El héroe de las eras

Brandon Sanderson

Fragmento

Agradecimientos

Agradecimientos

Como siempre, debo agradecer a mucha gente el haberme ayudado a hacer de este libro lo que es hoy. Ante todo, a mi editor y a mi agente, Moshe Feder y Joshua Bilmes, por su excepcional habilidad para ayudar a que un proyecto alcance su máximo potencial. También a mi maravillosa esposa, Emily, que ha sido un gran apoyo y me ha facilitado el proceso de escritura.

Como siempre, Isaac Stewart hizo un magnífico trabajo con los mapas, los símbolos de los capítulos y el círculo de metales alománticos. Sam Weber hizo un trabajo tan bueno con los libros de bolsillo de Nacidos de la Bruma que le encargamos estas nuevas portadas más simbólicas. Su trabajo sigue siendo impresionante, y agradezco su visión de la saga. Gracias a Larry Yoder por ser asombroso, y a Dot Lin por el trabajo publicitario realizado para mí en Tor. A Denis Wong y Stacy Hague-Hill por la ayuda prestada a mi editor y a los siempre maravillosos Irene Gallo y Seth Lerner por la dirección artística.

Entre los lectores alfa de este libro se encuentran Paris Elliott, Emily Sanderson, Krista Olsen, Ethan Skarstedt, Eric J. Ehlers, Eric Más estirado James Stone, Jillena O’Brien, C. Lee Player, Bryce Cundick/ Moore, Janci Patterson, Heather Kirby, Sally Taylor, Bradley Reneer, Steve Ya no soy el chico de la librería Diamond, el general Micah Demoux, Zachary Fantasma J. Kavaney, Alan Layton, Janette Layton, Kaylynn ZoBell, Nate Hatfield, Matthew Chambers, Kristina Kugler, Daniel A. Wells, el Indivisible Peter Ahlstrom, Marianne Pease, Nicole Westenskow, Nathan Wood, John David Payne, Tom Gregory, Rebecca Dorff, Michelle Crowley, Emily Nelson, Natalia Judd, Chelise Fox, Nathan Crenshaw, Madison VanDenBerghe, Rachel Dunn y Ben OleSoon. Los lectores gamma incluyen a Deana Whitney, Gary Singer, Ted Herman, Joe Deardeuff y Bao Pham.

Gracias también a Jordan Sanderson, a quien está dedicado este libro, por su incansable trabajo en la página web. Jeff Creer también hizo un trabajo magnífico con el arte para BrandonSanderson.com. ¡Pasaos a comprobarlo!

Prefacio de la Edición del X Aniversario

Prefacio de la Edición del X Aniversario

Este era el libro con el que debía demostrar que era capaz de hacer esto, tanto a mí mismo como a mis lectores.

Durante los años en los que intentaba introducirme en la literatura fantástica, me fijé en una cosa muy común en los escritores más novatos. Había muchos grandes constructores de mundos vendiendo libros. Y también había mucha gente que sabía escribir capítulos maravillosos, personajes atractivos y situaciones interesantes.

Sin embargo, una y otra vez me decepcionaban los finales de esas novelas. Y sí, reconozco que prefiero un libro con un final flojo pero buenos personajes que al revés, pero tenía la sensación de que muchísimos escritores estaban descuidando ese factor crucial en sus historias. Si leía una novela épica, o una saga épica, en la que me enfrascaba del todo y a la que dedicaba semanas enteras, lo que quería era un final igualmente épico.

En El Héroe de las Eras tenía que dejar claro que no hablaba por hablar. Había puesto todo mi empeño en escribir estos tres libros casi de principio a fin, y ya tenía este tercer volumen terminado antes de que el primero llegase a imprenta. Había trabajado durante mucho tiempo, y con mucho esfuerzo, porque quería que la última novela guardara la consonancia adecuada con las dos primeras.

Pero nunca antes había hecho algo como esto. Estaba explorando lo que para mí era territorio desconocido. En aquella época llevaba escritos unos quince o dieciséis libros, pero ningún final de serie. Y por eso esta novela me resultó estresante. Tenía tantas ganas de que saliera bien que, cuando algunas cosas se torcieron (como el arco argumental de Sazed en el primer borrador), me presioné mucho para buscar otro camino.

Al mismo tiempo, la escritura de El Héroe de las Eras ya llevaba un cierto impulso. El segundo libro fue el que más me costó en general de los tres, aunque la trama de Sazed en esta novela fuese la más difícil para mí de toda la trilogía. Me dediqué a este libro con fervor, energizado por una (breve) parada para escribir la primera novela de la serie de Alcatraz. Traté de canalizar con esta novela todas las ideas fantásticas apocalípticas que se me habían ocurrido a lo largo de los años, sin contenerme en absoluto.

Tenía que clavar el aterrizaje con este libro. En términos generales, creo que lo conseguí. Al igual que todos los libros de Nacidos de la Bruma, este tiene un foco único e individual. De algún modo, es un libro pequeño y grande a la vez. Una de las maneras en las que me vendía la trilogía a mí mismo era: «Haz en tres libros lo que a otras series les cuesta diez conseguir». La forma de lograrlo sin permitir que el texto se viese saturado de tramas secundarias era mantenerme centrado en unos pocos protagonistas: mostrar cómo su mundo se desmoronaba a su alrededor, pero no desviar la atención de ellos y de sus esfuerzos.

Estoy muy orgulloso del resultado. Me gusta lo íntimo que es, a pesar del alcance épico de la trilogía. Me gusta lo esbelto que quedó: aunque es extenso, sigue teniendo la mitad de la longitud de mis novelas de El Archivo de las Tormentas. Me gusta cómo encaja la construcción del mundo y, sobre todo, lo bien que funcionan los tres volúmenes en conjunto, en lo relativo al viaje de los personajes y como elementos en una deconstrucción del género fantástico.

Nacidos de la Bruma es mi tarjeta de visita para el mundo.

Prólogo

Prólogo

Marsh se esforzó por matarse.

Su mano tembló mientras trataba de hacer acopio de fuerzas para obligarse a sacar el clavo de la espalda y poner fin a su monstruosa vida. Había renunciado a intentar liberarse. Tres años. Tres años como inquisidor, tres años prisionero de sus propios pensamientos. Estos años habían demostrado que no ha

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist