Criaturas del más allá

R.L. Stine

Fragmento

Creditos

Título original: The Creatures from Beyond Beyond

Traducción: Carlos Abreu

1.ª edición: diciembre, 2015

© 2015 by Parachute Press

© Ediciones B, S. A., 2015

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

ISBN DIGITAL: 978-84-9069-278-3

Publicado originalmente en los Estados Unidos por Amazon Publishing 2012. Esta edición se publica por acuerdo con Amazon Publishing.

Maquetación ebook: Caurina.com

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Contenido las_criaturas_del_mas_alla-3.xhtml

POR R. L. STINE

Empieza con algo sobre lo que me gusta escribir: un muñeco diabólico que cobra vida. Y luego cambia a feroces y gigantes lagartos del espacio que invaden la Tierra. Y luego trata de plantar batalla a alguien que controla tu mente. A la pobre Randi, nuestra narradora, la controla un alienígena del espacio exterior.

Hay un poco de todo en este libro... ¡Y todo es terrorífico!

Empecemos con el muñeco diabólico. He escrito tantos libros e historias sobre muñecas y muñecos y maniquíes que cobran vida... Es algo que me daba miedo ya desde chico. Ya desde muy chico.

En mi más tierna infancia, a los tres años, tenía que dormir la siesta por la tarde. Y antes de cada una de estas pausas, mi madre me leía un capítulo de un libro. Uno de los libros que me leyó fue el Pinocho original.

No sé por qué escogió ese libro, ¡porque la verdad es que me daba un miedo espantoso!

El libro del Pinocho original era muy violento. Pinocho agarra un mazo grande de madera y aplasta al grillo contra la pared. Y luego el pobre Pinocho se duerme con los pies sobre la estufa. ¿Lo recordáis? Recordáis que es un muñeco de madera, ¿verdad? Bueno, pues los pies ¡acaban ardiendo!

Tenía solamente tres años, pero nunca olvidaré esa escena. Creo que p

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados