• ¡En oferta!
  • -5%
Y cosas que me callo
Poesía ···

Y cosas que me callo

AGUILAR , marzo 2019

El primer poemario de Antonio Carreño es una caja negra que guarda las respuestas que nos quedan después del accidente. Del de amar, del de creer, del de vivir. Respuestas que nos hacen preguntarnos de nuevo: ¿por qué no volver a intentarlo?

Poesía ···
Estos poemas hablan de aquellas noches que me mordí la lengua por no poder morder la tuya, de todos los espejos que rompí para dejar de verte, de las hojas que ningún otoño se atrevió a arrancar. Son grito sordo de amor y revolución, si acaso no fueran lo mismo.

Estos poemas hablan de aquellas noches que me mordí la lengua por no poder morder la tuya, de todos los espejos que rompí para dejar de verte, de las hojas que ningún otoño se atrevió a arrancar. Son grito sordo de amor y revolución, si acaso no fueran lo mismo.

Leer menos
Colección
VERSO&CUENTO
Páginas
96
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
Tapa blanda con sobrecubierta
Idioma
ES
Fecha de publicación
2019-03-01
Autor
Antonio Carreño
Editorial
AGUILAR
Colección
VERSO&CUENTO
Páginas
96
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
Tapa blanda con sobrecubierta
Idioma
ES
Fecha de publicación
2019-03-01
Autor
Antonio Carreño
Editorial
AGUILAR
9788403519329
2019-03-01
Antonio Carreño
Antonio Carreño
Ver Más
Antonio Carreño López (Alicante, 6 de diciembre de 1986). La primera palabra que salió de mi boca fue "Quique", el perro de mis abuelos. Pocos años después llegaron Zara y Flecha. A ellas les contaba todo lo que... Leer más

Antonio Carreño López (Alicante, 6 de diciembre de 1986).

La primera palabra que salió de mi boca fue "Quique", el perro de mis abuelos.

Pocos años después llegaron Zara y Flecha. A ellas les contaba todo lo que callaba a las personas.

Cuando se marcharon, cambié las confidencias animales por los diarios. Los diarios pasaron a ser relatos y los relatos se acabaron convirtiendo en poesía.

Me licencié en veterinaria porque de algo hay que morirse. Durante un tiempo fui inspector de sanidad, y hasta ese momento no supe que existía otra forma de cerrar bares. Luego vinieron otros empleos pero, como reza La historia interminable: esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Leer menos
Ver Más
Suscríbete a nuestras novedades editoriales

Actualidad

Artículos relacionados con este libro

Reseñas

Reseñas

No hay reseñas
Añadido a tus libros guardados