Nunca dejes de esperarme

Elizabeth Urian

Fragmento

Creditos

1.ª edición: octubre, 2014

© 2014 by Elizabeth Urian

© Ediciones B, S. A., 2014

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

Depósito Legal: B 16923-2014

ISBN DIGITAL: 978-84-9019-866-7

Maquetación ebook: Caurina.com

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Contenido nunca_dejes_de_esperarme-3.xhtml

Prólogo

Argel, 1816

Durante más de cuatro siglos los corsarios berberiscos habían sido considerados un peligro en las aguas del Mar Mediterráneo, incluso en el Atlántico. Asentados en fortalezas del norte de África habían atacado costas y naves europeas, incautándose de numerosos botines y capturando rehenes para pedir un rescate o matando sin más.

La marina estadounidense, encabezada por el comodoro Stephen Decatur, intentó detener los abusos de los piratas berberiscos el año anterior. Incluso se firmó un tratado con el Dey de Argel, acordando la devolución de los navíos y piratas capturados a cambio de la entrega de todos los cautivos norteamericanos y una parte de los europeos. No obstante, tan pronto la flota zarpó hacia Túnez para forzar un acuerdo similar, se hizo caso omiso y las prácticas corsarias siguieron como hasta entonces.

Cuando centenares de pescadores cristianos fueron masacrados en las aguas del Mediterráneo, el gobierno británico envió una flota a la región. Estaba dirigida por Edward Pellew, el almirante Exmouth. El veintiocho de julio a mediodía, la expedición partió de Plymouth y en Gibraltar se les unió la escuadra holandesa, tripulada por el vice-almirante Van de Cappellen. Anclados en el puerto recibieron un plano de las fortificaciones de Argel con detalladas instrucciones. Las defensas de la ciudad no eran fáciles de sortear, ya que numerosos cañones estaban repartidos por tierra y mar. Por ello, había que planear la estrategia con sumo cuidado. Además, había que sumársele el rescate del cónsul británico, que permanecía retenido en su propia casa. No iba a convertirse en una guerra larga, pero sí sería lo suficientemente contundente como para terminar con la piratería.

El ataque comenzó el veintisiete de agosto. Antes de eso, lord Exmouth, desde el Queen-Charlotte exigió al Dey cumplir ciertas condiciones: entregar al cónsul británico, así como la tripulación del Prometeo que había intentado el rescate; abolir las prácticas esclavistas, devolver el pago de los rescates y garantizar la paz con el rey de los Países Bajos.

La respuesta no llegó.

Eran las dos y treinta y cinco de la tarde

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados