CONECTA , August 2019
  • On sale!
  • Out-of-Stock
Los siete hábitos de la gente...
Marc Argemí Ballbé
Marc Argemí Ballbé Ver Más
Marc Argemí (Sabadell, 1979) es periodista y consultor de comunicación. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona y doctor por la misma universidad con una tesis sobre la credibilidad de los...
Leer más

Marc Argemí (Sabadell, 1979) es periodista y consultor de comunicación. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona y doctor por la misma universidad con una tesis sobre la credibilidad de los rumores y las noticias, es autor de Rumors en guerra. Desinformació, internet i periodisme (2013) y El sentido del rumor. Cuando las redes sociales ganan a las encuestas (2017). Profesor asociado en la Universitat Internacional de Catalunya, ha impartido sesiones y cursos en distintas universidades, tanto en España como en el extranjero. Actualmente es socio y director de Sibilare, una consultora especializada en comunicación y en análisis de datos.

Leer menos
Ver Más
CONECTA , August 2019

Los siete hábitos de la gente desinformada

Cómo informarse y tomar decisiones en las redes sociales


Formatos disponibles
$20.95


Opción de compra
Formatos disponibles
$20.95

Opción de compra

Vivimos el espejismo de creer que, como hemos consultado internet, estamos lo suficientemente informados para tomar buenas decisiones. Sin embargo, esta idea es errónea. Este libro permite identificar los hábitos que nos hacen más vulnerables a la desinformación en el entorno digital y ofrece las herramientas para decidir por nosotros mismos tanto en el terreno personal como profesional.

Formatos disponibles
$20.95
$20.95
Opción de compra

Vivimos el espejismo de creer que, como hemos consultado internet, estamos lo suficientemente informados para tomar buenas decisiones. Sin embargo, esta idea es errónea. Este libro permite identificar los hábitos que nos hacen más vulnerables a la desinformación en el entorno digital y ofrece las herramientas para decidir por nosotros mismos tanto en el terreno personal como profesional.


Estar bien informado significa contar con suficientes datos para, de entre todas las decisiones posibles, poder elegir una. Sin embargo, la experiencia nos demuestra que muchas decisiones tomadas con seguridad están lejos de sustentarse en los datos, circunstancia que explica que podamos parecer al mismo tiempo unos perfectos ignorantes y muy decididos.

Internet y las redes sociales...

Leer más

Estar bien informado significa contar con suficientes datos para, de entre todas las decisiones posibles, poder elegir una. Sin embargo, la experiencia nos demuestra que muchas decisiones tomadas con seguridad están lejos de sustentarse en los datos, circunstancia que explica que podamos parecer al mismo tiempo unos perfectos ignorantes y muy decididos.

Internet y las redes sociales han llevado esta problemática hasta el extremo. Nunca antes habíamos tenido acceso a tanta información, aunque esto no implica que seamos capaces de escoger mejor. Los algoritmos del entorno digital (donde conviven webs, Facebook, Instagram, Twitter o WhatsApp) no siempre están programados para ayudarnos a elegir de forma adecuada.

Tenemos la engañosa percepción de que estamos bien informados y, por ello, decidimos correctamente. No obstante, la desinformación nos afecta en nuestra vida personal y profesional. ¿Soy víctima de este fenómeno? La respuesta, con toda probabilidad, sería afirmativa porque nos desinformamos con facilidad y de modos muy diversos.

El objetivo de este libro es ayudar a identificar los hábitos que nos hacen más vulnerables: el cuñadismo, la incredulidad crédula, la indecisión crónica, la ansiedad, el confusionismo relacional, el activismo visceral y la precariedad informativa. Y, con sus herramientas prácticas para contrarrestar la desinformación, será de utilidad tanto para los expertos en redes sociales y profesionales de la gestión de cuentas en Twitter como para aquellas personas que solo visitan las páginas web de los periódicos de toda la vida.

Leer menos

Colección
AH IMP
Páginas
250
Target de Edad
Adultos
Tipo de encuadernación
TAPA BLANDA CON SOLAPA
Idioma
ES
Fecha de publicación
14-08-2019
Autor
Marc Argemí Ballbé
Editorial
CONECTA
Dimensiones
14mm x 154mm
Colección
AH IMP
Páginas
250
Target de Edad
Adultos
Tipo de encuadernación
TAPA BLANDA CON SOLAPA
Idioma
ES
Fecha de publicación
2019-08-14
Autor
Marc Argemí Ballbé
Editorial
CONECTA
Dimensiones
14mm x 154mm
9788416883721

Marc Argemí Ballbé
Marc Argemí Ballbé Ver Más
Marc Argemí (Sabadell, 1979) es periodista y consultor de comunicación. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona y doctor por la misma universidad con una tesis sobre la credibilidad de los...
Leer más

Marc Argemí (Sabadell, 1979) es periodista y consultor de comunicación. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona y doctor por la misma universidad con una tesis sobre la credibilidad de los rumores y las noticias, es autor de Rumors en guerra. Desinformació, internet i periodisme (2013) y El sentido del rumor. Cuando las redes sociales ganan a las encuestas (2017). Profesor asociado en la Universitat Internacional de Catalunya, ha impartido sesiones y cursos en distintas universidades, tanto en España como en el extranjero. Actualmente es socio y director de Sibilare, una consultora especializada en comunicación y en análisis de datos.

