• ¡En oferta!
Un abogado rebelde

Un abogado rebelde

PLAZA & JANÉS , noviembre 2016
(2)

El narrador favorito de Estados Unidos, maestro del thriller legal, sorprende con una novela valiente, aguda y fascinante, protagonizada por un personaje sin igual.

No va a permitir que la verdad se interponga en el camino de la justicia...

Sebastian Rudd no es el típico abogado: lleva arma y su oficina es una camioneta a prueba de balas conducida por su guardaespaldas, que a su vez es su asistente legal y único amigo. Defiende a quienes otros no querrían ni ver: un drogadicto, un chico tatuado que supuestamente forma parte de un culto satánico acusado de acosar y matar a dos niñas pequeñas, un criminal en el corredor de la muerte, un hombre arrestado por disparar a unos geo al entrar por error en su casa... ¿Por qué estos clientes?

Porque cree que todo el mundo tiene derecho a un juicio justo, incluso aunque él tenga que hacer trampa para conseguirlo. Odia la injusticia, no le gustan las aseguradoras, los bancos o las grandes empresas, desconfía de cualquier persona que tenga que ver con el Gobierno y se ríe de las nociones del sistema judicial sobre comportamiento ético.

La crítica ha dicho...
«Espectacular.»
The Washington Post

«El mejor autor vivo de thriller
Ken Follett

«Grisham ha dado un paso adelante en una nueva dirección en el terreno de la intriga.»
Janet Maslin, The New York Times

«La obra de Grisham (siempre el mejor entretenimiento posible) evoluciona hacia algo más serio, con más fuerza, más digno de su extraordinario talento.»
Patrick Anderson, The Washington Post

«Sebastian Rudd es como un Philip Marlowe del siglo XXI con una voz directa, tosca, áspera, pedante a la vez que poética.»
Benjamin Percy, The New York Times Book Review

«Fantástico, ingenioso... Grisham todavía consigue que parezca fácil.»
Maureen Corrigan, The Washington Post

«Cautivador y entretenido. Grisham encuentra el drama en las pequeñas escaramuzas que tienen lugar en nuestro sistema legal cada día.»
Charles Finch, USA Today

Leer más

No va a permitir que la verdad se interponga en el camino de la justicia...

Sebastian Rudd no es el típico abogado: lleva arma y su oficina es una camioneta a prueba de balas conducida por su guardaespaldas, que a su vez es su asistente legal y único amigo. Defiende a quienes otros no querrían ni ver: un drogadicto, un chico tatuado que supuestamente forma parte de un culto satánico acusado de acosar y matar a dos niñas pequeñas, un criminal en el corredor de la muerte, un hombre arrestado por disparar a unos geo al entrar por error en su casa... ¿Por qué estos clientes?

Porque cree que todo el mundo tiene derecho a un juicio justo, incluso aunque él tenga que hacer trampa para conseguirlo. Odia la injusticia, no le gustan las aseguradoras, los bancos o las grandes empresas, desconfía de cualquier persona que tenga que ver con el Gobierno y se ríe de las nociones del sistema judicial sobre comportamiento ético.

La crítica ha dicho...
«Espectacular.»
The Washington Post

«El mejor autor vivo de thriller
Ken Follett

«Grisham ha dado un paso adelante en una nueva dirección en el terreno de la intriga.»
Janet Maslin, The New York Times

«La obra de Grisham (siempre el mejor entretenimiento posible) evoluciona hacia algo más serio, con más fuerza, más digno de su extraordinario talento.»
Patrick Anderson, The Washington Post

«Sebastian Rudd es como un Philip Marlowe del siglo XXI con una voz directa, tosca, áspera, pedante a la vez que poética.»
Benjamin Percy, The New York Times Book Review

«Fantástico, ingenioso... Grisham todavía consigue que parezca fácil.»
Maureen Corrigan, The Washington Post

«Cautivador y entretenido. Grisham encuentra el drama en las pequeñas escaramuzas que tienen lugar en nuestro sistema legal cada día.»
Charles Finch, USA Today

Leer menos
Colección
EXITOS
Páginas
496
Traductor
Sergio Lledo Rando
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
eBook
Idioma
ES
Fecha de publicación
03-11-2016
Autor
John Grisham
Editorial
PLAZA & JANES
Colección
EXITOS
Páginas
496
Traductor
Sergio Lledo Rando
Target de edad
Adultos
Tipo de encuadernación
eBook
Idioma
ES
Fecha de publicación
2016-11-03
Autor
John Grisham
Editorial
PLAZA & JANES
9788401018084
03-11-2016
John Grisham
John Grisham
Ver Más
John Grisham (Jonesboro, Arkansas, 1955) se dedicaba a la abogacía antes de convertirse en un escritor de éxito mundial. Desde que publicó su primera novela en 1988, ha escrito casi una por año. Todas sin... Leer más

John Grisham (Jonesboro, Arkansas, 1955) se dedicaba a la abogacía antes de convertirse en un escritor de éxito mundial. Desde que publicó su primera novela en 1988, ha escrito casi una por año. Todas sin excepción han sido best sellers y ocho de ellas han resultado ser una magnífica fuente de guiones para el cine.

Entre sus obras destacan los siguientes títulos, todos ellos convertidos también en películas de éxito: Tiempo de matar, La tapadera, El informe Pelícano, El cliente, Cámara de gas, Legítima defensa, El jurado. Sus últimas obras publicadas en España son Ajuste de cuentas, La gran estafa, El caso Fitzgerald, El soborno y Un abogado rebelde.

Leer menos
Ver Más

Suscríbete a nuestras novedades editoriales

Actualidad

Artículos relacionados con este libro

Reseñas

Reseñas

2 Reviews
Buen libro
Es un libro atrapante por la mayoría de los momentos, que te da ganas de seguir hasta ver como termina el caso. Hay veces que da giros inesperados y resulta impactante la verdad, con características de los personajes verosímiles, tales como la mentira, arrogancia, desinterés. Lo único que crítico es que a veces se vuelve muy pesado con algunas c... Leer más
Es un libro atrapante por la mayoría de los momentos, que te da ganas de seguir hasta ver como termina el caso. Hay veces que da giros inesperados y resulta impactante la verdad, con características de los personajes verosímiles, tales como la mentira, arrogancia, desinterés. Lo único que crítico es que a veces se vuelve muy pesado con algunas cosas de poca importancia, y da demasiados detalles sobre las mismas, los cuales pueden extenderse por tres capítulos seguidos. Leer menos
Un abogado que se las sabe todas
Es la primera novela que leo de este prolífico autor de novela negra norteamericana. John Grisham es un auténtico fenómeno editorial dentro y fuera de su país. Varias veces sus títulos han sido los más vendidos en USA. “Un abogado rebelde” no es una novela excelente, pero sí que es una novela entretenida, que hilvana de manera adecuada varias hi... Leer más
Es la primera novela que leo de este prolífico autor de novela negra norteamericana. John Grisham es un auténtico fenómeno editorial dentro y fuera de su país. Varias veces sus títulos han sido los más vendidos en USA. “Un abogado rebelde” no es una novela excelente, pero sí que es una novela entretenida, que hilvana de manera adecuada varias historias (los distintos casos que lleva el abogado en su despacho) generando entre todas ellas un thriller que en lugar de por las calles y tugurios habituales se mueve por los entresijos del sistema legal. Como ocurre tantas veces la traducción con la que la novela llega a nosotros, “Un abogado rebelde”, traiciona el calificativo que el autor dio a su personaje: “Un abogado canalla”.El autorJohn Grisham nació en Jonesboro (Arkansas) en 1955. Tras graduarse en Derecho, ejerció como abogado especializado en temas de Derecho Civil y Penal. Sus conocimientos legales son los que pone sobre el tablero en los thrillers que son sus novelasEn 1989 se inició en el mundo literario con la obra 'Tiempo de matar ' pero fue con su segunda novela, 'La tapadera', con la que alcanzó la popularidad. Desde entonces, la aparición de todas sus obras siguientes tales como: 'El informe Pelicano', 'El cliente', 'El jurado', 'Causa justa' entre otras, han sido recibidas con enorme entusiamo, no sólo por parte de los lectores y críticos, sino también por la industria cinematográfica, que las ha convertido en auténticas superproducciones:La tapadera (The Firm, 1993, dirigida por Sydney Pollack)El informe Pelícano (The Pelican Brief, 1993, dirigida por Alan J. Pakula)El cliente (The Client, 1994, dirigida por Joel Schumacher)Tiempo de matar (A Time to Kill, 1996, dirigida por Joel Schumacher)Cámara sellada (The Chamber, 1996, dirigida por James Foley)Legítima defensa (The Rainmaker, 1997, dirigida por Francis Ford Coppola)Conflicto de intereses (The Gingerbread Man, 1998, dirigida por Robert Altman). Basada en un relato corto.La granja (A Painted House, 2003, dirigida por Alfonso Aráu). Adaptación para televisión.El jurado (Runaway Jury, 2003, dirigida por Gary Fleder)Una Navidad de locos (Christmas with the Kranks, 2004, dirigida por Joe Roth). Adaptación de la obra Una Navidad diferente (Skipping Christmas).Y ahora que las series de televisión se han alzado con el cetro del entretenimiento audiovisual, también algunas de sus novelas han pasado a ser base de exitosos seriales:El cliente (The Client, 1995-1996)The Firm (The Firm, 2011, creadores: John Grisham y Lukas Reiter)En total el novelista lleva hasta el momento escritos treinta libros de ficción legal,seis de ficción no legal y dos de no ficción novelada. Un autor prolífico, sin lugar a dudas.Como curiosidad sólo decir que en 2013 las autoridades militares de Guantánamo prohibieron que se entregaran libros de este autor (en los que se repasan muchos de los principios básicos del derecho estadounidense) a los presos retenidos en esta instalación militar, por ser "problemáticos". Mi comentarioEl abogado Sebastian Rudd se desplaza en una furgoneta que utiliza como despacho desde que alguien le voló el despacho donde recibía a sus clientes. Le acompaña Partner, un antiguo cliente al que sacó inocente de la acusación de haber matado a un agente de narcóticos infiltrado y que desde entonces es su asistente personal: amigo, chófer, guardaespaldas, investigador... Sebastian Rudd es un abogado que se nutre de aquellos asuntos espinosos que surgen por abusos policiales o negligencias del Estado.  Ejerce la abogacía en Milo, un pequeño pueblo de apenas 3000 habitantes ubicado en el condado de Piscataquis en el estado estadounidense de Maine.Sus defendidos son casos perdidos, los que no quiere nadie: Gardy, un drogadicto acusado de violar, secuestrar y matar a dos niñas; Link Slanlon, un delincuente capo de una organización mafiosa, que se encuentra en el corredor de la muerte por haber mandado asesinar a un juez; o Doug Renfro, un hombre de 70 años que vio cómo ocho policías de asalto entraban por la fuerza en su casa, mataban a su mujer y él respondía a la agresión matando a uno de los asaltantes. También defiende voluntariamente y gratis a un luchador que representa, Tadeo Zapate; y hasta hay ocasiones en que el cliente no es elegido por él sino que le viene dado forzado por la situación. Es lo que le sucede con Arch Swanger, un delincuente que conocedor de los éxitos de Rudd se pone en sus manos aunque Rudd no lo desea y le cueste librarse de él. ¿Por qué elige estos clientes? Pues simplemente porque cree que todo el mundo tiene derecho a un juicio justo, incluso aunque él tenga que hacer trampa para conseguirlo. Odia la injusticia, no le gustan las aseguradoras, los bancos o las grandes empresas, desconfía de cualquier persona que tenga que ver con el Gobierno y se ríe de las nociones del sistema judicial sobre comportamiento ético.El abogado Rudd utiliza todas las estratagemas habidas y por haber para resolver sus difíciles casos:"Lucho por mis clientes con uñas y dientes y quebrantaría la mayoría de las leyes para protegerlos, pero nunca íntimo demasiado con ellos."En esta lucha por sus clientes llega a veces a colaborar con la policía en la resolución de asuntos encallados en sus Departamentos, pero siempre a cambio de provocar determinados comportamientos del alcalde de la localidad Woody, del fiscal Max Mancini o del Jefe de Policía; comportamientos que allanan sus casos y sirven también para resolver otros que los agentes tienen entre manos. El único límite que se pone Sebastian Rudd es evitar incurrir en conductas que le puedan suponer la expulsión del Colegio de Abogados y su inhabilitación. Está siempre en el filo de la navaja.Radiografía de la sociedad americanaEn la novela afloran infinidad de asuntos que existen en la sociedad norteamericana [la mayoría de ellos son trasplantables a las nuestras europeas]:? Inmundicia de los polítcos que prefieren condenar a inocentes antes que reconocer un error policial en especial si éste puede salpicar su carrera. Al tiempo estos políticos (el alcalde Woody, el fiscal Mancini, etc.) con tal de no caer destituirán a personas de su supuesta confianza, harán declaraciones públicas impactantes, sacarán dinero de fondos opacos para untar a delincuentes que van a favorecerles.... Todo esto lo conoce Rudd, se aprovecha de ello y a veces lo estimula.  ? Represión en la sociedad norteamericana. John Grisham reflexiona dura y con gran clarividencia sobre este asunto: "En nuestro sistema quien pasa un año en prisión por un crimen no cometido puede considerarse afortunado. Hay miles de personas a las que encierran durante décadas, aunque eso ya es otra historia.""Vivimos en un estado policial y el aparato represivo cuenta con todos los apoyos""Es triste pero en nuestros tiempos disentir se considera antipatriótico y el 11S ha creado una atmósfera en la que se reprimen las críticas a los de uniforme, sin importar cuál de ellos lleven". ? Puritanismo hipócrita de la sociedad americana. Al abogado Rudd si hay algo que le molesta es que se procese a un inocente por detalles tan peregrinos como sus gustos musicales: "En palabras de Mugre, Gardy se encontraba bajo los efectos de las drogas y había escuchado heavy metal" ? Reflexión sobre la lucha contra la droga que lleva a la cárcel sobre todo a jóvenes negros que tras una media de estancia de 7 años volverán a la calle, pero ya estigmatizados como exconvictos, y que volverán a la celda en el plazo de unos tres años. "Hemos perdido el norte"? Mucha culpa de la prensa amarilla en todo lo que sucede pues sus profesionales, siempre tan pegados a los juzgados, desean en muchas ocasiones materializar  el viejo adagio de que la realidad no les estropee una buena noticia: "El directo se traslada al exterior del Tribunal Superior de Justicia de Washington, donde el reportero de la CNN prácticamente reza por que se produzca algún tipo de explosión"? Reflexión sobre la emigración latina. El protagonista-narrador Sebatian Rudd, al ver a la madre de su cliente Tadeo Zapate en la sala del juicio, no puede por menos que hacerse la siguiente reflexión:  "Ella emigró desde El Salvador hace veinticinco años, tiene su tarjeta de residencia legal en regla, trabaja en una cafetería en horario nocturno y se encarga de criar a una manada de hijos, nietos y toda clase de allegados.  Tadeo y sus aptitudes como luchador de jaula eran su billete hacia una vida mejor."? Custodia legal de los hijos de padres divorciados. Buena parte de la novela se ocupa de las peleas mantenidas entre el narrador-protagonista y su ex-esposa Judith. Ambos son padres de un niño de 7 años, Starcher. Rudd se separó de Judith, la madre, al poco de nacer el chico. Ella vive con Ava, abogada también; Judith utiliza todo tipo de añagazas jurídicas para intentar arrebatarle las míseras 36 horas semanales a las que tiene derecho para estar con su hijo. Pero Rudd se defiende bravamente pues no quiere perder el contacto con el chico y logra, siempre con sus métodos algo discutibles, que Starcher le quiera como padre y desee estar con él y salir así del estricto control de las dos madres que le han tocado en suerte.  FinalEn el género de la novela negra, los protagonistas suelen ser normalmente detectives privados y/o policías. A veces sube el rango del investigador y es un juez o jueza quien dirige la indagación; también en ocasiones es el fiscal quien se convierte en el sabueso y perseguidor de la verdad. Los abogados, como sucede en esta y en otras novelas de Grisham, también han protagonizado algunas grandes novelas y series de novelas; basta recordar al abogado Wilfrid Robarts, que luego encarnó en la gran pantalla Charles Laughton, de la novela de Agatha Christie "Testigo de cargo". Aunque el abogado literario más famoso haya sido sin duda Perry Mason que protagonizó 80 novelas de  Erle Stanley Gardner y conoció un gran éxito en los albores de la televisión allá por los años 60 en una serie  con el mismo título. La gran diferencia entre Sebastian Rudd y los abogados de Erle Stanley Gardner y Agatha Christie es que el letrado de John Grisham no es un ejemplo de conducta. Más bien al contrario como ya he dicho antes su sentido de la ética es casi inexistente moviéndose siempre por los aledaños de las alcantarillas aunque milagrosamente no llegando a caer en ellas. Es un abogado que domina el corpus legislativo en vigor y que sabe encontrar las lagunas que hay en él. Y ahí es a donde acude a abrevar, intentando ordeñar cuanto le sea posible la teta del Estado en forma de indemnizaciones por mala praxis de sus funcionarios. Es un buitre, un carroñero que hurga en la podredumbre del Sistema para extraer de él cuanto le sea posible. Eso sí, como ya he dicho antes, procurando no perder su propia independencia personal aunque eso le haga merecedor del odio de unos y de otros, policías y ladrones. En definitiva como reza el título original, "Un abogado canalla".  Leer menos
Product added to wishlist