Los mayores misterios sin resolver de la literatura

¿Por qué Agatha Christie desapareció una noche durante once días? ¿Quién escribió en realidad Beowulf? Desde manuscritos místicos a crímenes políticos y el más infame asesinato, Penguin Libros investiga algunos de los misterios más extraños de la vida real acaecidos en el mundo literario.

27 julio,2022

Getty Images.

Una esposa traicionada desaparece en la oscuridad durante más de una semana. Se descubre un manuscrito antiguo que nadie sabe traducir. La obra de teatro del dramaturgo más famoso de la historia se pierde para siempre. Un célebre escritor de terror es encontrado delirando y agonizante en una cuneta, a cientos de kilómetros de su casa, vestido con la ropa de otra persona.

Podría ser una tormenta de ideas garabateadas en notas Post-It por un escritor superventas de novelas de terror, y encajar en las páginas de cualquier buena novela de suspense. Pero la literatura también tiene sus misterios en la vida real. La diferencia, por supuesto, es que los misterios ficticios suelen tener una pulcra conclusión. Los misterios de la vida real, en cambio, pueden dejarnos con la intriga para siempre.

He aquí algunos de los misterios de la literatura en la vida real que nunca han sido resueltos y probablemente nunca lo serán.

Baltimore. Jornada electoral. Era un lluvioso y nublado 3 de octubre de 1849 cuando se encontró a un hombre tendido en una cuneta en estado delirante, con una ropa harapienta que le quedaba pequeña y que no era suya. No pudo —o no quiso— explicar cómo había llegado a ese lugar, ni por qué fue hallado con las prendas de otra persona. Pasó los tres días siguientes en el hospital, incapacitado por unas fuertes alucinaciones y gritando el nombre de un hombre al que nadie conocía. Para el 7 de octubre, el escritor de terror más famoso de Estados Unidos estaba muerto.

La muerte de Edgar Allan Poe fue tan horripilante y misteriosa como uno de sus cuentos, y objeto de una sarta de teorías, desde el asesinato y el atraco, y el alcoholismo y el suicidio, a una enfermedad infecciosa como la rabia o la sífilis. Siempre se ha insinuado que fue utilizado para un fraude electoral conocido como cooping, donde las víctimas eran llevadas por la fuerza, drogadas y obligadas a votar varias veces a un partido político y a las que después se daba por muertas. A veces los cambiaban de ropa para ocultar su identidad.

Para hacerlo aún más confuso, todos los registros médicos desaparecieron misteriosamente, si es que alguna vez existieron. ¿La conclusión? Nadie sabe qué le ocurrió a Poe, porque nunca recobró la lucidez para explicarlo. La poetisa clarividente Lizzie Doten afirmó que Poe había vuelto a la Tierra para dictar algunos poemas, que ella publicó. Pero, al parecer, a su fantasma se le olvidó mencionar nada sobre su muerte.

  • ¡En oferta!
  • -5%

Cuentos de Edgar Allan Poe (Colección Alfaguara Clásicos)

Una preciosa y terrorífica edición de Alfaguara Clásicos, ilustrada por Meritxell Ribas, de los mejores cuentos de Edgar Allan Poe.

¿Qué es el manuscrito Voynich (y quién lo escribió)?

Hay quien dice que es un manual de salud física y mental medieval estenografiado en latín por monjas dominicas para las damas de la alta sociedad. Bobadas, dicen otros: es un «manuscrito cifrado de varias capas» utilizado por el filósofo inglés medieval Roger Bacon para explicar el uso de los telescopios para ver las estrellas. No, no: es una versión codificada de un viejo texto escrito originalmente en córnico antiguo. Leonardo da Vinci lo escribió. Los aztecas lo escribieron. Unos alienígenas del siglo XVI lo escribieron. Los mexicanos. ¡Es un bulo!

Prácticamente, lo único en lo que todos pueden estar de acuerdo en lo que respecta al manuscrito Voynich es que vino de alguna parte.

El enigmático tomo de doscientas páginas, que, según la datación por carbono 14 corresponde al siglo XV o XVI, está repleto de dibujos botánicos, figurativos y científicos que parecen ilustrar una receta incomprensible, y que han desconcertado a académicos y descifradores de códigos desde que fue redescubierto hace un siglo. Pero, al parecer, y al margen de su origen, el voynichnés no es un completo galimatías. En 2014, unos investigadores brasileños usaron un complejo modelado de redes para demostrar que presenta patrones similares a los de idiomas conocidos. Aun así, al menos lo tenemos. Por desgracia, no se puede decir lo mismo de Cardenio, la obra perdida de Shakespeare… 

  • ¡En oferta!
  • -5%

El Manuscrito Voynich

Marcelo Dos Santos

Un largo, apasionante y sorprendente periplo histórico que se remonta hasta la Edad Media, nos devela los extraordinarios personajes que se vieron involucrados con este manuscrito medieval.

¿Qué pasó con la «obra perdida» de Shakespeare?

Se llamaba Cardenio y era una tragicomedia pastoral basada en una parte de Don Quijote de La Mancha, la obra maestra de Cervantes. Estaba ambientada en las montañas españolas, pobladas por cabreros, pastores, amantes, dementes y conventos. Se cree que se representó dos veces en la temporada teatral de Londres de 1612-1613. Sin embargo, cualquier copia escrita de la obra parece haberse deslizado por las grietas del tiempo.

Estos son los hechos: en verano de 1613, los registros reales muestran dos pagos realizados a The King's Men —la compañía para la que escribía Shakespeare— en concepto de representación de una serie de obras de Shakespeare, incluida Cardenio. Después, en 1653, La historia de Cardenio apareció en un registro de obras de inminente publicación. Pero Cardenio, atribuida en el registro a Shakespeare y a su colaborador John Fletcher, nunca apareció impresa.

No fue hasta el siglo XVIII cuando Lewis Theobald, el distinguido editor de Shakespeare y dramaturgo, afirmó haber descubierto el manuscrito perdido de Cardenio, lo mejoró y produjo la muy exitosa obra The Double Falsehood (Doble engaño). Nunca divulgó el manuscrito original, y adujo que lo tenía guardado en el Teatro de Covent Garden de Londres, que fue completamente destruido por las llamas en 1808. El resto, dicen, es un misterio.

  • ¡En oferta!
  • -5%

Comedias (Obra completa Shakespeare 1)

William Shakespeare

Todas las comedias de William Shakespeare, el mayor dramaturgo de la historia. El primer volumen de una colección indispensable.

Edición de Andreu Jaume, crítico literario

¿Por qué desapareció Agatha Christie durante once días?

Era poco después de las 21.30 horas del 3 de diciembre de 1926 cuando Agatha Christie dio un beso de buenas noches a su hija de siete años, Rosalind, ya dormida, y desapareció con su coche en la oscuridad.

A la mañana siguiente, la policía de Surrey encontró el Morris Cowley estrellado contra unos arbustos a varios kilómetros de su casa. Los faros estaban encendidos, pero dentro no había conductor. Se emprendió después una búsqueda en todo el país, y se convirtió en una noticia perfecta para los tabloides. Incluso The New York Times informó de ello en portada.

¿Había huido de su marido infiel? ¿Se había ahogado en un lago cercano? ¿O su destino había sido más fatídico, como una de las víctimas de sus novelas?

No fue hasta el 14 de diciembre cuando se encontró a la mujer de treinta y seis años, sana y salva, en un hotel en Harrogate. Solo que no fue capaz de proporcionar pista alguna sobre sus paraderos. Amnesia, dijo. Hasta hoy, nadie sabe qué sucedió durante esos once días. Las dos teorías más populares que se sugieren para estos extraños sucesos dicen que, o bien Christie perdió la memoria tras un accidente de coche, o bien fue víctima de una rara enfermedad mental conocida como «estado de fuga», un episodio de amnesia disociativa provocada por el estrés o la depresión, posiblemente relacionado con el affaire de su marido.

¿Quién escribió «Beowulf»?

Es una de las obras fundacionales de la poesía en inglés, un poema épico de 3182 versos sobre hazañas y monstruos, moral y masculinidad clásica. Pero, además, es una obra de inmortal ingenio imaginativo, con una estructura tan compleja como la creatividad —y personalidad— de su lenguaje. Y, sin embargo… nadie sabe quién lo escribió.

Fue producido en Inglaterra en algún momento entre los siglos VII y X, y trata sobre el héroe epónimo que derrota al monstruo Gréndel y su madre, rescatando así a los daneses de un reino de terror, para luego morir en una batalla con un dragón.

El debate sobre su autoría se mantiene candente desde hace siglos, y muchos académicos afirman que es demasiado sabio y sofisticado para ser producto de una sola cabeza, y que lo más probable es que sea una mezcla. Además, en el manuscrito más antiguo conocido, datado entre los años 975 y 1010, la letra manuscrita cambia a la mitad. Sin embargo, otros —entre ellos J. R. R. Tolkien, autor de El señor de los anillos y traductor de Beowulf— han sostenido que la inspección forense hace pensar lo contrario.

En cuanto al tema de la letra manuscrita, los cínicos dicen que podría reducirse a que dos personas diferentes transcribieron un texto más antiguo, no descubierto. Por qué el autor —indiscutiblemente uno de los mejores que haya conocido jamás la lengua inglesa— no firmó la historia es uno de los mayores enigmas de la literatura. Pero, por ahora, y para siempre, lo o los conoceremos simplemente como «el poeta de Beowulf».

La muerte de Christopher Marlowe —espía del gobierno, homosexual, luchador callejero, ateo, aclamado dramaturgo y ocurrente provocador— es uno de los más antiguos misterios de la historia de la literatura, además de una clásica incógnita: quién lo hizo, y por qué.

El 30 de mayo de 1593, el escritor de veintinueve años llegó a una taberna de Depftford para echar un trago con sus amigos Ingram Frizer, Nicholas Keres y Robert Poley. Según un informe oficial, se produjo un altercado por el pago de la cuenta, y Frizer acabó hundiéndole su daga a Marlowe en la cabeza, justo sobre el ojo derecho. Fue un inmediato telón final para el más célebre escritor de tragedias isabelino y amigo de William Shakespeare.

Pero esa historia, según coinciden la mayoría de los estudiosos, era una mera tapadera. Él no ocultaba su ateísmo, y utilizaba su famoso ingenio para convencer a otros. Pero ¿fue asesinado por eso, o sus herejías públicas eran solo una treta para hacer hablar a los verdaderos ateos, y así delatarlos a su jefe como espía? Sea cual sea la verdad, se halla en las profundas tinieblas de la política isabelina, que, según algunos, conducen directamente a la propia reina. Y si no fue ella, ¿entonces quién?

Como ha dicho el biógrafo Mei Trow: «Marlowe era un inconformista, un rebelde, un denunciante. En la paranoia del Estado policial isabelino, hubo hombres importantes que torcieron la ley para sus propios fines. Muchos sufrieron en consecuencia; Marlowe fue solo el más famoso de ellos».

  • ¡En oferta!
  • -5%

Obra completa

Christopher Marlowe

Historia, ambición y erotismo en estas obras de un autor imprescindible de la literatura universal.

Traducción de Aliocha Coll, Andrés Ehrenhaus y Andreu Jaume

Introducción de Andreu Jaume, editor...

Otros artículos

Recomendaciones

Lecturas
Los mejores manuales de escritura… ¡escritos por escritores!
Los mejores manuales de escritura… ¡escritos por escritores!
Adéntrate en el fascinante mundo de la escritura de la mano de grandes autores como Stephen King, Jorge Luis Borges o Brandon...
Lecturas
Así empieza «La grieta del silencio», la nueva novela de Javier Castillo
Así empieza «La grieta del silencio», la nueva novela de Javier Castillo
«Un niño de siete años desaparecido. Un misterio silenciado durante treinta años. ¿Qué sucedió con Daniel Miller?». Bajo estas...
Lecturas
¡Qué arte! Libros sobre arte y creatividad ab-so-lu-ta-men-te imprescindibles
¡Qué arte! Libros sobre arte y creatividad ab-so-lu-ta-men-te imprescindibles
Desde biografías fascinantes hasta obras sobre cómo convertirte en artista, acompáñanos en este apasionante viaje a través de...