Novela negra y de suspense: siete nombres clave para entender el «thriller» actual

Con motivo de la primera década de vida de Alfaguara Negra, la colección que Alfaguara dedica a la novela negra y el «thriller», recordamos las señas de identidad y los objetivos principales que la han definido, pero sobre todo a algunos de los autores que peores (mejores) ratos nos han hecho pasar.

17 febrero,2023

De izquierda a derecha: Agustín Martínez, Jorge Díaz y Antonio Mercero, los Carmen Mola (crédito: Diego Lafuente); Susana Martín Gijón (José Manuel Romero), Pierre Lemaitre (Samuel Kirszenbaum), Jöel Dicker (Diego Lafuente), Sandrone Dazieri (Anja Minaeva), John Banville/Benjamin Black (D.R.), Luca D'Andrea (Michele Melani).

Hace ahora diez años, el imparable ascenso de la novela negra y el thriller llevó a la editorial Alfaguara a dar un impulso a géneros que no cesaban de ganar adeptos entre los lectores españoles creando la colección Alfaguara Negra. La elección de Venganza de Benjamin Black —el seudónimo de una figura literaria de la talla de John Banville cuando su lado Mr. Hyde se ponía a teclear— para inaugurarla no fue en absoluto casual. Más allá de un título que venía como anillo al dedo, la profundidad temática y la elegancia de la prosa, su capacidad para conectarnos emocionalmente con los personajes, al tiempo que para sumergirnos en una historia absorbente, nos recordaba la capacidad de la ficción criminal para hacernos vibrar y reflexionar, angustiarnos y conmovernos, un lugar, además, en el que el entretenimiento y la denuncia no estaban reñidos.

Y estas han sido en buena medida las guías maestras que han definido el catálogo a lo largo de esta década. Procurar llegar a un público muy amplio de lectores con historias por sistema adictivas que muestren nuestra compleja humanidad y nos inviten a sacar al sabueso que todos llevamos dentro, y de paso que amplíen nuestros conocimientos sobre lugares, sociedades y culturas muy variadas. Con una fidelidad a grandes firmas y a tradiciones consolidadas, y una mano a su vez tendida a voces nuevas, renovadoras y comprometidas con las últimas tendencias, Alfaguara Negra va a muerte con el lector. Repasemos algunos de los nombres que han dado lustre a la colección, heterogéneos representantes de la novela negra y del thriller, pero unidos por clavarnos al sillón y robarnos con alevosía horas de sueño.

La publicación en 2018 de La novia gitana provocó un enorme impacto en el panorama de la novela negra española. A la fuerza de una propuesta que acercaba el ritmo y la acción a cotas cinematográficas pocas veces alcanzadas se añadía la transgresión de ciertos tabúes en la plasmación de la violencia y el tremebundo peaje físico y psicológico en el desempeño de la labor policial. Capaz de generar una tensión y una angustia desacostumbradas incluso para los parámetros del género, su combinación de adrenalina, explosividad emocional y atrevimiento mereció una respuesta entusiasta por parte tanto de los lectores como de la crítica especializada. En paralelo, el misterio detrás de la autoría, protegida por un seudónimo femenino, añadió combustible a las llamas.

Desde entonces lo que comenzó siendo un libro en boca de todos, no ajeno a sanas controversias pero merecedor por unanimidad de calificativos como «adictivo» o «arrollador», ha devenido un ciclo cuyos más de seiscientos mil ejemplares vendidos en España y las numerosas traducciones a otros idiomas la aúpan a fenómeno editorial con todas las letras, que recientemente ha dado el salto a la televisión con la adaptación que Paco Cabezas (Penny Dreadful, American Gods) ha dirigido de La novia gitana y con sus responsables, ya desenmascarados. El último combo tren bala/tren de la bruja del trío es Las madres, donde, tras un prólogo chocante ambientado en Ciudad Juárez, arranca con el hallazgo de un cadáver en una furgoneta con el que se ha cometido una carnicería que esconde un mensaje de tan difícil como perturbador desciframiento. La investigación irá revelando un tapiz de horrores en el que coincidirán la santería, los vientres de alquiler, un terrible ángel vengador, un grupúsculo policial dedicada a extorsiones y abusos de todo tipo, y una omnívora red de poder en las sombras que lleva décadas actuando con impunidad. Los miembros de la Brigada de Análisis de Casos se verán más exigidos que nunca y ningún lector en su sano juicio querría verse en su pellejo.

  • ¡En oferta!
  • -5%

La novia gitana (La novia gitana 1)

EXTREMA

MÁS DE UN MILLÓN DE LECTORES Y EL ELOGIO UNÁNIME DE LA CRÍTICA

«Una novela que me encantó cuando la leí, policial y oscura, con una historia muy potente que ha enganchado a miles de lecto...

Sin renunciar en ningún momento a subirnos a una montaña rusa de emociones, la autora sevillana ha potenciado la dimensión social del thriller, es decir, ha buscado explotar su potencial como caja de resonancia de problemas e inquietudes que nos implican a todos. Progenie, la primera entrega del bombástico ciclo consagrado a la inspectora Camino Vargas, jefa del Grupo de Homicidios de la policía de Sevilla y feminista hasta la médula, nos arrojaba a la lacra de la violencia contra las mujeres a partir del atropello con fuga de una embarazada. El siguiente libro, Especie, no se andaba con paños calientes al abordar el tema del maltrato animal que existe detrás del consumo alimenticio de las personas, mientras que en el tercero, Planeta, ponía su inmisericorde ojo crítico sobre los atentados contra el medioambiente. 

Historias intrépidas, desasosegantes y espaciadas de tanto en cuanto con toques perversos, con las que su responsable —no en balde con un pasado en el mundo de la Cooperación Internacional y presidenta en Extremadura del Comité contra el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en la Junta— nos interpela como ciudadanos y hace un llamamiento a la acción para lavarle la cara al mundo.

  • ¡En oferta!
  • -5%

Progenie (Inspectora Camino Vargas 1)

Susana Martín Gijón