asd
  • ¡En oferta!
  • -5%
El quicio
El quicio
El quicio
El quicio
El quicio
El quicio

El quicio

BRUGUERA , noviembre 2021
(5)

La primera novela ilustrada de Elisa Victoria, autora de Vozdevieja y El evangelio.

«A los trece años casi todas las opciones son malas. Aprieto el botón que corresponde a mi casa. Quisiera que mi madre me abriera la puerta sin decir nada porque sabe perfectamente que soy yo, pero a ella le gusta contestar, le gusta incluso poner voces, hacer chistes, demostrarle al barrio desde la cocina que ella no es una madre aburrida, que es una fiesta de espontaneidad y frescura, y con ello pone en riesgo mi integridad. En el fondo la comprendo, las estrictas normas que hay que seguir a mi edad para mantenerse a flote le parecen ridículas. Es verdad que lo son.»

Tiene trece años. Un día acabó Primaria con la promesa de reencontrarse con su pandilla, pero a la vuelta del verano no volvió a saber de ellos. Ahora quedan, fuman, visten raro y se comportan aún peor. No ha llegado a tiempo al cambio.

A veces, saca los muñecos, pero los esconde rápido debajo de la cama. También se mira al espejo, y se pregunta si alguien, algún día, querrá darle un beso. Y observa, siempre, incesantemente, mientras se apoya en el quicio de la ventana, que se le clava en la piel, a la vecina de enfrente, al otro lado de la calle, tan mayor y tan guapa y tan rebelde.

Hoy la pandilla le ha dejado caer que dé una vuelta con ellos. A lo mejor todo vuelve a ser normal. Quiere ir, pero no sabe qué ponerse, ni cómo hacer que no le suden las axilas, ni cómo disimular que es la tarde que más vértigo le da de su vida.

La primera novela ilustrada de Elisa Victoria describe con sencillez cada una de las dudas que conforman la preadolescencia. Un retrato bellísimo del crecimiento, la incomprensión y los momentos decisivos.

Leer más

«A los trece años casi todas las opciones son malas. Aprieto el botón que corresponde a mi casa. Quisiera que mi madre me abriera la puerta sin decir nada porque sabe perfectamente que soy yo, pero a ella le gusta contestar, le gusta incluso poner voces, hacer chistes, demostrarle al barrio desde la cocina que ella no es una madre aburrida, que es una fiesta de espontaneidad y frescura, y con ello pone en riesgo mi integridad. En el fondo la comprendo, las estrictas normas que hay que seguir a mi edad para mantenerse a flote le parecen ridículas. Es verdad que lo son.»

Tiene trece años. Un día acabó Primaria con la promesa de reencontrarse con su pandilla, pero a la vuelta del verano no volvió a saber de ellos. Ahora quedan, fuman, visten raro y se comportan aún peor. No ha llegado a tiempo al cambio.

A veces, saca los muñecos, pero los esconde rápido debajo de la cama. También se mira al espejo, y se pregunta si alguien, algún día, querrá darle un beso. Y observa, siempre, incesantemente, mientras se apoya en el quicio de la ventana, que se le clava en la piel, a la vecina de enfrente, al otro lado de la calle, tan mayor y tan guapa y tan rebelde.

Hoy la pandilla le ha dejado caer que dé una vuelta con ellos. A lo mejor todo vuelve a ser normal. Quiere ir, pero no sabe qué ponerse, ni cómo hacer que no le suden las axilas, ni cómo disimular que es la tarde que más vértigo le da de su vida.

La primera novela ilustrada de Elisa Victoria describe con sencillez cada una de las dudas que conforman la preadolescencia. Un retrato bellísimo del crecimiento, la incomprensión y los momentos decisivos.

Leer menos
Colección
Bruguera Contemporánea
Páginas
160
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
Tapa dura
Idioma
ES
Fecha de publicación
18-11-2021
Autor
Elisa Victoria
Editorial
BRUGUERA
Dimensiones
178mm x 252mm
Colección
Bruguera Contemporánea
Páginas
160
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
Tapa dura
Idioma
ES
Fecha de publicación
2021-11-18
Autor
Elisa Victoria
Editorial
BRUGUERA
Dimensiones
178mm x 252mm
9788402423986
18-11-2021
Elisa Victoria
Elisa Victoria
Ver Más
ELISA VICTORIA. Sevilla, 1985. Ha colaborado en medios como Kiwi, La nueva carne, Tentaciones, El Salto, Telva, Verne, Tribus Ocultas, infoLibre, Cáñamo o Vice y en diversos fanzines y antologías. Autora de... Leer más

ELISA VICTORIA. Sevilla, 1985. Ha colaborado en medios como Kiwi, La nueva carne, Tentaciones, El Salto, Telva, Verne, Tribus Ocultas, infoLibre, Cáñamo o Vice y en diversos fanzines y antologías. Autora de Porn & Pains, La sombra de los pinos, Vozdevieja y el recién publicado El Evangelio. El éxito de Vozdevieja ha convertido a Elisa Victoria en una voz fresca y original ampliamente reconocida en el panorama literario actual. El quicio, con ilustraciones de Mireia Pérez, es su primera novela ilustrada.

Leer menos
Ver Más

Suscríbete a nuestras novedades editoriales

Actualidad

Artículos relacionados con este libro

Reseñas

Reseñas

Que complicada es la preadolescencia
El libro de El Quicio es una historia de una chica en plena pubertad y sobre las complejidades de la pre adolescencia.Me ha gustado mucho porque te pones en la piel de la protagonista esa niña de 13 años y todo lo que le pasa, y a la vez recuerdas un poco tu cómo fueron esos años. Y te das cuenta de que tus hijos están ahora mismo en esa etapa e... Leer más
El libro de El Quicio es una historia de una chica en plena pubertad y sobre las complejidades de la pre adolescencia.Me ha gustado mucho porque te pones en la piel de la protagonista esa niña de 13 años y todo lo que le pasa, y a la vez recuerdas un poco tu cómo fueron esos años. Y te das cuenta de que tus hijos están ahora mismo en esa etapa en esos inicios tan complicados. El libro nos cuenta todas sus dudas e inseguridades que le pasan por la cabeza en una tarde de espera de que llegue su vieja pandilla de primaria a buscarla. Ellos han cambiado más rápido y van ya en otro rollo, ella todavía tiene esa inocencia infantil ya que se resiste a que la vean con sus juguetes, pero tampoco les quiere tirar. Pasa la tarde esperando y pensando que ponerse, si está bien, si huele bien, no llegan puntuales, se desespera, y entra en un bucle que ni ella es capaz de entenderse.Recomendamos este libro para un regalo perfecto para un preadolescente y para padres ya que es una lectura muy interesante y acompañada de unas ilustraciones distintas muy bonitas y con un gran colorido. Leer menos
Interesante
Es un libro fino ilustrado, el primero de esta autora y nos cuenta como es la preadolescencia desde el punto de vista de una, todad las dudas e inseguridades y todo lo que se le pasa por la cabeza.Es una edición muy bonita y la forma de narrar me ha parecido muy íntima y especial pero sencilla. Nos cuenta la historia desde una adolescente de 13 ... Leer más
Es un libro fino ilustrado, el primero de esta autora y nos cuenta como es la preadolescencia desde el punto de vista de una, todad las dudas e inseguridades y todo lo que se le pasa por la cabeza.Es una edición muy bonita y la forma de narrar me ha parecido muy íntima y especial pero sencilla. Nos cuenta la historia desde una adolescente de 13 años, que siente que toda su vida es complicada.Mireia Pérez es la artista que hace las ilustraciones tan bonitas que acompaña el texto. Me parece interesante para padres que sientan lo que siente un adolescente y para los niños de 12 13 años para que sintieran que no están solos y que hay mucha gente como ellos.Lo recomendaría incluso en los colegios la verdad para ayudar a los preadolescentes que existen muchas inseguridades y problemas a esa edad pero que se puede solucionar.Desde luego con ganas de leer más de la autora pero sobre todo de ver ilustraciones de esa ilustradora. Es muy recomendable si te gustan los libros íntimos y especiales donde reflexionar y pensar. Leer menos
Interesante
A los 13 años, nada es fácil, y la simple acción de tocar el porterillo de casa entraña riegos, pues, tu madre puede responder contando chistes o poniendo voces, ya que ella no es una madre aburrida pero las estrictas normas que hay que seguir a esa edad, por ridículas que parezcan, hacen que esto, ponga en riesgo su integridad.Además el cambio ... Leer más
A los 13 años, nada es fácil, y la simple acción de tocar el porterillo de casa entraña riegos, pues, tu madre puede responder contando chistes o poniendo voces, ya que ella no es una madre aburrida pero las estrictas normas que hay que seguir a esa edad, por ridículas que parezcan, hacen que esto, ponga en riesgo su integridad.Además el cambio de colegio al instituto fue complicado, pues de repente, su antigua pandilla empezó a fumar, a comportarse mal y a hacer cosas raras y ella quedó desplazada pues no termina de encajar, pero, todo está apunto de cambiar porque esta tarde, sus antiguos amigos la han incluido por fin en un plan y han quedado para dar una vuelta, así que quizás, si logra encajar, todo puede volver a la normalidad y ser de nuevo aceptada entre ellos. Leí a Elisa Victoria por primera vez con El evangelio y me fascinó su forma de adentrarnos en la trama y la historia que nos contaba y cuando vi esta novela ilustrada no lo dudé. Ha sido una lectura muy interesante que nos retrata los problemas adolescentes, lo complicado que parece ser encajar cuando todo cambia y todo se vuelve raro, el esfuerzo que supone simplemente intentar actuar con naturalidad, la incomprensión por parte de todos, el tener que dejar cosas atrás y los momentos decisivos que iremos encontrando. En definitiva ha sido una muy buena lectura, además acompañada de ilustraciones.  Leer menos
Muy bonito
Texto de Elisa Victoria e ilustraciones de Mireia Pérez, cuyo nombre aparece en pequeñito pero cuyo trabajo es más que notable.El quicio es un libro que habla de la pubertad, no de la adolescencia. Ese inicio complicado, donde las cosas de repente son distintas, en una sola tarde.Un libro estupendo no solo para regalar a un chico o chica en esa ... Leer más
Texto de Elisa Victoria e ilustraciones de Mireia Pérez, cuyo nombre aparece en pequeñito pero cuyo trabajo es más que notable.El quicio es un libro que habla de la pubertad, no de la adolescencia. Ese inicio complicado, donde las cosas de repente son distintas, en una sola tarde.Un libro estupendo no solo para regalar a un chico o chica en esa edad tan complicada, en la que de repente se deja de ser niño, también me ha gustado para padres, no está mal recordar lo que les ocurre a nuestros hijos en esta época, como se sienten y eso ayuda a entenderles.Se relata es punto de inflexión donde se pasan de los juegos infantiles a las cosas de mayores, donde los amigos han pasado de ser niños a hacer cosas de adultos.Un buen regalo para estas navidades, yo ya tengo uno envuelto para regalo.Bonito título, preciosas  ilustraciones y un texto muy bien narrado.No conocía ni a la autora ni a la ilustradora, pero las tendré en cuenta a partir de ahora.  Leer menos
No me defraudo
va de una chica que a los trece años casi todas las opciones son malas. Todo negativo, el botón que corresponde a du casa. Quisiera que mi madre me abriera la puerta sin decir nada porque sabe perfectamente que soy yo, pero a ella le gusta contestar, le gusta incluso poner voces, hacer chistes, demostrarle al barrio desde la cocina que ella no e... Leer más
va de una chica que a los trece años casi todas las opciones son malas. Todo negativo, el botón que corresponde a du casa. Quisiera que mi madre me abriera la puerta sin decir nada porque sabe perfectamente que soy yo, pero a ella le gusta contestar, le gusta incluso poner voces, hacer chistes, demostrarle al barrio desde la cocina que ella no es una madre aburrida, que es una fiesta de espontaneidad y frescura, y con ello pone en riesgo mi integridad. En el fondo la comprendo, las estrictas normas que hay que seguir a mi edad para mantenerse a flote le parecen ridículas. Es verdad que lo son.» Tiene trece años. Un día acabó Primaria con la promesa de reencontrarse con su pandilla, pero a la vuelta del verano no volvió a saber de ellos. Ahora quedan, fuman, visten raro y se comportan aún peor. No ha llegado a tiempo al cambio. A veces, saca los muñecos, pero los esconde rápido debajo de la cama. También se mira al espejo, y se pregunta si alguien, algún día, querrá darle un beso. Y observa, siempre, incesantemente, mientras se apoya en el quicio de la ventana, que se le clava en la piel, a la vecina de enfrente, al otro lado de la calle, tan mayor y tan guapa y tan rebelde. Leer menos
Añadido a tus libros guardados