Reino de cenizas

Sarah J. Maas

Fragmento

Reino de cenizas

LA PRINCESA

El hierro la ahogaba. Había apagado el fuego en sus venas como si hubieran lanzado agua a sus flamas.

Podía escuchar el agua, incluso dentro de la caja de hierro, incluso con la máscara de hierro y las cadenas que la envolvían como listones de seda. El rugido, el interminable sonido del agua que corría sobre la piedra, inundaba los silencios entre sus gritos.

Una franja de isla en el corazón de un río envuelto en bruma, apenas un poco más que una roca plana entre rápidos y cascadas. Ahí la habían dejado. Ahí la habían almacenado. En un templo de roca construido para algún dios olvidado.

Y probablemente ella sería olvidada. Eso sería preferible a la otra opción: que la recordaran por su absoluto fracaso. Si todavía hubiera alguien que la recordara. Si quedara alguien siquiera.

No lo permitiría. Ese fracaso.

No les diría lo que deseaban saber.

No importaba cuántas veces el sonido de sus gritos ahogara el rugido del río. No importaba cuántas veces el crujir de sus huesos desgajara el bramido atronador de los rápidos.

Había intentado llevar un registro de los días.

Pero no sabía cuánto tiempo la habían mantenido en esa caja de hierro. Cuánto tiempo la habían obligado a dormir, cuánto había pasado en el aletargamiento que le provocaba el humo dulce que habían vertido en la caja cuando la transportaron ahí. A esta isla, a este templo del dolor.

No sabía cuánto tiempo habían durado los intervalos entre sus gritos y su vigilia. Entre el final del dolor y el momento en que iniciaba de nuevo.

Días, meses, años, todo se fundía en lo mismo, como su propia sangre, que con frecuencia se deslizaba al piso de piedra y se disolvía en el río.

Una princesa que debería vivir mil años. Más.

Ése había sido su don. Ahora era su maldición.

Otra maldición que soportar, tan pesada como la que le habían impuesto mucho antes de nacer. Sacrificarse para subsanar un error antiguo. Para pagar a los dioses que habían fundado su mundo, que se habían quedado atrapados en él, la deuda de alguien más. El mundo que esos dioses luego gobernaron.

Ella no sentía la mano cálida de la diosa que la había bendecido y maldecido con su terrible poder. Se preguntaba si a esa diosa de luz y flama siquiera le importaba que ahora estuviera atrapada dentro de la caja de hierro, o si el ser inmortal ya había transferido su atención a otra persona. Al rey que podría ofrecerse en su lugar y, al ofrecer su vida, salvar su mundo.

A los dioses no les importaba quién pagara la deuda. Por eso sabía que no vendrían por ella a salvarla. Así que ni se molestó en rezarles.

Pero seguía contándose la historia a sí misma, seguía imaginando a veces que el río le cantaba. Que la oscuridad que vivía dentro del ataúd sellado también le cantaba.

Había una vez, en una tierra que hace mucho tiempo quedó reducida a cenizas, una joven princesa que amaba su reino…

Entonces empezaba a descender profundamente en esa oscuridad, en el mar de flamas. Se sumergía tan profundo que cuando restallaba el látigo, cuando se desgajaba el hueso, a veces no lo sentía.

La mayoría de las veces sí.

Durante esas horas infinitas fijaba su mirada en su compañero.

No en el cazador de la reina, quien podía modular el dolor como un músico extrae la melodía de su instrumento, sino en el enorme lobo blanco, amarrado con cadenas invisibles. Forzado a ser testigo de todo esto.

Algunos días no podía soportar ver al lobo. En esos momentos había estado cerca, demasiado cerca, de romperse. Lo único que evitó que sucediera fue la historia.

Había una vez, en una tierra que hace mucho tiempo quedó reducida a cenizas, una joven princesa que amaba su reino…

Las palabras que le había dicho a un príncipe. Una vez… hacía mucho tiempo.

Un príncipe de hielo y viento. Un príncipe que había sido suyo, y ella de él. Mucho antes de que supieran del vínculo entre sus almas.

La tarea de proteger el reino alguna vez glorioso ahora recaía sobre los hombros de él.

El príncipe cuyo aroma estaba besado de pino y nieve, el aroma de ese reino que ella había amado con su Corazón de Fuego.

Incluso cuando la reina oscura supervisaba el esmerado trabajo del cazador, la princesa pensaba en él. Se aferraba a su recuerdo como si fuera una roca en el río revuelto.

La reina oscura con sonrisa de araña intentó usarlo en su contra. En las redes de obsidiana que tejía, las ilusiones y sueños que hilaba en la culminación de cada punto de quiebre, la reina intentaba manipular el recuerdo de él como una llave para entrar a su mente.

Estaban confundiéndose. Las mentiras y las verdades y los recuerdos. El sueño y la negrura del ataúd de hierro. Los días atada al altar de roca en el centro de la habitación, o colgada de un gancho del techo, o amarrada entre cadenas ancladas a un muro de piedra. Todo empezaba a difuminarse, como tinta en el agua.

Así que se contó a sí misma la historia. La oscuridad y la flama de su más profundo interior la susurraba también, y ella se la cantaba también. Encerrada en ese ataúd escondido en una isla en el corazón de un río, la princesa recitaba la historia, una y otra vez, y permitía que desataran una eternidad de dolor sobre su cuerpo.

Había una vez, en una tierra que hace mucho tiempo quedó reducida a cenizas, una joven princesa que amaba su reino…

Reino de cenizas

PARTE UNO

EJÉRCITOS Y ALIADOS

Reino de cenizas

CAPÍTULO 1

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist