Juntos en Roma (Mateo Haack)

Mateo Haack

Fragmento

cap-1

imagen

Este partido de baloncesto se me está haciendo interminable. Generalmente suelo jugar bien y soy uno de los mejores de la clase, pero no sé por qué hoy no meto ni una. He fallado todos los tiros y mi equipo se me está echando encima. A ver cómo les explico que no me puedo concentrar porque no dejo de pensar en…

—¡Mateo! Has fallado otra vez. Pero ¿qué te pasa, tío? —me pregunta a gritos alguien por detrás.

—¡Pero si estaba solo! —dice Oliver desde la otra punta de la cancha, con las manos en la cabeza—. ¿Por qué no me la has pasado?

Antes de que pueda disculparme oigo otra voz:

—¡Venga, Mate! Un punto y ganamos. ¡Esos tiros libres son tuyos!

Esa es Marta, siempre animándome. Es la única de mi equipo que no se está metiendo conmigo. Me conoce de sobra y seguro que nota que me pasa algo raro. Los buenos amigos tienen un sensor especial, una especie de detector de «algo le pasa a mi amigo».

Tengo la pelota en las manos y necesitamos solo un punto para ganar. Necesito encestar tan solo uno de los dos tiros libres. Miro fijamente a canasta pero me da la impresión de que el aro se aleja poco a poco. Parece como si ahora estuviera a diez kilómetros.

¿Cómo voy a encestar a esta distancia?

¡ES IMPOSIBLE!

Me están dando hasta escalofríos. ¡Nunca he estado tan estresado en mi vida! Ni que esto fuese un examen de vida o muerte o una prueba en las Olimpiadas… En realidad, es solo un partido entre amigos en el patio del colegio durante el recreo, algo sin ninguna importancia, lo sé, pero ¡no consigo concentrarme! Y la razón la tengo a unos metros a mi derecha:

Megan y TJ están sentados en un banco ¡a solas! No puedo dejar de mirarlos con el rabillo del ojo: hablan, ríen y se miran continuamente. Megan no deja de tocarse el pelo, como hacen las chicas cuando les gusta alguien, y él parece estar explicándole… ¿matemáticas? ¡PERO SI NO TIENE NI IDEA!

¿Cómo voy a concentrarme en el partido si Megan, la chica que más me mola de la clase, parece estar la mar de a gusto con el nuevo del colegio?

imagen

Intento dejar de mirarlos y de obsesionarme con el tema. Ahora lo importante es conseguir ese punto que nos falta para ganar. Quizá TJ le esté contando alguno de sus chistes, eso sí que se le da bien: es el payaso de la clase.

Levanto el balón, miro a canasta y…

FALLO.

Y lo peor de todo es que la pelota se ha desviado tanto del aro que le ha dado en la cara a Chloé, que estaba repasando sus apuntes sentada en una esquina del patio. Y lo «MÁS PEOR», como suele decir mi hermana Daniela, es que le HE ROTO las GAFAS. Varios compañeros han ido en su ayuda, parece estar bien, pero con las gafas destrozadas. Me siento FATAL.

—Lo siento, Chloé… No sé qué me pasa hoy —me disculpo acercándome a ella.

—Tranquilo, Mateo, tengo unas de repuesto en casa. Venga, que aún podéis ganar el partido.

¿Por qué tengo tan mala suerte? Chloé es la mejor amiga de Megan, y voy yo y le doy tal pelotazo en la cara que le rompo las gafas. Desde luego, no estoy ganando puntos para conquistar a Megan…

Vuelvo a mi posición más desanimado que antes y mirando de reojo a Megan, que sigue con TJ y ahora además me está mirando con cara de decepción. Supongo que por lo de las gafas, por lo de fallar el tiro, o por las dos cosas.

— ¡Hoy no das una! —grita Kevin, el mejor amigo de mi hermano Hugo, que en los recreos se nos une a los partidos de baloncesto porque no le gusta el fútbol.

—Silencio —grita Marta—. Aún puede meter el segundo.

—Si no lo metes, perdemos —vuelve a insistir Kevin.

¿Alguien puede meterme más presión? Cierro los ojos e intento concentrarme en la canasta. Pero es inútil: solo veo las caras de Megan y TJ mirándose a los ojos y con un montón de corazones alrededor flotando.

Venga, Mateo, un poco de AUTOCONTROL: ¡Elimina los malos pensamientos! ¡Deja la mente en blanco! ¡Tú puedes! ¡Hazlo por tu equipo! ¡A Megan le gustas tú!

No, no puedo… Es que no entiendo qué hace TJ explicando mates a Megan.

¡PERO SI TODOS SABEMOS QUE NO TIENE NI IDEA!

Ni siquiera sabe lo que es una derivada… Bueno sí, lo sabe muy bien porque de alguna manera ha derivado a Megan a su banco del patio con la excusa de las mates. Es un flipado, ¡pero si el pro de mates en clase soy yo!

Bueno, está claro que voy a tener que actuar y rápido. Y no me refiero al tiro libre sino a conquistar a Megan. Parece que TJ, con su acento americano y su pelo rubio, lo está dando todo para llevársela a su terreno… ¿Se puede saber qué tengo que hacer para llamar su atención?

1. OFRECERLE AYUDA CON LAS MATES: SI REALMENTE NECESITA QUE ALGUIEN LE EXPLIQUE MATES, EL CANDIDATO IDEAL SOY YO. PERO CLARO, PARECE QUE TJ SE ME HA ADELANTADO…

2. USAR MI ENCANTO NATURAL: DIGO YO QUE SI TENGO TANTAS FANS SERÁ POR ALGO, ¿NO? MIS AMIGOS SIEMPRE SE METEN CONMIGO PORQUE LAS CHICAS SOLO HABLAN DE MÍ. ¿POR QUÉ NO LO HACE MEGAN? AUNQUE TJ NO SE QUEDA ATRÁS EN LO DE TENER ADMIRADORAS, LA MITAD DE LAS CHICAS DE LA CLASE ESTÁN LOCAS POR ÉL!

3. CONTARLE UNOS CHISTES: VALE, SOY GRACIOSO (A VECES), PERO RECONOZCO QUE TJ ME SUPERA. A VECES, INCLUSO NO PUEDO EVITAR REÍR SUS GRACIAS. ME RINDO, DEFINITIVAMENTE ÉL ES EL MÁS DIVERTIDO DE LA CLASE.

Lo tengo MUY COMPLICADO. Es para volverse imagen Pero loco en plan mal, no a lo CRAZY.

¡RIIING!

—Mateo, ¡lanza ya! que tenemos que volver a clase. ¡Ha sonado el timbre!

—¡¡¡Vamooosss!!!

Echo un vistazo por última vez al banco de los tortolitos antes de lanzar y … ¡Megan me está mirando! Uf, ¡¡¡qué presión!!! No puedo fallar ahora, pero las manos me tiemblan y las rodillas aún más.

Miro al frente, lanzo el balón, rebota en el aro, vuelve a rebotar en el aro y… FUERA.

Bienvenidos al FIN: fin del partido y fin de mi historia con Megan, que termina antes de empezar. Seguro que está pensando que soy un torpe. He hecho el ridículo delante de todos.

Oh my God, Mateo! You have to focus! —me dice TJ acercándose a mí con una sonrisa y revolviéndome el pelo con la mano.

¿Que me tengo que concentrar? ¡Eso intentaba! Si él supiera… Yo creo que este chico ni se ha dado cuenta de que a mí también me gusta Megan… Aunque , la verdad, yo tampoco sé si realmente él está pillado por ella. Quizá solo está tratando de ser amable…

Lo que sí sé es que ha sido el recreo más largo de mi vida. ¿Se puede acabar ya este día, por favor?

imagen

cap-2

imagen

Volvemos todos a las aulas. Marta me da con el balón en la espalda justo antes de entrar.

—Tío, ya te vale. Está

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist