La Odisea (Álbum)

Homero

Fragmento

Page 4 of 53
background image
background image
background image
background image
2
H
abían pasado diez años desde que se marchó de su tierra y Ulises, rey de la pequeña isla griega de Ítaca, rica en rebaños de cabras, estaba ansioso por volver a casa. Tenía muchas ganas de abrazar de nuevo a su querida esposa Penélope y a su hijo Telémaco, que era muy pequeño cuando su padre se fue.Por eso, cuando el ejército griego destruyó la poderosa ciudad de Troya, Ulises no dudó en hacerse a la mar con sus naves y, junto con sus hombres, emprender el viaje de regreso a sus hogares.—¡Rumbo a Ítaca! —exclamó la tripulación muy contenta.—Los dioses están de nuestra parte —les anunció Ulises—, y la diosa Atenea, la hija preferida de Zeus, nos protegerá.
Page 5 of 53
background image
background image
background image
background image
3
Page 6 of 53
background image
background image
background image
background image
P
ero, al poco de iniciar la travesía, les sorprendió un viento huracanado que los desvió de su ruta y los obligó a navegar más millas de la cuenta. Eso hizo que el agua y las provisiones comenzaran a escasear. —Debemos encontrar un lugar en el que atracar las naves y conseguir comida —anunció Ulises. Y así, sin apenas nada para comer ni beber, continuaron navegando un día tras otro hasta que…—¡Tierra a la vista! —Uno de los hombres avistó un pequeño islote.Era un lugar habitado por cabras salvajes y apenas separado unos metros de la isla de los feroces cíclopes; unos gigantes monstruosos con un solo ojo en la frente que no salían jamás de su terri

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados