Un verano con los Wright

Elizabeth Bowman
Claudia Cardozo
Arlene Sabaris
Raquel Gil Espejo
May Bonner
Julianne May

Fragmento

un_verano_con_los_wright-3

Capítulo 1

Una invitación

«Era un tema cultural. Seguro. Tenía que ser eso».

—Pues claro, ¿qué otra cosa podría ser?

Susana levantó la vista de la revista que estaba leyendo y la fijó en Verónica.

—Curiosa manera de comenzar una conversación —dijo la joven, que había esperado en vano a que su amiga añadiera algo más.

—Oh, disculpa. Estaba pensando... —respondió Verónica.

—... en Yong-soo, ¿no?

—¿Tan evidente es? —preguntó Verónica súbitamente cohibida.

—Bueno, soy tu amiga desde hace mucho tiempo y te conozco. Además, no has dejado, desde que te sentaste, de garabatear su nombre en ese papelito que tienes en la mano.

La muchacha miró hacia abajo y vio el papel con aquel nombre escrito cien veces.

—Ni me había dado cuenta.

—Pero dime, ¿es que ocurre algo? No me has contado nada y eso que ya llevo aquí tres días.

—Y yo te agradezco que aún saques tiempo para visitar a los amigos a pesar de todo el lío que lleváis Robert y tú con la casa y vuestros trabajos. Y la película.

—No podía pasar por Madrid sin visitar a mis antiguos compañeros y amigos. Pero no cambies de conversación... En la boda se os veía muy bien juntos... —añadió pensativa.

Verónica había acudido a la boda de su amiga Susana y de Robert Thynne, duque de Grafton, acompañada de Choi Yong-soo, el experto en genealogía a quien el duque había contratado para localizar a descendientes de su familia, los Wright. Susana sabía que Verónica era una gran fan de Kim Soo-hyun, el actor coreano, y como Yong-soo se le parecía tanto, no dudó en presentárselo. La cosa parecía prometer.

—Sí, lo pasamos genial como amigos, pero no ha ido más allá. Es siempre tan correcto y educado... Y con todo el lío de encontrar a los Wright y su trabajo, apenas lo he visto desde entonces.

—Pues yo diría que no te mira precisamente como a una amiga —aseguró Susana.

—Eso creía yo, pero no me ha buscado ni ha hecho nada por mantener un contacto más asiduo... En fin, que no ha hecho más que ser cordial y amable. Por eso pensaba antes que a lo mejor es algo cultural... Quizá los coreanos sean mucho más reservados que nosotros, ¿no crees que pueda ser eso?

—A mí lo de generalizar no me convence mucho, pero no sé... De todas maneras, ¿por qué no se lo dices tú si tanto te gusta?

—¿Yo?

—Claro, ¿por qué no?

—¿Y si me dice que no le intereso...? ¿Te imaginas? Uy, no...

—Esta no es mi Verónica. Si eres la chica más lanzada que conozco.

—Pero ahora es diferente... Creo que con él no me atreveré —dijo, e inmediatamente se sintió irritada. Ella siempre había ido directa a por lo que quería, así que no entendía qué le ocurría.

Susana se levantó del sofá y se acercó a su amiga. Le pasó el brazo por el hombro para infundirle ánimos y le dijo:

—Yo ahora debo regresar a Londres, pero después pensamos pasar el verano navegando por el Mediterráneo, y tú deberías venir con nosotros, así te despejas y te olvidas de todo.

—Oh, no sé... aún confío en que el estudio de arquitectura para el que hice una prueba el otro día me llame... Oye, ¿ya tenéis barco? Sí que os van bien las cosas. Es estupendo.

Susana rio alegremente antes de responder.

—Oh, no es nuestro... Es cosa de mi suegra. Al parecer ayudó a un millonario que se había perdido durante uno de esos viajes de aventura extrema en el Kalahari. Ella estaba allí en una de sus expediciones, y no sé qué pasó que al final el millonario le ha prestado el barco para que lo use como quiera durante todo el verano.

—Vaya, menuda es la madre de Robert. —Rio Verónica también.

—Ya te digo...

—Y ella, ¿también viajará con vosotros?

—¡Qué va! Se va a Meteora a explorar la región de los monasterios...

—No deja de trabajar ni en verano. ¡Qué energía! —exclamó sintiéndose cansada solo de pensarlo.

—No es que vaya a trabajar, es que esa es su idea de vacaciones. Así que, ¿qué? ¿Te apuntas?

—No estoy de humor.

—Vamos, te vendrá bien para animarte. No desaproveches la oportunidad de recorrer el Mediterráneo en un yate como este.

—Es que... No quisiera molestar —balbuceó sin encontrar más excusas.

—Pero qué tontería, ¿cómo vas a molestar? Decidido. Te vienes con nosotros.

Capítulo 2

A bordo

Verónica contemplaba el mar desde la tumbona en ¿la proa? del barco. ¿Quién le iba a decir que pasaría el verano recorriendo el Mediterráneo? Susana no había dejado de insistir en que fuera. Y visto que el estudio de arquitectura había pospuesto hasta septiembre su decisión de elegir entre los candidatos que se habían presentado para el puesto vacante, había mirado de reojo su maleta, que aún no había deshecho del todo desde su regreso de visitar a sus padres, y se dijo: «¿Por qué no?».

Y allí estaba, aunque de momento con la única compañía —tripulación aparte— de las hermanas del duque, Sabrina y Amanda. Susana y su marido habían tenido que posponer su viaje. La película que habían rodado basándose en la novela de Susana iba tan bien que no dejaban de invitarlos a eventos y presentaciones. Y eso que nadie sabía que era ella la que se escondía tras el pseudónimo de Jasmine G., autora de la obra. Pero al tratarse de una historia basada en la vida de los quintos duques de Grafton, tener a los actuales descendientes de la pareja les parecía a todos de lo más interesante. Robert, no obstante, se empeñaba en proteger a sus hermanas de la prensa y solo les permitía asistir a eventos muy concretos y escogidos. De todas formas, habían prometido unirse a ellas lo antes posible y tenían intención de esperarlas en Malta.

—No me lo puedo creer... Un crucero por el Mediterráneo en nuestro propio barco —comentó de repente Sabrina, unas tumbonas más allá.

—No te emociones, que el barco no es nuestro, es de ese amigo de mamá... —le respondió su hermana Amanda.

—Bueno, pero durante un mes sí que será nuestro... ¿No le ha dicho que se lo presta para lo que quiera...?

A Verónica le llegaba el murmullo de la conversación mezclado con el relajante sonido de las olas que golpeaban el casco con suavidad. Se sentía tan relajada que se alegró de verdad de haber aceptado la invitación. Y hasta se olvidó de Yong-soo por un momento. Y de su trabajo. Normalmente, cuando se cansaba de tomar el sol, pasaba un rato en su camarote consultando el correo electrónico, no fuera que en el estudio de arquitectura hubieran cambiado de opinión y le comunicaran su decisión. O que Yong-soo se decidiera a escribirle. Parecía que pasados los primeros días de navegación, Sabrina y Amanda se aburrían un poco esperando llegar al siguiente puerto. Por eso se colaban en el camarote de Verónica a pasar el rato en cuanto la veían dirigirse a él y solían quedarse all

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tu lista de deseos