Trucazos para estimular el desarrollo de tu bebé
Muerdelibros 3 min.

Trucazos para estimular el desarrollo de tu bebé

Sabemos que los bebés nacen con los ojos cerrados y aunque en poco tiempo los abren, el sentido de la vista no lo tendrán completamente desarrollado hasta que haya pasado un tiempo. Al igual que el resto de los sentidos, la vista se desarrollará, en parte de forma natural y en parte a través de estímulos.

Sigue leyendo este post de Alejandra Melús para descubrir algunos trucos.

ALEJANDRA MELÚS

Experta en Atención Temprana y primera infancia

@melusalejandra

Desde sus inicios en Argentina hasta su éxito internacional gracias a los personajes de J.K. Rowling, Dolores ha demostrado una fuerza inquebrantable para enfrentar las adversidades y alcanzar sus sueños. A pesar de los obstáculos que encontró en los inicios de su carrera, su tesón, su fortaleza y una pequeña ayuda de la varita de Harry Potter, ha logrado convertirse en una de las ilustradoras más queridas y respetadas a nivel mundial. En la conversación que tuvimos en las oficinas de Penguin Random House con motivo de su visita a la 82º edición de la Feria del Libro de Madrid, Dolores nos brinda una mirada profunda y motivadora sobre cómo perseguir nuestros sueños y encontrar la felicidad en lo que hacemos.

La principal clave en la vida de esta argentina de ascendencia española, son sus sueños. Desde que era solo una niña, tenia muy claro que su futuro estaría ligado al mundo de la ilustración. En el fondo de su alma infantil, sabía que sus manos iban a dar rienda suelta a la tremenda imaginación que corría por su cabeza, plasmando sobre el papel, los más diversos personajes mágicos y fantásticos, que harían las delicias de pequeños, y no tan pequeños. 

A lo largo de este viaje en busca de sus sueños, se encontró numerosos escollos que, muy lejos de desanimarla, le hicieron crecerse y luchar con más fuerza. El primero de ellos fue que, en su Argentina natal no existía una universidad en la que se impartiese la carrera de ilustración. Tras estudiar Diseño Gráfico, realizó una exhaustiva búsqueda (recordemos que en esa época no existía internet) hasta dar con una universidad en EEUU donde podría cursar estudios de postgrado en ilustración de cuentos fantásticos. 

Parecía que las cosas empezaban a mejorar para Dolores, pero al finalizar el plazo de matriculación, cuál fue su sorpresa al ver que su nombre aparecía en la lista de espera. Estaba intentando entrar en la mejor universidad de arte de EEUU, y de nuevo el camino no iba a ser fácil. Pero la fuerza de los sueños ganó el pulso y tras gastarse dinerales llamando cada semana a EEUU para interesarse por el proceso de admisión, fue admitida en el curso de verano previo al inicio del postgrado, donde durante un mes, pudo tomar contacto con el campus y los profesores. Llegado septiembre comienza el momento de la verdad. Dolores por fin se encuentra en el aula de ilustración, con sus lápices y su block de dibujo dispuesta a absorber cada palabra de aquellos genios de la ilustración. Mira a su alrededor y la seguridad y confianza de sus compañeros, algunos de ellos verdaderos artistas apodados coloquialmente en la facultad «regalos de Dios a la ilustración», hizo empequeñecer a nuestra protagonista. Con su goma siempre en la mano, lágrimas en los ojos y una capa de inseguridad y complejos, pasó los primeros meses de su época en EEUU. 

Sin embargo, en la vida de toda ganadora, hay un punto de inflexión, un resorte que cambia sus pensamientos y la encumbra a lo más alto. Y en el caso de Avendaño, el maestro Miguel Ángel Buonarrotti, fue el detonante de que todas esas debilidades quedasen rápidamente olvidadas. En clase de Técnicas del Renacimiento, el profesor les mostró unos bocetos de un estudio de las formas humanas, en el que el italiano, había repetido el dibujo de un brazo hasta 4 veces: «Si Miguel Ángel tiene que dibujar un brazo cuatro veces, no esta tan mal que yo tenga que llevar la goma en mano». Y así, un postgrado de cuatro años se redujo a dos y medio para la incansable Dolores Avendaño. 

Tras meses de una exhaustiva e intensa búsqueda en editoriales y clientes, llegó el primer encargo: On Halloween night, un libro de tapa dura y gran formato, todo ilustrado, para una importante editorial americana. «No lo podía creer, era mi sueño. Y lo estaba consiguiendo recién salida de la universidad, en mi primer trabajo» dice Dolores emocionada. «La editorial confió plenamente en mí, dejó en mis manos todo, el formato, el tipo de ilustración el tamaño, …y decidí que todo el libro entero fuera ilustrado ¡y a doble página! Había tanto dibujo que apenas cabía el texto».  Era su gran oportunidad y la había conseguido gracias a su esfuerzo y su tenacidad: «En un primer instante la hoja en blanco me dejó totalmente paralizada, mi primer libro, de una editorial importante y en Nueva York. Pero fue un breve instante, no duro mucho y después lo que hice fue centrarme en el texto, en el trabajo, en el momento presente, y mi mente dejo automáticamente de lado el qué dirán o no, si les iba a gustar, si iba a ser un buen libro, todo eso hay que totalmente dejarlo de lado, y así me lo habían enseñado mis profesores: la importancia de enfocarse en el proceso. Lo hice y el resultado final vino solito y tuve la gigantesca satisfacción de que ese primer libro estuvo en las vidrieras de todas las librerías de New York y de Boston. ¡Incluso apareció en una escena de la película Tienes un email de Meg Ryan!»

Al finalizar este primer dulce momento, y llena de incertidumbre por como mantener el contacto con los nuevos clientes que estaba empezando a tener en EEUU, su visa caducó y se vio obligada a volver a Argentina. Pero como podrán adivinar, esto no fue sino una nueva oportunidad para hacer más grande el trabajo de esta ilustradora. Comenzó a trabajar con editoriales en Argentina, entre ellas la filial local de HC, cuya matriz en España acababa de comprar los derechos del libro de un pequeño niño mago que estaba empezando a sonar con fuerza en los países anglosajones. En una de sus visitas a la editorial, el director de Arte le ofreció ilustrar la portada de ese primer libro, y al escuchar la palabra «magia» supo que ese trabajo era para ella. Tenía tan solo una semana para realizar el trabajo, leer el libro, realizar el boceto y el original, pero nada se interponía entre Dolores y su sueño. Resultó que ese pequeño niño mago era Harry Potter, y que a esa primera portada le siguieron otras seis. Y el personaje de J.K. Rowling comenzó a obrar su magia en la vida de Dolores Avendaño. 

Gabriela Gilsanz: Dolores, y pensando en un futuro ¿Harry Potter ha quedado atrás o Harry Potter seguirá teniendo un hueco en la vida de Dolores Avendaño? 

Dolores Avendaño: Harry Potter me ha ayudado de muchas maneras, no solo a nivel profesional, sino también personal, porque otro de mis sueños era tener una familia. Llegados a mis 47 años dije: «ok, no sé si hay otras vidas, pero por lo menos en esta vida, el tener una familia es un sueño que no se me ha dado y bueno, lo acepto». Entonces lo que hice fue adoptar una perrita de la calle, que la pobre había sufrido muchísimo. Y ahí estuve auténticamente en paz, asumí que esa era mi familia, mi perra y yo. En el momento que acepté con mi corazón y con mi alma esa situación, apareció Luis, el que es ahora mi marido, que es viudo, tiene 5 hijos y nueve nietos. La vida me dijo: «querías una familia, pues aquí la tienes». Sus nietos son muy lindos y disfruto mucho de ellos. La vida definitivamente tiene sus sorpresas y Harry Potter tiene su magia a su manera, y me va tocando en la vida de distintas formas. 

G.S.: Y a nivel profesional ¿Hay algún nuevo proyecto a la vista con Harry?

D.A.: Ahí no te puedo decir, quizás en un futuro no muy lejano, podamos hablar de un nuevo proyecto editorial de Harry Potter, sería una gran ilusión para mí, pero no lo se. Siempre tengo nuevos proyectos y tengo la enorme suerte de que me encanta mi trabajo como ilustradora, y tengo la enorme suerte, de que los libros que tengo son libros que quiero hacer y que me encanta ilustrar por sus temas, sus personajes… y Harry Potter yo creo q va a estar siempre. Harry Potter ha estado en mi vida de tantas maneras que nunca pude imaginar y siempre aparece algún fan o alguien que se cruza en mi camino y me dice «no sabes lo que tus portadas me han tocado y han significado para mi». También doy charlas donde hablo de todo este camino de superación, y de como Harry Potter también me ayudó a conseguir mi otro gran sueño que fue correr la Maratón de Sable (una ultra maratón de 243 km por el desierto del Sahara).

Yo creo que quizás vaya evolucionando la manera en la que está presente en mi vida, pero va a estar siempre presente, parece que hubiera una pequeña influencia mágica de Harry Potter en distintos aspectos de mi vida. Si me hubieras hecho esa pregunta unos años atrás, te hubiera dicho «no, ya se terminó». Hoy en día te digo que no, que Harry Potter no ha salido de mi vida y que creo que no vaya a hacerlo nunca.

G.G.: Y hablando de magia, como amante del mundo de la fantasía, si pudieses ser un personaje mágico o tener algún poder, ¿cuál sería?

D.A.: Yo no quiero otro personaje, quiero ser yo misma. Pero sí, quiero ser mágica y que mi poder sea la capacidad de que la gente que está a mi alrededor sea feliz. Desearía tener la capacidad de generar felicidad, felicidad auténtica, de esa que sale de dentro. Aunque en realidad la felicidad está en cada uno, me gustaría poder ayudar a que esa felicidad salga afuera y sean conscientes de ella, y de ahí ayudarle a creer en sus sueños y que puedan ir tras ellos como me ocurrió a mí. 

Las virtudes y fortalezas de Dolores no acaban en la persecución de su sueño de ser ilustradora. En su adolescencia el gusanillo del deporte empezó a introducirse en ella, y soñadora de grandes retos como es, se propuso algún día correr carreras de larga distancia.

«Me visualizaba a mí misma corriendo a través de la naturaleza, de distintas geografías, de distintos lugares. Me podía ver haciéndolo y soñaba con hacerlo. No era particularmente deportista en ese momento, y justamente cuando estaba ilustrando la primera portada de Harry Potter, cumplí 30 años, y me di cuenta de que, si no me ponía a entrenar ya, no iba a poder cumplir mi segundo sueño. Primero me puse como objetivo correr la maratón; 42 km. Me incorporé en un grupo que entrenaba largas distancias y con mi entrenador, Luis Migueles, me preparé la Maratón de Nueva York y fue una experiencia maravillosa que me encantó y que me cambió la vida en el aspecto deportivo. Cuando volví dije: "ok corrí una maratón y ¿ahora qué?” Pasé un mes como desorientada, sin un objetivo claro hasta que mi entrenador vino con una revista española que tenía una foto a doble página magnifica de unos corredores en el Desierto del Sahara, me la enseñó y me dijo: “Dolores, esta es la carrera para vos” y yo vi esa foto y dije: “si guau! Es la carrera para mí” 

Comencé a entrenar duro, y gracias a mi imagen como ilustradora de Harry Potter, conseguí que una empresa me sponsorizara, pues es una carrera muy cara que yo no podía costearme; la Maratón de Sable, 243 km en 6 etapas durante 7 días a través del desierto. No solo eso, es una carrera de autosuficiencia, cada corredor tiene que cargar todo lo que necesita para esos 7 días (comida, ropa, material de emergencia, agua, carpas estilo bereberes y pastillas de sal)»

Fue la primera mujer argentina en correrla, y durante más de 10 años la única mujer argentina en hacerlo. Tardó dos años en prepararla y para ella más que una carrera supuso una experiencia de vida.

Hoy en día Dolores Avendaño se dedica además de a la ilustración y a sus entrenamientos deportivos, a dar charlas motivacionales por todo el mundo. Su historia nos inspira y alienta a superar obstáculos y seguir hacia adelante para lograr nuestras metas y sueños. Quizás Harry Potter obró algo de magia en ella, pero yo sinceramente creo, que ella misma es pura magia. 

Más Populares

Más populares

Artículos relacionados

105 años de Roald Dahl, el escritor que supo ponerse a la altura de los niños
Hoy, 13 de septiembre, Roald Dahl cumpliría 105 años si una leucemia no hubiese acabado con su vida un 23 de noviembre de 1990, cuando contaba 74 años y aún tenía vida por delante para agrandar su mito. El mito de un hombre que, con su desbordante imaginación y su prodigiosa escritura, cambió para siempre el concepto de literatura infantil. 
105 años de Roald Dahl, el escritor que supo ponerse a la altura de los niños
Añadido a tu lista de deseos