El cerebro y la inteligencia emocional

Daniel Goleman

Fragmento

Creditos

Título original: The Brain and Emotional Intelligence: New Insights

Traducción: Carlos Mayor

1.ª edición: abril, 2013

© 2011 by Daniel Goleman

© Ediciones B, S. A., 2013

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

Depósito Legal: B-34720-2012

ISBN DIGITAL: 978-84-9019-434-8

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Contenido

Contenido

Portadilla

Créditos

 

Introducción

¿La inteligencia emocional conforma un conjunto diferenciado de capacidades?

La autoconciencia

El mejor estado cerebral para una tarea

El cerebro creativo

El autodominio

La gestión del estrés

La motivación: lo que nos mueve

El rendimiento óptimo

El cerebro social

El cerebro social en internet

Las variedades de la empatía

Las diferencias entre hombres y mujeres

El lado oscuro

El desarrollo de la inteligencia emocional

El aprendizaje socioemocional

cerebro_e_inteligencia_emocional-4.xhtml

Introducción

Recuerdo que en el año 1995, justo antes de que se publicara mi libro La inteligencia emocional, se me ocurrió que habría logrado el éxito si un día oía por casualidad una conversación entre dos desconocidos, uno de ellos mencionaba las palabras «inteligencia emocional» y el otro entendía a qué se refería. Sería la prueba de que el concepto de inteligencia emocional, o IE, había llegado a ser un meme, una nueva idea que había penetrado en nuestra cultura. En la actualidad la IE ha superado con creces esa expectativa, ha demostrado ser un excelente modelo educativo en el campo del aprendizaje socioemocional y se considera un componente fundamental de un buen liderazgo, así como un elemento necesario para sentirse realizado.

Cuando escribí La inteligencia emocional reuní los frutos de una década de investigaciones, por entonces recientes, sobre el cerebro y las emociones. Recurrí al concepto de inteligencia emocional como marco para poner de relieve un nuevo campo: la neurociencia afectiva. Las investigaciones sobre el cerebro y sobre nuestras vidas emocionales y sociales no se detuvieron cuando terminé la obra, sino que más bien se han acelerado en los últimos años. Incluí novedades al respecto en mis libros La inteligencia social y El liderazgo esencial, así como en una serie de artículos aparecidos en la revista Harvard Business Review.

En este volumen pretendo continuar con esas novedades y detallar a mis lectores algunos descubrimientos decisivos que nos permiten comprender mejor la inteligencia emocional y cómo aplicar ese conjunto de capacidades. No se trata de un análisis técnico y exhaustivo de datos científicos, sino de un trabajo en curso que se centra en descubrimientos con un valor práctico, en hallazgos que podemos aplicar en la vida cotidiana.

Voy a tratar los siguientes puntos:

• La gran pregunta que se plantea, en particular en círculos académicos: «¿Existe una entidad denominada “inteligencia emocional” distinta del coeficiente intelectual?»

• El radar ético del cerebro.

• La dinámica cerebral de la creatividad.

• Los circuitos mentales del impulso, la perseverancia y la motivación.

• Los estados cerebrales que fomentan el rendimiento óptimo y cómo desarrollarlos.

• El cerebro social: compenetración, resonancia y química interpersonal.

• El cerebro 2.0: nuestro cerebro en internet.

• Los tipos de empatía y las principales diferencias entre hombres y mujeres.

• El lado oscuro: la sociopatía laboral.

• Lecciones cerebrales para el coaching y para desarrollar las capacidades de la inteligencia emocional.

Existen tres modelos dominantes de IE, cada uno de ellos asociado a una serie de ensayos y mediciones. Uno es obra de Peter Salovey y John Mayer, que fueron quienes plantearon por primera vez el concepto en un artículo de 1990 que abriría muchos caminos.1 Otro es el de Reuven Bar-On, que ha trabajado mucho en el fomento de la investigación en este ámbito

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist