Cuentos para visibilizar la diversidad
Primeros lectores 3 min.

Cuentos para visibilizar la diversidad

Si hay algo que realmente nos aportan los cuentos, los libros y, por lo tanto, la lectura en general, es enriquecimiento personal. Leer, a cualquier edad, nos proporciona innumerables cualidades que iremos descubriendo a lo largo de nuestras vidas. 

JOHN DOE

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed 

Encontrar libros para que los niños a partir de seis años empiecen a leer, es una de las tareas en las que más empeño ponemos los padres. Para que esa elección sea más fácil llega a las librerías Kitty, una niña un poco peculiar que por la noche se convierte... ¡en una gata! 

En la vida de Kitty todo parece de lo más normal hasta que cae la noche. Es entonces cuando esta niña se transforma a la luz de la Luna y adquiere súper poderes felinos. Su madre es una superheroína que puede ver en la oscuridad, hablar con los gatos, trepar por las paredes y caminar por los tejados sin perder el equilibrio y cada noche sale a ayudar a la gente.

¿Logrará Kitty ser una superheroína como su madre?

En muchos casos la diversión, la distracción, viajar a un lugar o un contexto especial, ser parte del protagonista de una historia o descubrir otros mundos y culturas, ya es motivación suficiente para engancharnos a la lectura. En otras ocasiones, aprender o especializarnos en un tema, descubrir otras realidades o adentrarnos en un aprendizaje concreto, es el motor que nos atrapa en un nuevo título y nos hace mantener la atención y la ilusión de principio a fin.

No se trata de buscar un objetivo concreto que nos motive a adquirir el gusto por la lectura y transmitírselo de este modo a nuestros hijos e hijas, sino que se trata de contagiar esa pasión e ilusión que cada aventura nos relata y nos hace conectar con dichas historias.

Te recomendamos

Existen infinidad de títulos que nos cuentan historias maravillosas centradas en innumerables temáticas. Gracias a ellos podemos acercar diversas realidades a nuestros hogares, con el fin de conectar con distintas vivencias, poder acompañar momentos vividos, afrontar miedos, dificultades o situaciones novedosas. Podemos encontrar cuentos sobre emociones, amistad, empatía, valores, la llegada de un nuevo miembro a la familia, aspectos madurativos (control de esfínteres…) o diversidad, entre otros.

Conoce a la Patrulla Gatuna

Los cuentos son la herramienta ideal para acompañar diferentes vivencias y etapas en nuestra vida, además de un material único con el que poder compartir tiempo con nuestros hijos e hijas, enseñándoles más sobre la vida, las emociones, las distintas realidades y acercándoles la lectura poco a poco, adaptándonos siempre a su edad y desarrollo.

Una de las temáticas que mayor terreno está ganando en la actualidad es la diversidad.

Hablar sobre diversidad es hablar de pluralidad. La diversidad puede abordar la cultura, el género, los valores, la raza, la religión, la sociedad, la familia, las emociones…

Gracias a los cuentos podemos comprender mejor otros puntos de vista, acercarnos a otras vidas y entender diferentes opiniones a la nuestra.

Es fundamental crecer en la diversidad, aceptándonos tal y como somos, con nuestras virtudes y defectos, sin etiquetas, aprendiendo a amar a los demás sin prejuicios. 

Debemos tratar de eliminar los juicios de valor a los demás, mostrándonos más empáticos y amables, cuidando nuestro lenguaje y siendo ejemplo y modelo para nuestros niños y niñas.

Conoce a la Patrulla Gatuna

Más Populares

Más populares

Artículos relacionados

El baño de sangre de Melbourne 1956: cuando deporte y política colisionan
El 4 de noviembre de 1956, 18 días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Melbourne, tropas y tanques soviéticos invadieron Hungría para aniquilar la revolución contra el régimen comunista. El cañoneo por aire y tierra sobre Budapest fue intenso. Al iniciar los juegos, el mundo se horrorizaba con las imágenes de la brutal represión contra aquel grito de libertad. Y mientras los atletas de todo el mundo se aprestaban a competir en los escenarios deportivos, los soviéticos regaban con sangre patriota la tierra húngara. Para cuando comenzaron las Olimpiadas, el levantamiento había sido reprimido sin contemplaciones y muchos jugadores húngaros entendieron que el deporte les podría dar la opción de recuperar algo del orgullo de su país. El destino, que es caprichoso, les ofreció entonces una fabulosa oportunidad: el 6 de diciembre, Hungría y la URSS se enfrentaron en el que es posiblemente el partido más famoso de la historia del waterpolo, un encuentro que fue bautizado como «el baño sangriento de Melbourne». El partido estuvo marcado por el constante intercambio de patadas y puñetazos (el jugador Ervin Zádor incluso tuvo que salir de la piscina debido a un corte bajo su ojo izquierdo del que manaba sangre) y por el apoyo de la afición -y de la comunidad internacional- al combinado húngaro, que acabó ganando aquel encuentro (por 4 a 0)… y la medalla de oro. Aprovechando la celebración de los JJ OO de París 2024, en LENGUA reproducimos el extracto del libro «Olímpicos», de Ramón Márquez C. (Debate, 2012), en el que se relata esta hazaña.
El baño de sangre de Melbourne 1956: cuando deporte y política colisionan
Amar a un perro es aceptar una vida de alegría, dedicación y (sí, también) tristeza
«Su olor después de la lluvia» (Ediciones B, colección Sine Qua Non; 2024) es la historia de amor, vida y muerte que une, durante trece años, a dos seres de especies distintas: un hombre, el alpinista y viajero Cédric Sapin-Defour, y un perro, un boyero de Berna llamado Ubac. Porque desde el momento en que Cédric adopta a Ubac, los días se convierten en paseos y su filosofía de vida cambia: ahora solo importa el presente. Con Ubac, el autor forma un organismo vivo de dos seres. Su convivencia se llena de mil detalles cotidianos, el tiempo se alarga y se contrae conforme Ubac envejece y llega la irremediable ausencia. En el extracto que aquí sigue, el arranque de esta emocionante biografía, el autor francés narra ese primer momento en el que decidió -tras dejarse llevar por la intuición- compartir su vida con un animal que cambiaría su modo de entender el mundo que nos rodea.
Amar a un perro es aceptar una vida de alegría, dedicación y (sí, también) tristeza
Miqui Otero por Laura Fernández: el escritor en busca de lo que brilla (o la realidad encantada)
«¿A que no te atreves a publicar una novela antes de cumplir los 30?», cuenta que le dijo su primo, Francisco Casavella, cuando aún no había cumplido los 30. Por entonces ya se veían al menos un par de veces al mes, porque se sabían miembros de una misma especie —la de los escritores—, y se trataban como un par de camaradas que se conocen bien, o tratan de hacerlo, con la generosidad que da la herida —o el puñado de ellas— compartida, lo que te rodea como algo inhóspito, lo que estás creando como el único lugar al que perteneces «de verdad». Lo que siguió a aquel «reto» fue un (POR SUPUESTO), y una novela, «Hilo musical» (2010), publicada en la barrera de esos mismos 30. «Hilo musical» fue el primer disparo de una voz —una «obra»— que, sobre todo, «encanta» la realidad, como si ella misma fuese algo que pudiese contarse una, dos, seis, ochos veces, y volverse, en esa octava versión, un algo poderosamente «mejor», inexplicablemente único. Miqui Otero (Barcelona, 44 años) acaba de publicar «Orquesta» (Alfaguara), su cuarta novela, y la primera en la que esa voz da el salto de un yo necesitado de una dirección —un yo que la busca incansablemente, un yo desorientado, pero nunca perdido—, a un nosotros que sabe perfectamente dónde está, y cuánto camino ha recorrido ya y cuánto le queda por recorrer. Un yo que mira en una y otra dirección para observarse, y observar el milagro de cada pequeña cosa que ocurre en ese, su mundo, el de todos. En estos 14 años, Otero, incansable retratista de todo aquello que brilla —y que encapsula en sus apasionadas columnas de, más que opinión, «vida», columnas que escribe a un ritmo trepidante, casi diarístico: dos por semana, o una cada tres días—, ha ido abriéndose camino en ese otro yo que todo lo reconstruye desde que era niño, su yo escritor, al que sólo se tomó en serio después del reto de su ilustre primo, del que sólo supo que era escritor después de que sus padres, observándose una noche, se dijesen que a lo mejor había llegado el momento de decirle que había otro como él en la familia, porque parecía que el niño escribía mucho, ¿y si también él iba a ser escritor? El resto, como suele decirse, es historia, y una que empieza a continuación.
Miqui Otero por Laura Fernández: el escritor en busca de lo que brilla (o la realidad encantada)
Añadido a tu lista de deseos