• ¡En oferta!
La puta de Babilonia

La puta de Babilonia

ALFAGUARA , abril 2012
(1)

Una feroz diatriba contra la Iglesia católica.

Durante los veintiséis años del pontificado del polaco Karol Wojtyla
(más conocido como Juan Pablo II), la población mundial aumentó en dos
mil millones. A una cifra tal había llegado nuestra especie en 1930,
después de millones de años de existencia sobre la Tierra.Nadie más
responsable de ese aumento desmesurado que él, que anduvo por ciento
treinta países de los cinco continentes predicando contra el control
natal, llamándose defensor de la vida porque defendía un óvulo fecundado
por un espermatozoide, el zigoto, que tiene el tamaño de una amiba. Hoy
somos siete mil millones y el daño hecho es irreparable.Esta es la
última de las más grandes infamias de la Iglesia. Las ocho cruzadas que
devastaron la llamada Tierra Santa, el exterminio de las civilizaciones
indígenas de América, la oposición a la libertad de conciencia y de
palabra y a todo avance de la ciencia, cohonestar la esclavitud, la
degradación de la mujer, la Inquisición, he ahí otras, a las que hay que
sumarles su indiferencia ante la suerte desventurada de los animales.Los
albigenses, a quienes el papa Inocencio III, el hombre más poderoso de
su tiempo, exterminó porque le enrostraban sus riquezas, llamaron a la
Iglesia de Roma ?la puta de Babilonia?, tomando la expresión del
Apocalipsis. Dos milenios lleva delinquiendo, impune, abusando de la
credibilidad del rebaño y gozando de su impúdica riqueza. La puta de
Babilonia, por lo pronto, le levanta el sumario de sus más grandes
crímenes, cuestionando de paso la existencia de un Ser Supremo que de
existir los ha permitido, sin que haya servido hasta ahora en lo más
mínimo el sacrificio de su Único Hijo.FERNANDO VALLEJO«Es un martillo de
los ortodoxos, ha escrito diatribas disparatadas, y bien ciertas, contra
la Iglesia que inventó la tortura de la Inquisición. Es un azote del
Papa, capaz, en sus distintas reencarnaciones, de autorizar la
enfermedad de los pobres y la muerte de éstos. Martillo de ortodoxos y
hereje ejerciente.» Juan Cruz, El País

Leer más

Durante los veintiséis años del pontificado del polaco Karol Wojtyla
(más conocido como Juan Pablo II), la población mundial aumentó en dos
mil millones. A una cifra tal había llegado nuestra especie en 1930,
después de millones de años de existencia sobre la Tierra.Nadie más
responsable de ese aumento desmesurado que él, que anduvo por ciento
treinta países de los cinco continentes predicando contra el control
natal, llamándose defensor de la vida porque defendía un óvulo fecundado
por un espermatozoide, el zigoto, que tiene el tamaño de una amiba. Hoy
somos siete mil millones y el daño hecho es irreparable.Esta es la
última de las más grandes infamias de la Iglesia. Las ocho cruzadas que
devastaron la llamada Tierra Santa, el exterminio de las civilizaciones
indígenas de América, la oposición a la libertad de conciencia y de
palabra y a todo avance de la ciencia, cohonestar la esclavitud, la
degradación de la mujer, la Inquisición, he ahí otras, a las que hay que
sumarles su indiferencia ante la suerte desventurada de los animales.Los
albigenses, a quienes el papa Inocencio III, el hombre más poderoso de
su tiempo, exterminó porque le enrostraban sus riquezas, llamaron a la
Iglesia de Roma ?la puta de Babilonia?, tomando la expresión del
Apocalipsis. Dos milenios lleva delinquiendo, impune, abusando de la
credibilidad del rebaño y gozando de su impúdica riqueza. La puta de
Babilonia, por lo pronto, le levanta el sumario de sus más grandes
crímenes, cuestionando de paso la existencia de un Ser Supremo que de
existir los ha permitido, sin que haya servido hasta ahora en lo más
mínimo el sacrificio de su Único Hijo.FERNANDO VALLEJO«Es un martillo de
los ortodoxos, ha escrito diatribas disparatadas, y bien ciertas, contra
la Iglesia que inventó la tortura de la Inquisición. Es un azote del
Papa, capaz, en sus distintas reencarnaciones, de autorizar la
enfermedad de los pobres y la muerte de éstos. Martillo de ortodoxos y
hereje ejerciente.» Juan Cruz, El País

Leer menos
Colección
SIN DET. ALFAGUARA
Páginas
0
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
eBook
Idioma
ES
Fecha de publicación
25-04-2012
Autor
Fernando Vallejo
Editorial
ALFAGUARA
Colección
SIN DET. ALFAGUARA
Páginas
0
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
eBook
Idioma
ES
Fecha de publicación
2012-04-25
Autor
Fernando Vallejo
Editorial
ALFAGUARA
9789587584035
25-04-2012
Fernando Vallejo
Fernando Vallejo
Ver Más
Fernando Vallejo nació en Medellín, Colombia. Estudió filosofía y letras en universidades de Bogotá y dirección de cine en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma. Vivió gran parte de su vida en México,... Leer más

Fernando Vallejo nació en Medellín, Colombia. Estudió filosofía y letras en universidades de Bogotá y dirección de cine en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma. Vivió gran parte de su vida en México, donde dirigió tres películas y escribió la mayoría de sus libros, algunos de los cuales han sido traducidos a múltiples idiomas. En 2018 regresó a Colombia para establecerse en Medellín, y allí ha escrito las Memorias de un hijueputa. El gran amor de su vida son los animales y su única causa es su defensa.

Leer menos
Ver Más

Suscríbete a nuestras novedades editoriales

Actualidad

Artículos relacionados con este libro

Reseñas

Reseñas

1 Reviews
Sin duda es texto de lectura y estudio obligado.
Sin duda es una obra de un gran contenido histórico y valioso para quienes estamos estudiando la verdad de la historia. Comparto gran parte del contenido del texto. Sin embargo, pienso que le falta trabajar en esa línea los horrorosos efectos del romanismo en américa y muy en especial en Colombia, su tierra natal. Pero en general, considero que ... Leer más
Sin duda es una obra de un gran contenido histórico y valioso para quienes estamos estudiando la verdad de la historia. Comparto gran parte del contenido del texto. Sin embargo, pienso que le falta trabajar en esa línea los horrorosos efectos del romanismo en américa y muy en especial en Colombia, su tierra natal. Pero en general, considero que es una buena obra y punto de partida para cualquier iniciado en el camino de la verdad. Leer menos
Product added to wishlist