Leer menos
Ver Más

Suscríbete a nuestras novedades editoriales

Actualidad

Artículos relacionados con este libro

Reseñas

Reseñas

Reviews
7 Reviews
Un buen punto de partida para informarnos bien
En el libro se clasifican los hábitos o actitudes que solemos tener las personas a la hora de tratar la información que recibimos por diferentes vías en internet. Gracias a las descripciones que se nos ofrecen y los ejemplos de cada hábito podemos intentar averiguar de qué malos hábitos pecamos para así estar más alerta frente a la desinformació... Leer más
En el libro se clasifican los hábitos o actitudes que solemos tener las personas a la hora de tratar la información que recibimos por diferentes vías en internet. Gracias a las descripciones que se nos ofrecen y los ejemplos de cada hábito podemos intentar averiguar de qué malos hábitos pecamos para así estar más alerta frente a la desinformación o mala información que se puede dar hoy día, que las noticias nos llegan tanto por amigos, famosos o medios no muy fiables. Además, nos da algunas pautas que podemos seguir para ayudarnos.Aunque en un principio los hábitos que se presentan puedan parecer obvios, lo interesante está en que al leerlo te das cuenta de sí tú caes en ellos, lo que resulta bastante útil en esta era en la que muchas veces la información que nos llega no es del todo cierta y muchas veces se utiliza para influenciarnos. Somos esclavos de estas manipulaciones encubiertas sin darnos cuenta y veo necesario poder dar con las claves para recuperar nuestra libertad. Así que este libro puede ayudarnos a dar ese primer paso. Leer menos
Un manual del navegante informado en las aguas revueltas y llena
Dividir un folio para situar en cada uno de sus extremos los pros y los contras de una decisión difícil forma, hoy día, parte del sentido común a la hora de conducirse. Es de suponer que, tal y como se explica en la introducción, el día que Benjamin Franklin recomendó este sencillo proceder a su indeciso amigo Joseph Priestley le proporcionó un ... Leer más
Dividir un folio para situar en cada uno de sus extremos los pros y los contras de una decisión difícil forma, hoy día, parte del sentido común a la hora de conducirse. Es de suponer que, tal y como se explica en la introducción, el día que Benjamin Franklin recomendó este sencillo proceder a su indeciso amigo Joseph Priestley le proporcionó un gran servicio. Los 7 hábitos de la gente desinformada es, si se quiere, un texto análogo a aquella famosa misiva: un conjunto de reflexiones y consejos breves que bien podrían acabar integrando el más elemental sentido común, pero que hoy son raramente aplicados.  ¿De qué trata este ensayo? “[D]e cómo la tecnología y las personas hemos encontrado maneras atractivas y confortables de autodesinformanos; [...] el objetivo de las páginas que siguen es ayudar a identificar los hábitos que nos convierten en desinformadores o a quienes no hacen más vulnerables a la desinformación de otros en el entorno digital” ¿A quién se dirige? "Está pensado para ser útil a todos los públicos, desde los expertos en redes sociales y profesiones de la gestión de cuentas en Twitter hasta aquellas personas que solo visitan las webs de la prensa de toda la vida.” El texto parte de una paradoja: jamás hemos gozado de tanta información como hoy, y sin embargo no parece que estemos mejor posicionados para decidir de manera inteligente que en épocas pasadas. Precisamente, puede que gozar de armas tan poderosas para luchar contra la ignorancia como son las redes e internet, nos hayan relajado en exceso y vuelto especialmente vulnerables al bulo y al rumor. Hoy, dice el autor, “Somos capaces de desinformarnos a demanda para poder decidir a placer”. Precisamente la definición -muy socrática- que nos dá Marc Argemí de la persona desinformada tiene que ver, no tanto con la cantidad de verdades que atesora, sino con la actitud que enfrenta los procesos informativos. Así, las personas informadas son  “aquellas que saben que están desinformadas y toman medidas para no dejarse engañar por la desinformación y para minimizarla tanto como sea posible”. Las medidas que el autor nos propone en este sentido no son pocas ni tampoco sencillas; chequear la fuente de las informaciones, investigar la financiación del periódico, comprobar la afiliación ideológica del periodista..., no es algo que pueda hacerse habitualmente ni con regularidad. Asimismo, esquivar nuestros sesgos cognitivos, ser autocríticos, evitar las cámaras de eco, o -en general- abstraernos de nuestras emociones a la hora de informarnos es, prácticamente, una quimera. Tan es así que, a medida que avanzan las páginas cierto sentimiento de parálisis e impotencia podrían adueñarse de uno: ¿acaso puedo fiarme de algo? ¿Cómo evitar estar desinformado? Que el lector abandone toda esperanza, alguna que otra vez, quizás muchas, se la van a colar. Pero ello no debería preocuparnos excesivamente ya que, como se precisa acertadamente en el último capítulo, un problema que no tiene solución no es un problema, es una circunstancia con la que aprender a convivir. Precisamente, el sentido profundo de esta obra reside en ayudarnos a lidiar mejor con la irremediable precariedad informativa en la que vamos a vivir. Aceptemos que no podemos tener una opinión demasiado sólida de todos los temas  y que seremos fácilmente engañados; que por ello, conviene entonces ser precavidos, tomarse las informaciones recibidas con una dosis de sano escepticismo y, en definitiva, afilar nuestro espíritu crítico. En este sentido, la referencia final a Popper -como la anterior a Sócrates- no es en absoluto gratuita: como demostrara el filósofo vienés, podemos estar mucho más seguros de todo aquello que desconocemos que de aquello que efectivamente conocemos. La conclusión es evidente: conduzcámonos entonces con bastante modestia.  Como digo, este pesimismo epistémico podría conducirle a uno a cierto estado de desánimo, incluso de paranoia desde el que que desconfiar de todo y todos. Al contrario, lo que nos propone Marc Argemí es un complejo ejercicio de funambulismo entre los muchos extremos viciosos que menciona: el cuñado que se las traga todas por querer ser el más listo de la sala, y el conspiranoico, que por no querer equivocarse nunca, niega cualquier verdad oficial por evidente y palmaria que sea. Una obra muy recomendable, pero que en ocasiones deja al lector con ganas de mayor profundidad en las muchas y apasionantes cuestiones que el autor menciona solo de pasada. El modus operandi de la rumorología que trabajaba el servicio secreto británico durante la segunda guerra mundial -al que Marc Argemí dedicó su tesis doctoral- o los matices de la mecánica propagandística constantes a lo largo de las décadas podrían haber merecido muchas más páginas, en detrimento de las diversas anécdotas y ejemplos con los que se inicia cada capítulo y se ilustra su idea clave. Quizás el miedo a perder la cada vez más volátil atención del lector, acostumbrado hoy a las fugaces stories de instagram o a los tuits de 120 caracteres, haya provocado esta apuesta por la excesiva divulgación. De otra parte, puede tratarse de una opción deliberada para despertar en el lector la curiosidad para saber más y animarlo a explorar las ciencias de la comunicación. Un propósito que Marc Argemí consigue sobradamente, y es que: ¿Por qué habrá tanta gente que niega la llegada del hombre a la Luna? ¿Por qué el FoMO -fear of missing out- podrá más que el miedo a equivocarse, a que le tomen el pelo a uno? ¿Por qué…?  Con Los 7 hábitos de la gente desinformada se obtiene un manual del navegante informado en las aguas revueltas y llenas de piratas que son hoy las redes y el mundo virtual. Escrito con soltura, concisión y en un momento inmejorable, vale la pena conocer estos vicios en los que será fácil reconocerse con cierta vergüenza y sonrojo. Un libro estupendo para nuestro amigo listillo y que tanto bien haría en los estudios de radio y televisión en los que habitan los convencidísimos “todólogos”, preparados por igual para opinar de economía, geopolítica o el último fichaje sonado de la temporada. Un libro que leería con gusto el Oráculo de Delfos y que pone en valor una de las frases más bonitas de nuestro idioma: “no lo sé, la verdad es que es un tema complejo que desconozco y sobre el que no tengo formada una buena opinión”.  Leer menos
Ayuda para una reflexión necesaria
El autor, Marc Argemí Ballbè, es periodista, trabaja monitorizando medios y redes sociales. Además se dedica precisamente a esto, lo que le da cierto peso a su punto de vista en éstos temas. En la primera parte de este libro, un poco más expositivo y digamos que"aburrido", éste libro expone las formas en las que podemos estar desinformados cada... Leer más
El autor, Marc Argemí Ballbè, es periodista, trabaja monitorizando medios y redes sociales. Además se dedica precisamente a esto, lo que le da cierto peso a su punto de vista en éstos temas. En la primera parte de este libro, un poco más expositivo y digamos que"aburrido", éste libro expone las formas en las que podemos estar desinformados cada uno de nosotros. La segunda parte es más práctica, el lector puede tomar acción, y por tanto algo es más amena. Nos da pistas sobre cómo podemos combatir esa desinformación, que podemos hacer para no caer en ella. Quizá resumiría algo más la primera parte, pero considero que trata un tema sobre lo que todos deberíamos reflexionar. Ahora bien, no es un texto para pasar el rato, requiere atención y ganas de reflexionar sobre ello. Yo no compraría el libro, sinceramente, pero como conferencia, por ejemplo, lo encontraría interesante. Quizá podría resumirse para una charla, conferencia u alguna actividad parecida. El contenido lo considero correcto, ojo, es quizá el formato lo que no me ha convencido. Leer menos
¿Estamos informados o desinformados?
#libros #megustaleer ¿Estamos informados o desinformados? Si nos adentramos en \'Los siete hábitos de la gente desinformada\', del profesor Marc Argemí Ballbé, podremos responder a esta pregunta y ver si los hábitos que marcan nuestro contacto con la información y las redes sociales nos ayudan a informarnos o al contrario, a desinformarnos. ¿Cae... Leer más
#libros #megustaleer ¿Estamos informados o desinformados? Si nos adentramos en \'Los siete hábitos de la gente desinformada\', del profesor Marc Argemí Ballbé, podremos responder a esta pregunta y ver si los hábitos que marcan nuestro contacto con la información y las redes sociales nos ayudan a informarnos o al contrario, a desinformarnos. ¿Caemos en el cuñadismo, en la incredulidad crédula, la indecisión crónica, la ansiedad informativa, el confusionismo relacional, el activismo visceral o la precariedad informativa? El autor capítulo a capítulo nos da las coordenadas necesarias para que nos autodiagnostiquemos y veamos el riesgo que tenemos de estar desinformados.Con un estilo directo Argemí Ballbé nos da, además, multitud de ejemplos, muchos muy conocidos, que nos ayuden a entender cómo muchas veces caemos en la desinformación. Una pena, que en un mundo con tanta información, nosotros estemos cada vez más desinformados.Ya sabes, si quieres vivir informado y no desinformado, echa un ojo a este libro. Leer menos
7 pasos para no dejarte engañar
'Los siete hábitos de la gente desinformada' es un libro que todo el mundo debería leer; si no completo, al menos un resumen. Creo que la lectura de este libro por parte de la población ayudaría a que, en algunos casos, la gente se diera cuenta de lo sometidos a la manipulación que estamos y lo fácil que es caer en el error de tomar como verdad ... Leer más
'Los siete hábitos de la gente desinformada' es un libro que todo el mundo debería leer; si no completo, al menos un resumen. Creo que la lectura de este libro por parte de la población ayudaría a que, en algunos casos, la gente se diera cuenta de lo sometidos a la manipulación que estamos y lo fácil que es caer en el error de tomar como verdad algo que no lo es completamente.Tal y como se habla en el libro, hoy por hoy, vivimos rodeados de bombardeos de información: a través de redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram...), de prensa digital y prensa escrita, de vídeos, de noticias (ya sean fake news o no), etc, y es importante que seamos conscientes de esto para poder evitar tomar como ciertas cosas y hechos de los que deberíamos dudar. Me ha resultado particularmente interesante el hecho de que, consciente o inconscientemente, tendemos a juntarnos y rodearnos de fuentes que proporcionan noticias afines a nuestro pensamiento/nuestros ideales, y tendemos a tomar como verdad irrefutable la información que aquí nos ofrecen cuando, en realidad, deberíamos someterlas al mismo tipo de juicio al que las sometemos cuando provienen de fuentes contrarias a lo que en un principio consideraríamos afín a nosotros. Leer menos
Muy útil y bien documentado
La desinformación es un hecho que está a la orden del día. Es raro que alguien no tenga conexión a Internet en los tiempos que corren, por lo que el usuario tiene a su disposición miles de fuentes de información que “informan” sobre lo que está ocurriendo en el mundo. Ahora bien, ¿hasta qué punto la información que leemos en Internet (incluyendo... Leer más
La desinformación es un hecho que está a la orden del día. Es raro que alguien no tenga conexión a Internet en los tiempos que corren, por lo que el usuario tiene a su disposición miles de fuentes de información que “informan” sobre lo que está ocurriendo en el mundo. Ahora bien, ¿hasta qué punto la información que leemos en Internet (incluyendo las redes sociales) es cierta? Esta es la cuestión que aborda Marc Argemí en su libro “Los siete hábitos de la gente desinformada: Cómo informarse y tomar decisiones en las redes sociales.”Como Argemí asegura, es imposible evitar la desinformación ya que en algún u otro momento todo usuario lee bulos por Internet y está claro que ninguna persona lo sabe absolutamente todo como para cuestionar la información que se lee en el momento. No obstante, aunque no se pueda evitar la desinformación, sí que se puede minimizar mediante la actitud crítica del usuario para ser capaz de investigar sobre las noticias que aparecen y comprobar tanto la credibilidad del artículo como la de la fuente.Además, también trata el tema de las redes sociales y habla tanto de la adicción a ellas como de la información que recolectan sobre el usuario para, de esta manera, ajustar la publicidad a sus gustos. Este tema me llamó bastante la atención porque tanto yo como personas de mi entorno lo han experimentado (y presupongo que el resto también). De hecho, he llegado a oír cosas del estilo “estaba hablando con X sobre KFC y cuando entré después a Instagram me encontré anuncios y ofertas de sus productos” (se supone que no había buscado nada en el móvil referente a la franquicia). Esto mismo también ocurre con plataformas que te sugieren, por ejemplo, series de temática similar a las que sueles ver, vídeos o listas de reproducción en YouTube.Teniendo todo esto en cuenta se puede intuir que el libro es prácticamente una guía para cualquier usuario (independientemente de su edad) para evitar que este tipo de cosas sucedan, y para ello da una serie de recomendaciones para evitar caer en los hábitos más comunes que hacen a las personas desinformadas (comodidad, incredulidad, ansiedad, activismo visceral…). No obstante, aunque está estructurado de manera que facilita la lectura, así como muy bien documentado, creo que el precio del libro es un poco alto, así que le doy 4 estrellas. Leer menos
Reseña de Los 7 hábitos de la gente desinformada
HolaaaHoy vengo la reseña de Los 7 hábitos de la gente desinformada de Marc Argemí Ballbe. Que me ha sido cedido por Edición Anticipada.Si es verdad que no es el tipo de lectura que suelo hacer, ni algo que yo compraría pero porque no es un tema que me atraiga. Es un libro muy fácil de leer, un manual útil para utilizar las redes sociales e inte... Leer más
HolaaaHoy vengo la reseña de Los 7 hábitos de la gente desinformada de Marc Argemí Ballbe. Que me ha sido cedido por Edición Anticipada.Si es verdad que no es el tipo de lectura que suelo hacer, ni algo que yo compraría pero porque no es un tema que me atraiga. Es un libro muy fácil de leer, un manual útil para utilizar las redes sociales e internet en general. Ayuda bastante a la hora de sacar provecho a las redes sociales. No tiene desperdicio, desde su primera página es de gran utilidad. En este manual se nos plantean los problemas a los que nos enfrentamos los usuarios, para así no ser víctimas de noticias falsas. Nos ayuda a identificar fuentes fiables para así no caer en propagandas acaparadoras.En sí el objetivo del libro es poder ayudarnos a identificar los hábitos que nos hacen más vulnerables y poder tener herramientas para contrarrestar la desinformación.Creo que es un libro que sirve para público en general, pero más aún para expertos en redes sociales. De puntuación le doy un 4 porque no es un libro que yo me compraría . Leer menos
Product added to wishlist