The Crazy Haacks y la puerta del futuro (Serie The Crazy Haacks 7)

The Crazy Haacks

Fragmento

cap-1

imagen

Jamás había visto a Hugo tan alterado. Ni siquiera aquella vez que perdió los pantalones en el parque de atracciones (mejor no me preguntéis…) y tuvo que ir en CALZONCILLOS hasta la tienda de la entrada para que mamá le comprara otros. No sé qué le pasa a este chaval que siempre acaba con el culo al aire. ¿Será que le gusta?

imagen

Bueno, Daniela tampoco se queda corta. Es experta en tirarse pedos en los peores momentos. Da igual que estés encerrado en un ascensor o en medio de un directo en YouTube. Cualquier circunstancia es buena para la emisión de gases tóxicos a la atmósfera. Eso sí, ¡con una sonrisa! Ella nunca la pierde… salvo AHORA.

La noticia que nos acaba de dar Klaus nos ha dejado a todos consternados: HANNAH, su sobrina, la mejor inventora del futuro, el crush platónico de Hugo…

imagen

Klaus, que nos ha dado la mala noticia en persona a través del reloj sin tiempo, se ha echado a llorar. Y es que Hannah no es solo su sobrina: es su ojito derecho y su mayor apoyo para inventar cosas INCREÍBLES. Tan increíbles como los inventos que nos han llevado a cometer las mayores locuras de todos los tiempos:

imagen

imagen

Aunque sin Hannah… ¡quizá no haya un siguiente invento! Klaus está tan hecho polvo que, si no la encuentra, tal vez no tenga ganas de seguir inventando… ¡nada de nada! Lo entiendo perfectamente. ¡Debe de ser como si le cortaran un brazo! O peor, ¡como si yo me quedara sin uno de mis hermanos!

Es verdad que son MUY PESADOS y que es MUY DIFÍCIL ser el hermano mayor, sobre todo porque hay que estar SUPERATENTO para que no se metan en líos… ¡y de los gordos! Pero también es verdad que, sin ellos, mi vida no sería igual.

imagen

Y hablando de hermanos: Hugo está igual o peor que Klaus. Se ha quedado con la cara del emoji que grita y lleva un buen rato así, como si alguien le hubiera dado al botón de PAUSA. Supongo que eso es lo que pasa cuando desaparece tu CRUSH.

imagen

Daniela y yo también nos hemos quedado medio paralizados. Es una noticia del todo inesperada y solo la idea de pensar que le haya pasado algo a Hannah nos revuelve el estómago. Pero lo importante ahora es dar un paso adelante y controlar la situación, pensar en un PLAN DE BÚSQUEDA. Pero claro, con Klaus llorando y totalmente desubicado, me temo que me toca a mí hacerme cargo de todo.

imagen

Me preparo para concentrarme y pensar con todas mis fuerzas, adoptando una pose de DETECTIVE: mano en la barbilla y ojos entrecerrados.

imagen

Lo primero es obtener tantos datos como pueda, así que empiezo el interrogatorio:

—Klaus, ¿cómo es que Hannah ha desaparecido? Explícate.

—A lo mejor no ha desaparecido y solo se ha marchado a una sesión de fotos. Fijo que quiere convertirse en modelo —dice Daniela, haciendo un par de poses de ejemplo—. Es tan guapa y tiene tanto STYLE…

imagenPongo los ojos en blanco. Está claro que el interrogatorio a Klaus no será fácil con mis hermanos interfiriendo y especulando. Además me temo que eso no es lo que ha pasado porque Klaus no está preocupado, está PREOCUPADÍSIMO. ¡Es la primera vez que lo vemos llorar! La única explicación que se me ocurre es que de verdad haya problemas muy gordos detrás de la desaparición. Es más, creo que Hannah podría estar en PELIGRO.

imagen

Klaus, que aunque esté destrozado y triste nunca pierde la paciencia, corrige a Dani:

—¡Ojalá fuera esa la causa de su desaparición, Fraülein! Pero Hannah no quiere ser modelo. De hecho, lo fue de pequeña gracias a sus mofletes tan adorables y regordetes… y no le gustó mucho la experiencia; ella siempre tuvo claro que quería ser inventora, nada de modelo o actriz. Ya desde niña andaba trasteando con fórmulas y cachivaches.

—Pues yo quiero ver las fotos que le hicieron —dice Daniela—, me encanta todo lo que sea pequeño, redondito y achuchable: squishies, cachorritos, bebés ¡o mofletes!

imagen

—Daniela, ahora no es el momento… Centrémonos en encontrar a Hannah —le advierto antes de que siga yéndose por los cerros de Úbeda.

—Entonces ¿adónde ha podido ir? —pregunta Hugo con la voz débil. Se nota que está hundido en la tristeza.

—¡Esa es la cuestión, meine Freunde! Hannah nunca se iría a ninguna parte sin avisarme… y menos AHORA. Jamás se hubiese ido sin terminar su nuevo invento: una BEBIDA SUPERPODEROSA.

imagen

—¿Y qué poderes tiene esa bebida? —pregunto, como buen detective.

—No me lo ha querido decir para darme una sorpresa…, pero, conociéndola, seguro que son unos PODERES ALUCINANTES. Mi Hannah es una gran inventora… o, por lo menos ¡lo ERA! —dice Klaus, llorando desconsolado.

Al oírlo, Hugo da una palmada en el aire que nos asusta a todos. Parece que por fin ha reaccionado.

—¡Nada de hablar en pasado de Hannah! ¡VAMOS A ENCONTRARLA! Tenemos que llamar a la policía, a los bomberos, a los geos, al ejército y a todos los detectives privados de la Alemania del futuro.

¡¡¡HAY QUE ENCONTRAR

A HANNAH

CUANTO ANTES!!!

imagen

Confirmado: Hugo no está solo COLADO. Está ENAMORADO. O más bien dicho: ENAMORADÍSIMO. Desde el momento en que conocimos a Hannah en nuestro primer viaje al futuro no ha hecho otra cosa que hablar de ella. Y luego, cuando se encontraron solos gracias al reloj sin tiempo…, ¡hasta se besaron y todo! ¡Y ella le pidió salir!

Si hiciéramos una escala de 0 a 100 en la que 0 es no tener ningún crush y 100 es llevar tatuado el nombre de la otra persona en el corazón…

imagen

—Aunque Hugo ha exagerado un poco con lo de llamar a media Alemania del presente y el futuro, igual sí que deberíamos pedir ayuda. ¿No crees, Klaus? —digo yo.

—¡Ya lo intenté! Pero me temo que esta vez estamos solos, mein Freund…

—Pero ¿has ido a la policía? —pregunta Dani.

—Natürlich! Fue lo primero que hice, aunque no

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist