la lectura, como periódicos, revistas, folletos, manuales, enciclopedias, etc. ¡Todo ayuda a hacer crecer el fuego del amor por la lectura!

Más Populares

Más populares

Artículos relacionados

Cosas que no sabías que puede aportar la poesía a los niños
¿Hace cuánto no lees poesía? Posiblemente desde dejaste de apreciar las sonoras rimas que contenían divertidas historias y que memorizabas con una facilidad asombrosa, como si fuera un juego de canciones. De ahí pasaste a medir sílabas de forma matemática mientras intentabas analizar qué significaban todas esas metáforas que no entendías.  ¿Quieres saber cómo enganchar a tus hijos a la poesía y beneficiarte de algo más que el fin pedagógico?  Sigue leyendo este blog de Pedro Mañas, que de poesía dirigida a niños sabe un rato. 
Cosas que no sabías que puede aportar la poesía a los niños
La importancia de leer a tu hijo antes de irse a dormir
Da igual que hayas tenido un día de trabajo al que se le suman las preocupaciones extra. La noche no perdona y el cuento de antes de ir a dormir es intocable. Si ya no te quedan recursos para inventarte más historias o estás cansado o cansada de leer el mismo cuento cada noche, sigue leyendo; te proponemos varias opciones muy interesantes para que se queden groguis en minutos. 
La importancia de leer a tu hijo antes de irse a dormir
Prelectores. Cómo acompañar este momento clave para que amen la lectura
La etapa de los prelectores suele estar comprendida entre los 3 y los 6 años, y el acompañamiento de la misma suele ser bastante clave para establecer el amor por la lectura en los niños y niñas. Sigue leyendo si quieres un par de consejos para que tus hijos se aficionen a la lectura lo antes posible. 
Prelectores. Cómo acompañar este momento clave para que amen la lectura
Añadido a tus libros guardados