Adicción (Medianoche 2)

Claudia Gray

Fragmento

Capítulo uno

La tormenta se desató a medianoche.

Oscuros nubarrones surcaron el cielo, ocultando las estrellas. Las rachas crecientes de viento congelaban mis sentidos mientras el pelo no dejaba de revolotear en mi frente. Me puse la capucha de la gabardina negra y metí la bandolera debajo.

Pese a la inminente tormenta, la noche aún no se había cernido del todo sobre los jardines de la Academia Medianoche. Mis esfuerzos serían en vano si no había una oscuridad completa. Los profesores del internado podían ver de noche y oír a través del viento; todos los vampiros lo hacían.

Por supuesto, en Medianoche los profesores no eran los únicos vampiros: cuando comenzara el curso al cabo de un par de días, llegarían los alumnos, la mayoría tan poderosos y viejos como los profesores.

Yo no era ni poderosa ni vieja, pero en cierto modo era un vampiro: hija de vampiros, estaba destinada a terminar siendo uno de ellos con sus propias ansias de sangre. Ya había logrado burlar la vigilancia de los profesores en otras ocasiones, confiando en mis poderes y en mi buena suerte. Pero aquella noche necesitaba la más absoluta oscuridad para pasar lo más desapercibida posible.

Supongo que estaba nerviosa por estar a punto de cometer mi primer allanamiento de morada.

La expresión «allanamiento de morada» da una idea equivocada, como si mi única intención fuera colarme en la cochera de la señora Bethany y ponerla patas arriba en busca de dinero, joyas o algo parecido, cuando tenía razones de más peso.

Empezaron a caer las primeras gotas y el cielo se oscureció todavía más. Eché a correr por los jardines, no sin antes lanzar unas cuantas miradas a las torres de piedra del internado. Mientras resbalaba por la hierba mojada en dirección a la cochera con tejado de cobre donde vivía la señora Bethany, las dudas comenzaron a asaltarme. «¿En serio vas a ser capaz de allanar su casa o cualquier otra, si ni siquiera te descargas música que no has pagado?». Me pareció casi surrealista meter la mano en la bandolera y sacar la tarjeta plastificada de la biblioteca para algo que no fuera llevarme libros en préstamo. Pero estaba decidida a hacerlo. La señora Bethany solo dormía fuera del internado dos o tres noches al año, lo cual significaba que no podía dejar escapar mi oportunidad. Inserté la tarjeta entre la puerta y el marco e intenté forzar la cerradura.

Al cabo de cinco minutos, seguía probando en vano con la tarjeta de la biblioteca, con las manos frías de sudor. En la tele aquella parte siempre parecía fácil. Los verdaderos ladrones podían forzar una cerradura en menos de diez segundos. En mi caso, no obstante, cada vez era más obvio que no me ganaría la vida como ladrona.

Renunciando al plan A, me puse a pensar en otro mejor. Al principio, las ventanas no me parecieron mucho más prometedoras que la puerta. Claro que habría podido romper el cristal y abrir cualquiera de ellas al instante, pero eso habría frustrado la parte del plan que consistía en que no me pillaran.

Al doblar la esquina de la casa vi, para mi sorpresa, que la señora

Bethany había dejado una rendija abierta. Era todo cuanto necesitaba.

Mientras subía lentamente la ventana, vi una ringlera de macetitas con violetas africanas en el alféizar. La señora Bethany las había dejado allí para que respiraran aire puro y con un poco de suerte algo de lluvia. Era extraño imaginarse a la señora Bethany cuidando de nada que estuviera vivo. Aparté cuidosamente las macetas para entrar sin volcarlas.

¿Entrar por una ventana abierta? También es mucho más difícil de lo que parece en la tele.

Las ventanas de la señora Bethany estaban bastante altas, motivo por el cual tuve que saltar para encaramarme a la mía. Cuando empecé a deslizarme y vi lo fácil que sería estamparme contra el suelo cuan larga era, me entró miedo. Mi intención era poner primero los pies, pero había entrado de cabeza y no podía darme precisamente la vuelta teniendo medio cuerpo dentro y la otra mitad fuera. Golpeé un batiente con una bota embarrada y contuve el aliento, pero el cristal no se rompió. Conseguí deslizar el resto del cuerpo y caer suavemente al suelo.

«Bien —susurré para mis adentros, tendida en la alfombra trenzada de la señora Bethany con las piernas más altas que la cabeza, apoyadas todavía en el alféizar y empapadas de agua—. Y esta ha sido la parte fácil.»

La casa de la señora Bethany era como ella, incluso olía como ella: su aroma a lavanda lo impregnaba todo. Pude ver que me encontraba en su dormitorio, lo cual, por algún motivo, me hizo sentirme más intrusa todavía. Aunque sabía que la señora Bethany había viajado a Boston para entrevistar a «posibles alumnos», no podía evitar la sensación de que iba a pillarme en cualquier momento. El miedo a ser descubierta empezaba a hacerme retraer y a encerrarme en mí misma.

Pero entonces pensé en Lucas, el chico al que amaba y había perdido recientemente.

Lucas no querría verme asustada. Habría querido que fuera fuerte. Su recuerdo me infundió valor y me levanté del suelo para ponerme manos a la obra.

Antes que nada, me quité las botas enfangadas para no ensuciar la casa. También colgué la gabardina de un picaporte para no dejar la casa empapada de agua. A continuación me dirigí al baño y cogí un puñado de pañuelos de papel para limpiar lo que había ensuciado, además de mis botas. Me metí los pañuelos en un bolsillo de la gabardina para tirarlos más tarde. Si había alguien lo bastante paranoico como para mirar en su propio cubo de basura para encontrar pruebas de que su casa había sido allanada, esa era la señora Bethany.

Era sorprendente que hubiera elegido vivir allí, pensé. La Academia Medianoche era imponente, incluso ostentosa, con sus torres y gárgolas de piedra, muy acorde con su estilo; mientras que la cochera era una humilde casita, si bien con un mayor grado de intimidad. No me sorprendería que la señora Bethany valorara eso por encima de todo lo demás.

Su escritorio, ubicado en un rincón, me pareció el mejor sitio para empezar. Me senté en la silla de respaldo duro, aparté el retrato-silueta enmarcado en plata de un hombre del siglo XIX y me puse a hojear los documentos que encontré allí.

Estimado señor Reed:
Hemos estudiado la solicitud de su hijo Mitch con gran interés. Aunque obviamente es un estudiante excepcional y un joven muy prometedor, lamentamos informarle…

Un alumno humano que quería entrar en el internado: un candidato que la señora Bethany había rechazado. ¿Por qué permitía que algunos humanos entraran en la Academia Medianoche y otros no? ¿Por qué permitía siquiera la presencia de humanos en uno de los pocos feudos que les quedaban a los vampiros?

Estimados señores Nichols:
Hemos estudiado la solicitud de su hija Clementine con gran interés. Obviamente, es una estudiante excepcional y una joven muy prometedora, por lo que nos congratula…

¿Cuál era la diferencia entre Mitch y Clementine? Por suerte, el organizado sistema de la señora Bethany para archivar sus documentos me condujo directamente a sus respectivas solicitudes, pero no encontré ninguna respuesta. Los dos tenían una calificación media terroríficamente alta y montones de actividades extraescolares. Leer sus listas de logros me hizo sentirme la mayor gandula del mundo. Por sus fotografías, los dos parecían bastante normales: no eran especialmente guapos, ni gordos, ni delgados, sino más bien corrientes. Ambos eran de Virginia —Mitch vivía en un bloque de pisos en Arlington y Clementine en una vieja casa de campo—, pero yo sabía que los dos tenían que ser vergonzosamente ricos para plantearse siquier

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados