Tarot genealógico

Víctor Leni Cordero

Fragmento

INTRODUCCIÓN

La idea de acercar a los lectores el contenido de este libro surge de un llamado a mi corazón. Era el momento de organizar un material que pudiera contribuir a un colectivo de lectores y lectoras con avidez y curiosidad sobre el autoconocimiento con el juego del Tarot. Son nuestros niños y nuestras niñas interiores los que piden desde lo profundo que no olvidemos nuestra magia sagrada, ese espacio que el Tarot como espejo devuelve tan certero y sutil.

El Tarot nos muestra el inconsciente, las sombras que pujan para dejar de ser sombras y devenir en claridad. Pero han sido años de desconexión con las fuentes, pues eran vistas con prejuicio. Sin embargo, hoy el cambio de Era se percibe y nos toca hacernos cargo de una transformación integral que va desde los aspectos personales hasta los colectivos que son indisolubles.

Se percibe en el aire el interés de conectar con herramientas que nos ayuden a resonar con nuestra esencia. El mundo y sus certidumbres se están desarmando frente a nuestros ojos, y es ahí donde nuestra mente y sus anacrónicos sistemas de creencias ya no tienen las respuestas. Es necesario encontrarnos y vincularnos con nosotros mismos desde otras prácticas y otros saberes. Yo aprendí que leer el Tarot es un acto ritual que, vinculado con la noción de inconsciente familiar, puede abrir a nuestro campo consciente décadas de información acallada, permitiéndonos resonar nuestra alma con el universo simbólico. Esas resonancias, al hacerse conscientes, nos conducen a liberarnos de nuestros condicionamientos, patrones y límites para devenir creadores de nuestra vida.

El árbol genealógico es un sistema lleno de información inconsciente y al comenzar a jugar con el Tarot y sus contenidos nos brinda una poderosa herramienta de autorrealización.

Sin la solemnidad de otras herramientas, el Tarot nos devuelve puentes hacia nuestra alma, hacia nuestra sabiduría, pues cada uno de nosotros puede conectar con esa parte esencial para nutrir y evolucionar en todos los planos adonde accedan nuestra atención y voluntad.

La divinidad, aunque no seamos conscientes, se manifiesta en los símbolos de lo cotidiano; aprender a verlos y hacer de ellos algo accesible para evolucionar se vuelve elemental, un cambio de perspectiva al vivir. Y para ello el Tarot nos invita a volver a mirar en profundidad el milagro que se manifiesta constantemente ante nosotros.

En este viaje desconocido y vertiginoso, muchas veces podemos sentir que no disponemos de las herramientas para avanzar, pero todos las tenemos en el instante en que decidimos ampliar la mirada de la supuesta realidad, o al menos repensar lo que creemos que es la realidad para renovarnos a través de nuestro vínculo con el lenguaje simbólico. El Tarot es pura poesía, su fuerza y precisión nos permiten construir y conectar con nuestro espacio sagrado, al tiempo que espeja nuestra forma de ver el mundo y, por ende, nuestra manera de crearlo.

EL TAROT CAMBIÓ MI VIDA, Y ESTOY SEGURO DE QUE CAMBIA TODAS LAS VIDAS QUE SE VINCULAN CON ÉL. ES UNA HERRAMIENTA TAN PRECISA COMO MÁGICA.

Nadie es indiferente a su fuerza, y utilizado al servicio de la toma de conciencia y el autoconocimiento, trasciende las fronteras de lo que pensábamos como límite. El Tarot nos revela que los límites siempre están en nuestra mente y que los sistemas genealógicos siempre están movidos por el amor.

Este libro está escrito para ser disfrutado y ofrece la posibilidad de funcionar como un mapa de ruta hacia las profundidades. Iniciaremos el viaje hacia el inconsciente familiar a través del Tarot, sin solemnidad, y mientras nos desnudamos con nosotros mismos.

Para eso, primero abriré una puerta a mi experiencia personal y genealógica, luego descubriremos con qué tiene que ver el Tarot como herramienta evolutiva y cuál es su enfoque, para seguir con todo el universo del inconsciente genealógico con sus tesoros y sus trampas.

Luego, conectaremos el Tarot con el universo del árbol genealógico, paseando por cada uno de los arcanos mayores para, desde ellos, desplegar resonancias e intuiciones que puedan servir para nuestras búsquedas personales. Terminaremos el viaje con juegos y ritos que desde lo empírico pretenden traducir a la acción estas ideas.

Los invito a descubrir sus propias resonancias, para que la lectura de este material pueda ser ante todo una herramienta de utilidad en sus procesos evolutivos.

Tengan a mano un cuaderno de notas al realizar este recorrido, ya que a lo largo del viaje hallarán ejercicios, preguntas y sugerencias para que en la lectura encuentren su propia voz.

EL INICIO DEL CAMINO: NUESTRO NIÑO INTERIOR

EL PÁJARO ROMPE EL CASCARÓN. EL CASCARÓN ES EL MUNDO. QUIEN QUIERA NACER, TIENE QUE DESTRUIR UN MUNDO.

HERMANN HESSE

En el Tarot, el encargado de comenzar el camino es El Mago, el niño del Tarot y también nuestro niño interior. Él es el iniciado, el que tiene herramientas a su disposición capaces de crear realidades y mundos. En su universo no existe un don especial ni ningún secreto escondido, todo está al alcance de su mano para accionar y mover las energías. Interviene la materialidad de las cosas, y es la metáfora de la entrada en la vida concreta para hacer uso de esas herramientas. Nada parece imposible dentro de su realidad: todo niño tiene una vida llena de posibilidades por delante.

Iniciar, realmente, es abrir una oportunidad a lo imposible con la confianza de que podemos realizarnos en algo que no sabemos exactamente de qué se trata, pero que irrumpe como nueva realidad y queremos investigarlo, vivirlo, crearlo.

La magia del Mago radica en su accionar genuino, verdadero. Nos enseña que el sagrado hacer es la legítima condición de la magia. Todos nosotros som

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist