Isadora Moon celebra su cumpleaños. Edición especial

Harriet Muncaster

Fragmento

IsadoraCumpleanos-5.xhtml

 

Me llamo Isadora Moon. Mi mamá es un hada, mi papá es un vampiro y yo tengo un poquito de los dos.

Me encanta la oscuridad de la noche y mi tutú negro de ballet, pero también me gustan mucho la luz del sol y mi mejor amigo, Pinky.

Estoy muy nerviosa… ¡porque pronto será mi cumpleaños!

pag11.jpg

El año pasado tuve una FIESTA DE CUMPLEAÑOS DE VAMPIROS.

Fue por la noche, y contemplamos las estrellas con el telescopio de papá y bebimos zumo rojo. Yo tenía bastante sueño, porque estoy acostumbrada a estar despierta durante el día y a dormir por la noche.

Mi hermanita bebé, Flor de Miel, se pasó toda la fiesta durmiendo, así que estuvimos solo mamá, papá y yo.

Mi regalo favorito fue una casita de muñecas. Tiene tres pisos y está llena de muebles pequeñitos. Puedo pasar horas jugando con ella y haciendo como que vivo allí.

Incluso le he puesto en un lado un tobogán gigante, que acaba en una piscina chiquitita, hecha con un envase vacío de helado.

He vivido grandes aventuras en mi casita de muñecas. ¡Una vez, mi traviesa prima Mirabella nos encogió, para que pudiéramos explorarla por dentro!

pag13.jpg

Mirabella es mitad hada, mitad bruja, así que es muy buena haciendo pociones y travesuras. Nos divertimos muchísimo jugando en la casita de muñecas y, aunque me dio un poco de miedo, me lo pasé muy bien tirándome a toda velocidad por el tobogán, para acabar en la piscina con un gran ¡CHOF!

pag14.jpg

Cuando se me cayó mi primer colmillo, no sabía si quería enmarcarlo, como hacen los vampiros, o dárselo al hada de los dientes, así que lo escondí dentro del pequeño armario de la casita de muñecas.

Y así fue cómo conocí a Mignonette, una hadita mágica de los dientes. Es una ratoncita blanca, muy bonita, con su vestido rosa y sus ligeras alas de hada.

pag15.jpg

Hicimos un pícnic a medianoche juntas… ¡y fue mágico!

pag16.jpg

El año antes de mi fiesta de vampiros tuve una fiesta de hadas. Merendamos en el bosque, comimos bizcochos de miel y nos bañamos en el arroyo.

A las hadas les encanta bañarse en lugares naturales, pero el arroyo estaba muy frío… ¡e hizo que me castañetearan los dientes! Papá no se quiso bañar, porque no le gusta que se le moje el pelo.

Esa tarde, hicimos coronas de flores.

pag16b.jpg

Mientras se ponía el sol, tostamos nubes de caramelo en una hoguera. Dormimos en nuestra tienda de campaña, porque a las hadas les encanta acampar al aire libre. «¡Dulces sueños!», me dijo mamá mientras me arropaba. Me acurruqué y soñé con pasteles de hadas que bailaban.

pag17.jpg

Mi regalo favorito de ese año fue algo muy especial: ¡mamá le dio vida a mi juguete favorito! Pinky es mi mejor amigo y va conmigo a todas partes.

Siempre está ahí cuando lo necesito y da los mejores abrazos que te puedas imaginar. Lo hacemos TODO juntos. ¡Hasta viene conmigo al colegio!

pag18.jpg

Una vez, en otra excursión en la que también dormimos en tienda de campaña, Pinky y yo tuvimos una aventura de lo más fantástica: ¡conocimos a una sirena llamada Marina e hicimos un viaje mágico a su reino submarino!

pag18b.jpg

Aunque a Pinky no le gusta mojarse, no se apartó de mi lado.

Desde que empecé a ir a un colegio de humanos, he estado aprendiendo sobre sus fiestas de cumpleaños.

La primera fue la de mi amiga Zoe. Todos nos disfrazamos. Zoe tiene un baúl enorme lleno de disfraces y nos divertimos muchísimo con él en su fiesta.

Después de disfrazarnos, jugamos a muchas cosas, como al escondite y al paquete viajero. No hubo magia, pero, aun así, ¡fue muy divertido! Luego tomamos la merienda de cumpleaños, con sándwiches de mantequilla de cacahuete, que son los que más me gustan del mundo.

pag20.jpg

A lo mejor, para mi cumpleaños de este año, podría hacer también una fiesta de disfraces. Me podría disfrazar de un helado de verdad. ¡Me gusta tanto el helado que no me importaría convertirme en uno!

¿O igual puedo hacer una fiesta con baile? Me encanta ponerme mi tutú negro. Es tan oscuro como la noche, y tiene brillantes estrellas de plata y purpurina negra por todas partes. Y también tiene un poco de magia, porque siempre me queda bien, ¡por mucho que crezca! Me hace sentir MÁGICA y MISTERIOSA, y me encanta bailar con él puesto. Sería muy divertido dar vueltas y hacer piruetas con Pinky.

pag22.jpg

Me pregunto cómo será mi próximo cumpleaños. ¿Tendrá estrellas y zumo rojo, o coronas de flores y magia? Creo que, siempre que tenga a mi familia, a mis amigos y a Pinky a mi lado, ¡este cumpleaños será el mejor de todos!

pag23.jpg

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados