• ¡En oferta!
La feria de las vanidades (Los...
Escuchar fragmento
William M. Thackeray
William M. Thackeray Ver Más
William Makepeace Thackeray (1811-1863) nació en Calcuta, hijo de una familia de funcionarios angloindios. A los cinco años, tras la muerte de su padre, se trasladó a Inglaterra donde más tarde estudiaría...
Leer más

William Makepeace Thackeray (1811-1863) nació en Calcuta, hijo de una familia de funcionarios angloindios. A los cinco años, tras la muerte de su padre, se trasladó a Inglaterra donde más tarde estudiaría derecho en Cambridge, carrera que abandonaría para viajar por Europa como corresponsal de diversos periódicos. En 1836 se casó en París con Isabella Shawe. En 1844 publicó su primera novela, Barry Lyndon, de influencia dickensiana. En 1847 apareció El libro de los snobs, integrado por una serie de ensayos y dibujos en los que el autor caricaturizaba la hipocresía de la sociedad británica, y vio la luz por entregas su obra maestra, La feria de las vanidades, a la que seguirían obras como The History of Pendennis (1848-1850), La historia de Henry Esmond (1852), The Newcomes (1853-1855) y The Virginians (1857-1859).

Leer menos
Ver Más

La feria de las vanidades (Los mejores clásicos)

con introducción de un catedrático emérito de la Universidad de Oxford


Formatos disponibles
$ 6.791,99


Formatos disponibles
$ 6.791,99


Dos heroínas navegan la clase alta del siglo XIX en esta novela, un ataque satírico directo al corazón de una sociedad loca por el dinero.

Introducción de John Carey, catedrático emérito de la Universidad de Oxford

Traducción de Alfonso Nadal

Formatos disponibles
$ 6.791,99
$ 6.791,99
Escuchar fragmento

Dos heroínas navegan la clase alta del siglo XIX en esta novela, un ataque satírico directo al corazón de una sociedad loca por el dinero.

Introducción de John Carey, catedrático emérito de la Universidad de Oxford

Traducción de Alfonso Nadal


En el recinto de la Feria se erige suntuoso uno de los mejores retratos de la sociedad inglesa de principios del siglo XIX, cuyo director de escena de mirada desencantada no es otro que William M. Thackeray, maestro en el arte de crear personajes femeninos. Así, pronto veremos pisar el escenario a dos mujeres inolvidables: la dulce y apocada Amelia Sedley y la inteligente y amb..."

Leer más

En el recinto de la Feria se erige suntuoso uno de los mejores retratos de la sociedad inglesa de principios del siglo XIX, cuyo director de escena de mirada desencantada no es otro que William M. Thackeray, maestro en el arte de crear personajes femeninos. Así, pronto veremos pisar el escenario a dos mujeres inolvidables: la dulce y apocada Amelia Sedley y la inteligente y ambiciosa Becky Sharp cobran vida en un juego fascinante, lleno de trampas y de emoción con las Guerras Napoleónicas como trasfondo, en una obra magistral de la literatura de todos los tiempos: La feria de las vanidades.

La clásica traducción que en su día realizara Alfonso Nadal viene precedida en la presente edición por un esclarecedor estudio introductorio. Lo firma John Carey, catedrático emérito de literatura inglesa en la Universidad de Oxford y crítico literario de renombre indiscutible.

Leer menos

Colección
Penguin Clásicos
Páginas
998
Traductor
ALFONSO NADAL
Serie-Saga
Los mejores clásicos
Target de Edad
Adultos
Tipo de encuadernación
eBook
Idioma
ES
Fecha de publicación
09-06-2016
Autor
William M. Thackeray
Editorial
PENGUIN CLÁSICOS
Dimensiones
115mm x 180mm
Colección
Penguin Clásicos
Páginas
998
Traductor
ALFONSO NADAL
Serie-Saga
Los mejores clásicos
Target de Edad
Adultos
Tipo de encuadernación
eBook
Idioma
ES
Fecha de publicación
2016-06-09
Autor
William M. Thackeray
Editorial
PENGUIN CLÁSICOS
Dimensiones
115mm x 180mm
9788491052807

Escuchar fragmento
William M. Thackeray
William M. Thackeray Ver Más
William Makepeace Thackeray (1811-1863) nació en Calcuta, hijo de una familia de funcionarios angloindios. A los cinco años, tras la muerte de su padre, se trasladó a Inglaterra donde más tarde estudiaría...
Leer más

William Makepeace Thackeray (1811-1863) nació en Calcuta, hijo de una familia de funcionarios angloindios. A los cinco años, tras la muerte de su padre, se trasladó a Inglaterra donde más tarde estudiaría derecho en Cambridge, carrera que abandonaría para viajar por Europa como corresponsal de diversos periódicos. En 1836 se casó en París con Isabella Shawe. En 1844 publicó su primera novela, Barry Lyndon, de influencia dickensiana. En 1847 apareció El libro de los snobs, integrado por una serie de ensayos y dibujos en los que el autor caricaturizaba la hipocresía de la sociedad británica, y vio la luz por entregas su obra maestra, La feria de las vanidades, a la que seguirían obras como The History of Pendennis (1848-1850), La historia de Henry Esmond (1852), The Newcomes (1853-1855) y The Virginians (1857-1859).

Leer menos
Ver Más
Géneros Relacionados

Suscríbete a nuestras novedades editoriales

Libros de la serie

Actualidad

Artículos relacionados con este libro

Reseñas

Reseñas

Reseñas
1 Reseñas
El costumbrismo de la época napoleónica
La feria de las vanidades cuenta la historia de dos mujeres en plena época napoleónica. Por una lado, tenemos a Amelia, una chica dulce, modesta, sumisa, todo corazón. Por otro lado, Rebecca Sharp, ambiciosa, manipuladora, mentirosa por naturaleza. Estas dos amigas tan diferentes tendrán vidas igual de dispares, en un mundo donde las apariencias... Leer más
La feria de las vanidades cuenta la historia de dos mujeres en plena época napoleónica. Por una lado, tenemos a Amelia, una chica dulce, modesta, sumisa, todo corazón. Por otro lado, Rebecca Sharp, ambiciosa, manipuladora, mentirosa por naturaleza. Estas dos amigas tan diferentes tendrán vidas igual de dispares, en un mundo donde las apariencias mandan más que el corazón, y el cinismo te lleva más lejos que cualquier buena acción. Señoras y señores, acabamos de entrar en el juego de la feria de las vanidades.Esta novela es una historia costumbrista cuya belleza radica en su simpleza. No os esperéis grandes dosis de acción o de aventuras, porque os aseguro que éste no es vuestro libro. Lo que sí encontraréis es una trama interesante, unos personajes bastante bien construidos y muchísimas reflexiones sobre la vida en aquellos años convulsos y el comportamiento humano acerca de temas como la guerra, el amor, la soltería, la vanidad , la muerte, el deseo o las costumbres sociales.Lo mejor de la obra es el estilo del autor. Si hay algo que le gustaba a Thackeray era la ironía. Tenía puntos de humor inglés muy interesantes, y me ha llamado ciertamente la atención cómo es capaz de hacer una crítica mordaz y despiadada con sólo unas pinceladas humorísticas. Además, como ya he comentado, no le importa opinar acerca de cualquier tema filosófico o sociológico que se pueda plantear, él escribe lo que quiere, y después cada lector puede interpretar o juzgar como desee. Además, cuando menos lo esperabas, rompía "la cuarta pared" para dirigirse al lector como si estuvieses con él en ese momento, tomando el té de las cinco.Los personajes me han dejado un punto agridulce. No me disgustaron, pero a veces los veía demasiado estereotipados, a falta de una palabra mejor. No es que sean típicos en sí, si no que han quedado encasillados en su propia personalidad. Amelia siempre fue dulce, sensible, honesta, sacrificada y muy, muy sumisa. Por otro lado, Becky se pasó toda la novela comportándose como una mentirosa, hipócrita y mordaz mujer sin sentimientos que vayan más allá de sí misma y de sus necesidades. Entiendo que cada una refleje formas diferentes de enfrentarse a la vida que le ha tocado, pero me hubiera gustado más ver alguna escena en la que ambas se salieran de ese patrón. Amelia tuvo algún momento, pero sinceramente me pareció insuficiente. Los personajes que más me han gustado han sido sin duda el capitán Osborne, prometido de Amelia, y su mejor amigo Dobbin, ya que, a mi modo de ver, son los que más han evolucionado a lo largo del libro.Ahora bien, si antes dije que lo mejor de la obra era el estilo del autor, sin duda eso también es lo peor. El libro no es que fuera lento, es que no parecía avanzar nunca. El mismo Thackeray dice en el capítulo 25 que la trama apenas avanzó desde el 13, sólo digo eso. Era demasiado pesado, no era necesario que me contaras los problemas matrimoniales de la mujer del superior del capitán Dobbin, o de la criada de la amiga de otro secundario que aparecía de vez en cuando. En serio, había veces que no creí que conseguiría acabar la novela, me dejaba exhausta. Sin embargo, el final me pareció que ocurría demasiado rápido, como si el autor se hubiese cansado de escribir y quisiese acabar cuanto antes.En resumen, "La feria de las vanidades" es una novela que merece la pena leer, pero que debes estar muy preparado y haber leído bastantes clásicos antes de elegir éste. Leer menos
Añadido a tu lista de deseos