¡Un viaje increíble! (Golubeva sisters)

Daniela Golubeva

Fragmento

cap

imagen

¡Hola! Me llamo Daniela Golubeva, tengo once años y me encantan el sushi y los unicornios. Y también me gusta cantar y bailar y tocar el ukelele y... ¡La verdad es que me gustan un montón de cosas!

Dos de las cosas que más me gustan son, precisamente, escribir y viajar. A la que puedo, apunto todo lo que me pasa en un pequeño diario que casi siempre tengo a mano. Lo hago para que no se me olvide ni una sola de las cosas divertidas que vivo cada día. Aunque ¡es difícil que el viaje tan increíble del que trata este libro se me vaya a olvidar alguna vez!

¿Y qué viaje misterioso es ese? Pues un viaje a... ¡RUSIA! Mola, ¿verdad? Pero espera, porque, además de ser un viaje, como ya he dicho, in-cre-í-ble, resulta que no lo he hecho una sola vez. Lo he hecho un montón de veces. Tantas, ¡que tengo una casa allí y todo!

Igual esto que estoy contando te parece un poco raro de entrada, pero no te preocupes: lo entenderás pronto. De momento, que sepas que este libro es, en realidad, varios libros. Es la historia de mi viaje, pero también es un diario que te ayudará a conocer un poco mejor a mi familia y a mí. Y, además, es un libro que también me ayudará a mí a conocerte un poco mejor a ti, porque hay un montón de actividades y juegos para que puedas poner en él las cosas que te gustan. ¿Acaso habías pensado que todo iba a ser quedarse de brazos cruzados leyendo? ¡Pues te equivocabas! ¡Este libro es demasiado yippee para eso! ¿Cómo? ¿Que qué significa la palabra «yippee»? ¡Recuérdame que te lo explique luego!

cap-1

Este libro empieza como tantas y tantas historias: por la mañana. Nada más levantarme, salté de la cama, abrí la ventana de mi habitación y descubrí que hacía un día fan-tás-ti-co. Estoy pensando que es una suerte que no me gusten los días tristes y lluviosos, porque si algo tiene Benidorm, que es donde vivo casi todo el año, es que siempre siempre, siempre hace buen tiempo. Qué digo buen tiempo, ¡hace un tiempo de película! Es por eso que me gusta tanto estar fuera, haciendo ejercicio en el jardín o bañándome en la piscina o en la playa.

Después de desayunar unos pancakes con fresas cortadas y miel (mi desayuno favorito) me puse con una tarea muy importante: mi peinado para el colegio. Vale, vale, quizá no es «muy importante», pero ¿a que son muy chulos estos peinados?

imagen

Bueno, ¡ya estaba lista para ir a clase! Dime,

¿alguna vez te has preguntado cómo es eso de ir al colegio cuando eres youtuber? Pues te diré que es más o menos igual que cuando no lo eres. En el colegio yo soy una niña normal. Tengo mi grupo de amigas y la gente me trata como a una más. ¡Y a mí me gusta que sea así! ¡Imagínate qué agobio si me estuviesen parando para hacerme retos todo el día! Aunque, entre tú y yo, si me mandasen algunos deberes menos para que pudiese grabar más vídeos y más TikToks en mi tiempo libre, tampoco estaría mal.

Supongo que eso del TikTok y de los retos te sonará, pero, por si acaso, voy a explicarte qué es:

TikTok es una aplicación muy, muy chula que antes se llamaba musical.ly (¡echaré de menos ese nombre!). Sirve para grabar todo tipo de vídeos (sketches de humor, lifestyle, recetas de cocina...) y, sobre todo, ¡vídeos musicales! Pero no vídeos musicales cualesquiera, sino vídeos en los que el protagonista eres tú. A mí me encanta, porque, como ya te he dicho, dos de las cosas que más me gustan son bailar y cantar. A veces grabo los vídeos yo sola; otras veces, con mis amigas, y a veces, incluso con mi hermana, Erika (¡todavía es muy pequeña, pero ya es toda una artista!). Como es gratis y lo único que necesitas es tu TEléfono móvil, yo me paso todo el tiempo haciendo vídeos. Y aunque esté un poco feo decirlo... ¡creo que no se me da del todo mal! Me encanta aprenderme todas las coreografías que veo por ahí, pero lo que más me gusta es inventarme mis propios pasos de baile. Jo, ¡me parece que podría pasarme horas y horas hablando de TikTok!

imagen

Lo de los retos es algo que también hago en mi canal de YouTube. A ver, ¿cómo te explico qué es un reto exactamente? A veces, a algún youtuber se le ocurre alguna actividad como, no sé, estar 24 horas dentro de un armario o 24 horas contestando que sí a todo lo que te digan, y de pronto su vídeo se pone de moda y se vuelve viral. Entonces, si la idea es guay, mi familia (que se apunta a todo) y yo lo intentamos, aunque siempre con nuestro propio estilo. Algunas veces los retos nos salen bien y otras nos salen... un poquito menos bien, pero siempre nos lo pasamos genial haciéndolos. Y es que ¡hay un montonazo de ideas alucinantes en YouTube! Ahora que me paro a pensarlo, muchas de las actividades de este libro son un poco parecidas a los retos. ¡Y seguro que tú también te lo pasarás muy bien haciéndolas!

imagen

Total, que mi día estaba siendo un día como otro cualquiera, ni especialmente bueno ni especialmente malo... hasta que terminó el cole y volví a casa, claro. Cuando llegué, me esperaban mi hermanITa, Erika, y mi padre (de momento, todo normal). Erika mola un montón y ya la irás conociendo a lo largo del libro (de momento, solo te digo que mola tanto que tiene su propio canal de YouTube), y mi padre, bueno... ¿sabes los típicos padres superserios que no hacen más que pensar en temas de mayores, no se enteran de nada y parece que solo te dirijan la palabra para echarte la bronca? Pues mi padre es justo lo contrario. Siempre hacemos un montón de cosas juntos, y estar con él es tan divertido como estar con cualquier amigo de mi edad. O puede que incluso más.

Los saludé y subí corriendo a mi habitación. No por nada en especial, es que se me había ocurrido una idea muy buena para un vídeo y llevaba todo el día dándole vueltas y quería grabarla cuanto antes para que no se me olvidase. Así que encendí mi cámara, me arreglé un poco el pelo, me aclaré la garganta, puse la mejor de mis sonrisas y, justo cuando iba a abrir la boca...

Llamaron a la puerta.

Era mi madre, Katia. Venía a preguntarme si me acordaba de que, en unas pocas semanas, íbamos a viajar de nuevo a Rusia. ¿Que si me acordaba? ¡Pues no! La verdad es que... ¡se me había olvidado por completo! La idea de volver a Rusia me puso tan contenta que empecé a dar saltos de alegría sobre la cama como una loca. El vídeo para mi canal tendría que esperar a otro momento. De hecho, de la emoción se me había olvidado completamente cuál era esa idea tan buena.

Ha llegado el momento de que te cuente el misterio que hay detrás de mi viaje a Rusia. ¿Qué significa eso de «viajar de nuevo»? ¿Y lo de que tengo una casa allí? ¿Y qué hay de eso otro de que vivo casi todo el año en Benidorm? Pues bien, resulta que mi madre, además de ser una de las personas más guais que conozco, es... ¡rusa! Lo cual significa que tanto yo como Erika también somos medio rusas.

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados