Con su segunda novela, «Gente normal», la irlandesa Sally Rooney se confirmó como la primera gran novelista milenial. Superventas y objeto de culto para una generación, una serie traslada con éxito a la pantalla su historia de amor adolescente en pueblo chico cruzada por diferencias de género y clase, a la vez que su exploración de intimidad de una generación forjada en redes sociales sobre las cenizas del amor tradicional.