Mirabella y el hechizo del dragón (Mirabella 1)

Harriet Muncaster

Fragmento

MirabellaHechizoDragon-6.xhtml

cap2.jpg

No tardé mucho en prepararme para la fiesta. Recogí algunas flores del jardín para ponérmelas en el pelo. Después me colé en el vestidor de mamá y me eché sus perfumes hasta oler a mazapán y bayas moradas. Mamá siempre tiene los mejores perfumes. ¡Muchos los inventa ella misma!

pag18.jpg

Luego volví a mi habitación y rebusqué en el baúl de mis juguetes hasta encontrar la vieja varita de hada, todavía sin estrenar. Estaba justo en el fondo, enredada en los collares que mi amiga Carlota me había regalado. Carlota es mi mejor amiga de la escuela de brujas, y siempre estamos haciendo planes y tramando cosas juntas.

pag19.jpg

Saqué la varita y los collares, y me puse a desenredarlos. ¡Se me había olvidado que los tenía! Ambos llevaban unas cadenas largas de plata y, colgando de cada uno, un frasquito para pociones.

—Son para cuando tengas que hacer algo a escondidas —me había dicho Carlota—. ¡Puedes llevar contigo tus pociones adonde vayas!

Me quedé mirando los collares, y mi cabeza se puso a pensar rápidamente: le había prometido a papá que solo llevaría mi varita de hada al baile del solsticio, pero seguro que no haría ningún daño con un poquitín de magia brujesca… ¡Nunca se enteraría! Además, no estaba pensando «utilizar» los frascos de pociones. Simplemente quería «llevarlos» conmigo. Sería bonito. Me gustaba la idea de tener un secretito de bruja en el baile de solsticio.

Empecé a sentir que mis dos mitades chocaban entre sí. Mi lado de hada decía que dejara los frascos de pociones en casa. Que solo llevara la varita y que me portara lo mejor que pudiera, por papá. Pero mi lado de bruja decía lo contrario.

Y normalmente mi lado de bruja gana.

pag21.jpg

estrellas.jpg

Cinco minutos después, me encontraba subiendo a toda velocidad la escalera de caracol de la torre más alta de nuestra casa. La llamamos el Torreón de Bruja y es donde mamá guarda todos los ingredientes de sus pociones, su libro de hechizos y su caldero. Mamá siempre tiene los mejores ingredientes para pociones, los más caros y los más bonitos. ¡Mucho mejores que los míos! Me apetecía llenar los frasquitos de cosas brillantes y preciosas. Algo que quedara bien en un collar. Al fin y al cabo, solo era parte de mi look. No iba a utilizarlos.

pag23.jpg

pag24.jpg

Levanté la vista hacia las estanterías que recubrían las paredes curvadas de la habitación de la torre, y me pregunté qué ingredientes podía meter en mis frasquitos. Había tarros con escamas de sirenas, remolinos de aliento de dragón y destellos de brillo de estrellas. Había ungüentos extraños, tubos de ensayo de cristal y pétalos de flores secas. Arriba del todo había una fila de frascos llenos de bicharracos que no quería mirar porque me daban escalofríos. Al final, bajé el tarro de aliento de dragón y una pequeña botella de semillas moradas brillantes. No estaba segura de lo que eran, pero quedarían preciosas en los frasquitos de mis collares.

pag25.jpg

estrellas.jpg

A las ocho en punto estábamos todos preparados para salir. Mamá se había puesto un vestido malva y una corona de flores, con la que parecía estar rara e incómoda. Wilbur no estaba muy contento con sus pantalones de color lavanda y su camisa con una flor. Pero papá estaba radiante.

—¡Estamos todos maravillosos! —dijo—. ¡Tenemos un aspecto muy de hadas! ¡Me alegro de que hayas encontrado tu varita, Mirabella!

—¡Ah, sí! —dije, sacudiéndola en el aire para que una lluvia de chispas cayera sobre nosotros—. ¡Yo también me alegro!

Papá parecía tan satisfecho que de pronto me sentí culpable por los dos collares que llevaba en el pecho debajo del vestido. Pero me recordé a mí misma que no pensaba usarlos.

—¿En serio tenemos que ir? —preguntó Wilbur mientras mamá sacaba nuestras escobas del armario del recibidor. Yo me puse mi capa lila de hada hecha de pétalos de flores de verdad.

—¡Por supuesto que sí! —dijo mamá—. ¡Es parte de la cultura de hadas que has heredado! ¡No deberías avergonzarte así de ser mitad hada, Wilbur!

—¡Ser hada es maravilloso! —dijo papá, hinchando el pecho con orgullo.

pag27.jpg

Llevaba puesto un elegante traje hecho de hojas. Tenía un aspecto muy mágico.

—Las hadas tienen un trabajo fundamental que hacer en este planeta —dijo—. ¡El trabajo más grande de todos! Hacemos todo lo que podemos para cuidar la naturaleza. La naturaleza es importantísima.

Wilbur resopló, aunque parecía un poco menos avergonzado. Mamá nos pasó nuestras escobas y salimos por la puerta principal. Wilbur y yo solo podemos volar en escoba, porque no tenemos las alas de hada de papá. A veces me sentía un poco decepcionada por eso. ¡Me habría gustado tener alas!

pag28.jpg

pag29.jpg

Mamá cerró la puerta con llave y papá echó a volar.

—¡Vamos! —dijo entusiasmado mientras mamá, Wilbur y yo nos elevábamos por el aire detrás de él—. ¡Que no queremos llegar tarde!

pag31.jpg

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados