Qué hace la gente exitosa antes del desayuno

Laura Vanderkam

Fragmento

Introducción

INTRODUCCIÓN

Aunque lo que acabas de tomar en tus manos es un libro físico, Qué hace la gente exitosa antes del desayuno nació en el mundo digital.

168 horas, mi primer libro sobre administración del tiempo, se publicó en mayo de 2010; poco después, comencé a bloguear acerca de temas similares, unas cuantas veces a la semana para BNET (entidad que más adelante se incorporó a MoneyWatch de CBS). En BNET todos los días recibía los reportes del tráfico de los lectores del día anterior, y esa información se volvió adictiva e inspiradora. Al estudiar los datos comencé a identificar los temas y títulos que más le interesaban a la gente, y también pude ver cuáles publicaciones en realidad no les importaban a muchos.

Un día, en mayo de 2011, de pronto me encontré escribiendo acerca de uno de mis consejos preferidos sobre administración del tiempo: cómo aprovechar las mañanas. A lo largo de los años noté que la gente que lleva a cabo muchas tareas solía usar mejor esas horas matinales que el resto de nosotros nada más dejamos pasar. Mientras algunos sólo oprimimos ese botón del despertador que nos permite echarnos otro sueñito, otras personas ya están entrenando para medios maratones; y mientras algunos de nosotros batallamos para que nuestros hijos se vistan y lleguen a la puerta, otros ya están disfrutando de divertidos desayunos familiares y organizando a sus pequeños para asistir a clubes literarios matutinos. Por eso comencé a escribir sobre actividades que se podían realizar en las primeras horas de la mañana: justo antes de que tu vida tuviera la oportunidad de escaparse. Luego me quedé sentada, pensando en un título adecuado. Se me ocurrió que podría intitular mi comentario, “Aprovecha tus mañanas”, pero en el último momento, con todos esos reportes del tráfico de lectores que me daban vuelta en la cabeza, decidí cambiar a “Qué hace la gente exitosa antes del desayuno”.

Resultó ser un buen paso. Había algo en el título que, sencillamente, atraía a los lectores. Porque todos queremos ser exitosos, pero modificar la forma en que utilizamos las 168 horas que tenemos a la semana parece una labor monumental. ¿Cambiar lo que hacemos antes del desayuno? Bueno, eso sí suena posible. Mis reportes se incrementaron en muy poco tiempo y un día muy memorable alcanzaron los seis dígitos porque la gente estaba compartiendo el vínculo en internet.

Una semana después, o poco más, el tráfico de lectores volvió a la normalidad, pero cada vez que incluía ese título en las listas de vínculos, los reportes repuntaban. Entonces me di cuenta de que me había topado con una idea que de verdad le interesaba a la gente, pero, ¿qué era lo que debía hacer con esa información?

Ese otoño fui a una fiesta editorial para otro de los autores de Portfolio en Nueva York; ahí conversé con Brooke Carey, mi editor, quien me había dicho que Penguin quería experimentar un poco más con el mercado de los libros electrónicos. Los lectores electrónicos y las tabletas estaban cambiando el ámbito de la edición, y todos tratábamos de imaginar cómo funcionaría a partir de entonces. Los libros electrónicos ya podrían ser de cualquier longitud, y la cifra básica —de aproximadamente entre diez mil y quince mil palabras, lo más sencillo de leer en un trayecto del metro— me parecía perfecta para darles forma a mis ideas sobre cómo construir mejores mañanas. Sugerí que Qué hace la gente exitosa antes del desayuno se publicara en el formato que en aquel entonces Penguin denominaba, “e-special”. En tan sólo unas semanas decidimos hacerlo. El libro electrónico salió en junio de 2012 y el título volvió a hacer un poco de magia. La versión en audio que grabé llegó al número uno de audiolibros en iTunes, y superó por algún tiempo a Cincuenta sombras de Grey; entonces decidimos extender el concepto para crear una serie de libros electrónicos en los que se exploraría lo que la gente exitosa hacía durante la semana y los fines de semana también.

Este libro impreso es una recopilación de esos libros electrónicos para la gente a la que todavía le agrada acurrucarse con un objeto que tiene portada y lomo. Lo que aprendí al experimentar con los libros electrónicos breves es que las personas quieren opciones. A veces deseamos imbuirnos en un tema —cosa que podemos hacer bien con un libro completo como éste—, pero en otras ocasiones necesitamos un estallido inesperado de motivación que nos ayude en esa difícil tarea de realizar cambios personales. El libro electrónico puede hacer eso, y si a ti te es posible leerlo antes del desayuno, ¡mucho mejor! En una época en que la tecnología personaliza todo lo que toca, ¿por qué no interactuar con los contenidos de la forma que más te agrade? Para mejorar todavía más la propuesta para la versión impresa (que, como buen ratón de biblioteca que soy, debo confesar, prefiero), también incluí una sección adicional en la que se presentan las renovaciones de horarios que realizaron algunas personas que me escribieron después de leer los libros anteriores. Estos lectores querían cambiar la manera en que ocupaban sus primeras horas del día para aprovechar más sus mañanas y sus vidas. ¿Qué descubrieron? Que implementar nuevos hábitos siempre es difícil. No obstante, después de varias semanas todos estos lectores tan ocupados aplicaron cambios que pudieron sobrellevar en sus rutinas.

Debo confesar que me divertí mucho al escribir estos tres libritos porque entrevisté a gente fascinante: directores ejecutivos, un candidato presidencial, una ilustradora de libros infantiles con récords de ventas, una piloto de autos de carreras, etcétera. También encontré investigaciones fascinantes sobre el uso del tiempo y, a pesar de que llevo varios años escribiendo sobre la administración de éste, descubrí muchas ideas nuevas que ya puse en práctica en mi propia vida. Sin duda, los fines de semana de mi familia han mejorado desde que comenzamos a planearlos mejor. La noche del domingo es mi nuevo espacio favorito para hacer fiestas, y aunque no podría decir que ahora soy una persona más matinal, sí trato de irme a dormir a buena hora. Asimismo, con la ayuda de mi socio de contabilidad, estoy logrando avances en algunos proyectos que, de otra manera, estaría muy tentada a hacer a un lado.

Espero que tú también encuentres inspiración en este libro para realizar esas pequeñas modificaciones que se transformarán en grandes cambios. Estoy firmemente convencida de que podemos construir las vidas que deseamos con el tiempo que tenemos. Incluso invertir unos cuantos minutos en planeación estratégica antes de que despierte el resto del mundo, puede hacer que el día nos parezca mucho más prometedor: que sea una aventura por venir, y no sólo un esfuerzo en vano.

Qué Hace la Gente Exitosa Antes del Desayuno

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Product added to wishlist