La revolución interior

Fragmento

INTRODUCCIÓN

¿Has sentido alguna vez a tu corazón alertarte que vas por un camino contrario al tuyo?, ¿has tenido ganas de salir corriendo del lugar en el que estás para por fin poder sentir que haces tu propia vida?, ¿has sentido la necesidad de hacer otra cosa distinta a la que haces?, ¿has tenido ganas de descubrir el mundo que está más allá de tu vida cotidiana?, ¿has cuestionado alguna vez tu forma de vivir?, ¿te has cansado de tanto buscar la tan anhelada felicidad?, ¿has sentido que hay algo dentro de ti que quisieras expresar, pero no sabes de qué se trata ni cómo hacerlo?

Somos seres de costumbres, de hábitos establecidos, de formas preconcebidas, viviendo con prejuicios y concepciones de la realidad que no necesariamente están alineadas con lo que somos en esencia. Desde que nacemos tenemos un manual de vida invisible pero poderoso que nos da las pautas para ser en el mundo. Se espera de nosotros inconscientemente que sigamos ese manual con la esperanza de que tengamos éxito y felicidad. Nuestros padres y ancestros han hecho lo posible por seguirlo y, creyendo que es lo correcto, desde su propia forma de amarnos de acuerdo con sus propios paradigmas e historias, nos lo han transmitido mediante palabras, comportamientos, patrones emocionales y mentales. Hemos aprendido a imitarlos, pues tenemos un sistema de supervivencia muy fuerte que protege a toda costa ese manual por la creencia de que al no seguirlo seremos infelices o perderemos algo. Podemos así pasar la vida viviendo al pie de la letra el manual que nos da las indicaciones para ser felices, que nos dice lo que es correcto, lo que es posible y la forma en la que debemos vivir.

La humanidad se ha estado transformando, han venido nuevas visiones y se han abierto nuevas posibilidades, pero esto muchas veces es un cambio de disfraz para reforzar unas creencias limitantes que igual nos siguen diciendo cómo tenemos que ser y nos siguen estructurando a todos bajo unos parámetros similares de comportamiento, de acuerdo con lo que es externamente validado.

Las nuevas tendencias espirituales abren múltiples posibilidades, pero también nos encierran en códigos y sistemas que procuramos seguir para sentirnos buenos, conectados, merecedores y hasta iluminados. Nuevos maestros, gurús, guías, técnicas y herramientas nos traen información, pero es tanta y la obtenemos a una velocidad tan rápida, que no nos damos el espacio ni el tiempo de digerir, de sentir, ni de realmente experimentarla en nosotros.

En este libro te acompaño de nuevo con los cristales y algunas otras herramientas que te pueden acompañar en la generación de tu revolución interior: el camino de ser tú mismo y conectarte con tu propia magia.

¿QUÉ ES LA REVOLUCIÓN INTERIOR?

La revolución interior es esa fuerza interna que nos moviliza a la vida, al encuentro, a la búsqueda de la verdad, al cambio y a la transformación de todas las estructuras que nos impiden ser nosotros mismos, a la expresión de todo nuestro potencial, a la creación de nuestra propia realidad y a la manifestación de nuestra magia interior.

Personalmente, pensé que mi revolución había ocurrido cuando decidí renunciar hace más de diez años para hacer lo que realmente me vibraba en el corazón. De ser una empleada ejecutiva y lo que se podría llamar exitosa para los estándares de la sociedad, pasé a ser un aprendiz de la vida. Fue un gran movimiento dejar el título, el cargo que me identificaba para enfrentar el riesgo de seguir mi pasión por el inconsciente, por lo oculto detrás de lo superficial, por la energía de lo invisible, por la intuición, la conexión con lo divino, diferentes metodologías terapéuticas y también por los cristales.

Desde que decidí renunciar a mi trabajo y emprender mi camino interior de consciencia, inconscientemente estuve buscando mi nueva forma de valer. Sin darme cuenta, necesitaba un nuevo título que ponerle a mi oficio que tuviera igual validez que mis cargos y roles anteriores; a pesar de seguir lo que me vibraba en el corazón, de estudiar y de prepararme en nuevos ámbitos para seguir conociéndome, sanando y también para acompañar a otros en su camino, trataba de acomodarme a los puntos de vista de los demás para no parecer tan incoherente y ser aceptada y validada.

En el fondo, lo que estaba buscando era una definición que fuera aceptable para los demás en cuanto a lo que hacía y por eso tuve la necesidad de estar buscando siempre una nueva formación terapéutica, algo más que sustentara lo que hago y que me permitiera tener más bases, más conocimiento e información, como para tener la suficiente autoridad para hablar de estos temas y que valiera la pena ser escuchada.

Escribir mi primer libro, Sanación con cristales, fue un trabajo de consciencia personal muy importante sobre lo verdadero y amoroso del camino que había elegido. Pero publicarlo fue el reto más grande. Sabía que tenía que salir del caparazón que había creado para protegerme del juicio, temía que muchas personas que me conocían pero que no sabían de mí hace años, se enteraran de que ya no era nada de lo que me hacía valer antes.

Solo ahí comencé a descubrir, a pesar de todo mi proceso personal, lo oculta que había tenido mi voz, lo atrapada que seguía estando en la necesidad de cumplir con lo que creía se esperaba de mí, de ser validada, reconocida y aceptada por los demás. Y ahí sí que comenzó mi revolución interior.

Un movimiento interno intenso que me ha llevado cada vez más a conectarme conmigo, pero ya no en silencio. A expresar lo que siento poniendo incluso en riesgo mis vínculos más preciados. A darme permisos emocionales que nunca me había dado, a revelarme ante los compromisos sociales, e incluso a darme el permiso de ser, contradiciendo en público algunas de mis anteriores enseñanzas. Una fuerza profunda por medio de la cual he visto cómo salen de mí palabras que la “Andrea sin revolución” jamás hubiera dicho. Una energía que me ha llevado a integrar cada vez más mis verdades.

Esa es una fuerza que crece cada vez con más intensidad en mi interior, y que también siento esparcirse por el mundo. La fuerza del ser verdadero, capaz de cumplir con su propósito de venir a ser él mismo y de reconocer en eso el único camino posible.

La revolución interior es un camino que va más allá del reconocimiento de nuestras heridas y la intención de sanarlas. Nos conecta con el reconocimiento del ser que es en nosotros, más allá de las limitaciones de lo físico; con la necesidad inminente de dejar que nuestra propia sabiduría se exprese, de crear nosotros mismos nuestros propios y únicos manuales de vida y de la conexión con nuestra propia magia, capaz de transformar nuestra realidad.

La revolución interior es esa consciencia que nos ayuda a recordar que cada uno es el maestro de su propia vida y que en el interior de cada uno habitan todas las herramientas, la sabiduría y la energía suficientes para transitar el camino del alma y reconocer nuestra divinidad. Eso que necesitamos re

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tu lista de deseos