Vampiros

Varios autores

Fragmento

cap

NOTA DE LOS EDITORES

El vampiro es un clásico, el gran clásico de los mitos de terror. Del imaginario al libro, nunca ha dejado de estar presente en la literatura, bien desde la adaptación directa del folclore, bien colándose como una sombra en otras obras. Antes de convertirse en la gran obra maestra de la literatura pop, gracias al Drácula de Bram Stoker, la figura del vampiro había conquistado ya los altos y los bajos instintos de la literatura. El mito vampírico, en su potencia y su voluptuosidad, atrajo a los autores de prestigio que aquí se recogen, llamándolos hacia el género, incitándolos a desbordarlo.

Proceden de distintas tradiciones y su encuentro con el monstruo es distinto en cada caso, pero arrastra siempre un contagio de lo desconocido, la seducción de una idea informe, que toma su fuerza de lo impalpable del mito. Ellos nos mostraron al vampiro antes de que la explosión mundial del libro de Stoker fijara para siempre el canon de la criatura, le diera nombre e hiciera el inventario de sus rasgos y costumbres tal y como hoy los conocemos. En esta selección de textos se recogen algunas de esas características canónicas, pero se entremezclan con otras insólitas, propias de una condición vampírica libre y poderosamente múltiple.

Como los seres que la habitan, esta antología es también ambigua; muta y succiona, transita de género a género. Esto es así porque no hemos pretendido contener los antecedentes, no hemos querido realizar una lista exhaustiva de los autores que alguna vez coquetearon con el vampiro. Simplemente hemos recogido, como en un gabinete de curiosidades, algunas de las identidades múltiples que adoptó la criatura en compañía de escritores tan distintos como Poe o Dumas, antes de que el monstruo tuviera nombre propio.

Porque el argumento vampírico es en esencia atracción y metamorfosis. Así fue antes de Drácula y así parece que seguirá siendo, a juzgar por su inmortalidad.

Rosa Samper y Óscar Sáenz

cap

LAS METAMORFOSIS DEL VAMPIRO

CHARLES BAUDELAIRE

cap-1

 

La mujer, con toda naturalidad,

como serpiente sobre ascuas, y deleitándose

y frotándose los senos con las ballenas del corsé, de su boca

de fresa exhalaba palabras impregnadas de almizcle:

«Tengo húmedos los labios, y conozco la ciencia

que echa a perder en un lecho a la conciencia.

Todos los llantos seco en mis pechos triunfantes,

y a los viejos hago reír con risa de niños.

¡Para quien me ve desnuda y sin velo, yo suplo

a la luna y al sol, al cielo y a las estrellas!

Así es, querido sabio, tan docta soy en voluptuosidades

cuando en mis brazos temidos aprisiono a un hombre,

o al abandonar a los mordiscos mi busto,

tan trémula y libertina, tan frágil y robusta soy

que en estos colchones que de emoción se desmayan,

¡hasta los ángeles impotentes por mí se condenarían!».

Cuando de los huesos toda la médula me sacó,

y al volverme, lánguidamente, hacia ella, para

rendirle un beso de amor, ¡solo hallé

un odre de flancos viscosos y llenos de pus!

En mi frío horror, cerré los ojos, y

al abrirlos ante una luz vivísima,

junto a mí, en lugar del muñeco poderoso

que parecía estar saciado de sangre, solo vi

despojos de esqueleto en su temblor confuso,

y de allí surgían gritos como los de una veleta

o de un rótulo, en la punta de una varilla de hierro

que balancea el viento en las noches de invierno.

cap

EL GIAOUR

LORD BYRON

cap-11

 

Un recuerdo funesto, un pesar que vierte

su lóbrega sombra sobre nuestro júbilo y nuestro dolor,

al que la Vida no logra arrojar luz ni oscuridad,

para el que la alegría no es bálsamo, ni la aflicción acicate.

THOMAS MOORE

Para Samuel Rogers,

como pequeña pero sincera muestra

de admiración por su genio,

de respeto por su carácter

y de gratitud por su amistad;

este poema lo firma

su solícito y fraterno servidor.

LORD BYRON

AVISO

Los hechos que estos inconexos fragmentos presentan están basados en una situación actualmente menos común en Oriente que antaño, ya sea porque las señoritas son más circunspectas o porque los cristianos tienen mejor fortuna o menor afán. La historia, en su versión completa, narra las aventuras de una esclava que fue arrojada al mar, siguiendo la costumbre musulmana, por infidelidad, y vengada por un joven veneciano, su amante, durante la época en que las Siete Islas pertenecían a la República de Venecia y justo después de que los arnaútes fueran expulsados de la Morea, península que saquearon durante un tiempo tras la invasión rusa. La deserción de los maynotes, a quienes se prohibió el saqueo de Mistra, condujo al abandono de dicha empresa y a la desolación de la Morea, en cuyo seno se produjeron, por parte de ambos bandos, crueles atrocidades sin precedentes en la historia de los fieles.

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados