No hay nada más emocionante que viajar por placer, preparar las maletas, cargar la cámara de fotos e imaginar cuántas cosas nuevas vas a ver en ese destino al que te diriges. Y mucho más si el viaje es gratis porque lo has ganado en una caja de cereales del desayuno.  Pues eso es lo que le ha pasado a Isadora Moon, ¡menuda suerte!