Quiérete mucho

Raimon Gaja

Fragmento

I

TEORÍA SOBRE LA AUTOESTIMA

Muchos de nosotros hemos oído hablar de la autoestima alguna vez y, más o menos, tenemos una idea aproximada de lo que es. De hecho, muchas personas pueden creer que el término autoestima significa amor hacia uno mismo. Pero la autoestima no es sólo autoamor, autorrespeto o el concepto que tenemos de nosotros mismos (autoconcepto); tampoco es sólo una evaluación o un sentimiento hacia nosotros. La autoestima tiene mucho que ver con el entorno de las personas (sociedad, cultura, familia, amigos, marco socioeconómico y laboral, etc.) y sus logros (estudios, retos, aspiraciones, cultura, trabajo, posición social y económica, etc.) y, entre otras cosas, condiciona nuestra conducta. Así pues, es necesario saber en primer lugar qué es la autoestima para poder definir después cómo nos afecta su carencia en la vida y cómo podemos intentar incrementarla.

LA AUTOESTIMA NO ES SÓLO AUTOAMOR, AUTORRESPETO O AUTOCONCEPTO

26 Quiérete mucho

CONOCIMIENTO POPULAR

Las expresiones del tipo «Tengo la autoestima por los suelos» o «Es que no tienes autoestima» son frecuentes en el lenguaje popular y cotidiano. Las personas se refieren a la autoestima del mismo modo que hacen referencia al estrés o la depresión. La mayor accesibilidad de la psicología al público en general ha hecho que estos términos sean utilizados, en muchas ocasiones, de manera indiscriminada y a la ligera, sin conocer realmente su significado. Pero una cosa está clara: aunque la mayoría de las veces la gente utiliza estos términos de forma incorrecta, el sentido y el significado que les otorgan no se aleja demasiado del concedido por la psicología y la ciencia médica.

El problema no radica tanto en la falta de rigor y cientificidad propios del conocimiento popular como en el hecho de restar gravedad a trastornos que, como en el caso del estrés o la baja autoestima, constituyen graves factores de riesgo de enfermedades tales como la anorexia o la depresión. Las personas se refieren al estrés cuando viven una época de mucho trabajo y tensión; la depresión pasa a ser una época triste y carente de motivación, y la autoestima hace alusión al autoconcepto y al amor que siente uno hacia sí mismo, en algunos casos haciendo referencia, incluso, al orgullo.

Así pues, resulta más importante que las personas conozcan la gravedad de enfermedades tales como la depresión —para la que aún no existe un tratamiento efectivo y que, hoy en día, afecta a unas 200.000 personas en nuestro país— que insistir en su significado clínico, dado el uso frecuente e indiscriminado que se hace del término. Este se utiliza popularmente para designar todo período (o día) triste, cuando en realidad se trata de una grave enfermedad que supone la claudicación del ser humano y que afecta a todos los ámbitos de la persona (social, laboral y familiar).

Teoría sobre la autoestima

LA DEPRESIÓN AFECTA ACTUALMENTE A UNAS 200.000 PERSONAS EN NUESTRO PAÍS

En cuanto a la autoestima, esta es esencial para la supervivencia psicológica y emocional del individuo. Hasta tal punto es así que una baja autoestima puede afectar seriamente a la persona haciendo que su vida le resulte muy penosa, dada su incapacidad para satisfacer muchas de sus necesidades básicas. La trascendencia que los dos tipos de conocimiento (el popular y el profesional) dan a este trastorno es, de nuevo, muy diferente.

DIVERSIDAD DE TEORÍAS

Entre los psicólogos existe también mucha controversia, debido al hecho de que la autoestima es un fenómeno complejo que implica, a su vez, otros fenómenos. No obstante y a pesar de las muchas definiciones de autoestima que circulan (dependiendo de la teoría a la que uno se adscriba), lo fundamental es que se trata de un concepto básico que debe ser tratado, en caso de baja autoestima, con el máximo rigor posible a fin de garantizar el éxito en el tratamiento.

La autoestima, como hemos visto, es un fenómeno impuro, es decir, no es un fenómeno que pueda aislarse o definirse por sí mismo, ya que está muy relacionado con otros procesos que vive el ser humano. La autoestima se genera a partir de unos fenómenos y es, a su vez, causa de otros. Implica, además, el desarrollo de patrones, el establecimiento de comparaciones entre ellos y la comprensión de quién es uno basada en el resultado de dichas comparaciones. Hay que tener en cuenta dos cosas: primero, que los valores se adquieren muy temprano, y segundo, que todos los valores

28 Quiérete mucho se viven en el contexto de la cultura. Así pues, la autoestima es un fenómeno personal y psicológico, pero también es un fenómeno social.

LA AUTOESTIMA IMPLICA EL DESARROLLO DE PATRONES, EL ESTABLECIMIENTO DE COMPARACIONES ENTRE ELLOS

Y LA COMPRENSIÓN DE QUIÉN ES UNO BASADA EN EL RESULTADO DE DICHAS COMPARACIONES

A pesar de los muchos estudios e investigaciones que existen sobre la autoestima, todavía no existe una definición única y consensuada de la misma. Entre las muchas que hay, nosotros nos inclinamos por la que recoge los dos componentes esenciales de la autoestima: competencia y merecimiento. Ambos aparecen como los elementos más destacados de la misma y los mencionados con mayor frecuencia en las teorías más importantes investigadas por Chris Mruk en su estudio fenomenológico de las teorías sobre la autoestima.1

Nuestra definición, tomada de este autor norteamericano, nos parece rigurosa, científica y muy completa, ya que no sólo recoge los mencionados componentes básicos (competencia y merecimiento) sino que, como veremos, tiene en cuenta que la autoestima es un proceso vivido a lo largo del tiempo y que, como tal, puede modificarse. Este es uno de los factores fundamentales que dan sentido a esta obra, y por ello te alentaremos (en la parte práctica) para que trabajes con el fin de mejorar tu nivel de autoestima e incrementar, así, el bienestar en tu vida.

LA AUTOESTIMA PUEDE MODIFICARSE

1. Chris Mruk, Autoestima. Investigación, teoría y práctica, Biblioteca de Psicología, Desclée de Brouwer, Bilbao, 1998.

Teoría sobre la autoestima

DEFINICIÓN DE AUTOESTIMA

Creemos conveniente advertir que la definición de autoestima no debería ser muy diferente a la presentada o propuesta por las otras teorías, sino que más bien habría de recoger aquello que todas tienen de cierto. En este sentido, la definición de Mruk conjuga de manera sobresaliente este requisito indispensable. Para Mruk la autoestima es «El estatus vital de competencia y merecimiento de un individuo al hacer frente a los retos de la vida a lo largo del tiempo».2 Es decir, la autoestima sería el nivel de autosatisfacción (subjetiva) que tiene una persona de su competencia y su merecimiento cuando se enfrenta a los retos de la vida a lo largo del tiempo.

Es importante que el concepto de autoestima quede claro y para ello vamos a analizar, uno a uno, todos los términos empleados en la definición precedente. Empezaremos por el de estatus vital.

Estatus vital

¿Por qué la autoestima es un estatus vital? Porque la autoestima es vivida como un proceso que se va forjando y acumulando a la vez. La autoestima es dinámica y abierta, a pesar de mantener cierto nivel de estabilidad durante la edad adulta. A lo largo del tiempo vamos mostrando un patrón de respuesta que va creando un historial de alta o baja autoestima. Una situación temporal —encontrar un buen trabajo (o perderlo), por ejemplo— puede afectar al nivel de autosatisfacción subjetivo del propio merecimiento o competenc

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados