Las cuatro preguntas más repetidas sobre el miedo en los niños
Primeros lectores 3 min.

Las cuatro preguntas más repetidas sobre el miedo en los niños

«El miedo.» Ya solo escribirlo o pronunciarlo produce una sensación incómoda en la cabeza y en el cuerpo. Y si la provoca en los padres y madres, imagínate en nuestros hijos, que carecen de recursos emocionales para analizar la situación y superarla con éxito. 

Hoy hablamos de las preguntas más frecuentes que nos hacemos las madres y los padres respecto a los miedos de nuestros hijos e hijas y contamos con la ayuda de la educadora sociofamiliar y autora de libros infantiles Tania García. 

EQUIPO PENGUIN KIDS

Entendemos de libros que molan

Somos muchas las personas que disfrutamos del miedo controlado, por ejemplo, al entrar en una atracción de feria que nos provoca sustos o al ver una película de terror a oscuras. Pero cuando esa sensación aparece sin elegirla de forma consciente, dominar esa emoción no es nada fácil; el corazón late más fuerte, somos incapaces de controlar los temblores de nuestro cuerpo y la producción de adrenalina se dispara. 

Por suerte, con algo de calma y un poco de inteligencia emocional somos capaces de dominar esos miedos más habituales o inofensivos. 

Los miedos de los adultos son tan numerosos como seres humanos hay en el planeta. Algunos temen conducir, otros tienen pánico a las alturas, miedo a hablar en público... pero hay un miedo que nos acompaña a todos los padres y madres: no hacerlo bien.

En realidad los miedos se multiplican cuando somos padres: miedo a que se pongan malos, miedo a que sean niños rebeldes, miedo a que sufran por baja autoestima, etc. 

qué-necesito-cuando-tengo-miedo

Te recomendamos

¿Y los miedos de nuestros hijos e hijas? ¿Qué hay detrás de esos miedos?

Lo primero es saber que los miedos surgen por un peligro real o imaginario. Los miedos reales son fáciles de identificar; algunos vienen dados por una mala experiencia y otros, incitados por nosotros mismos. Si, por ejemplo, a nuestro hijo le ha mordido un perro en el parque, es normal que, al encontrarse con cualquier otro perro, el niño o niña recuerde el suceso que le traumatizó y crea que se va a repetir siempre. Los incitados, en muchos casos por los padres, son aquellos que usamos para corregir erróneamente un comportamiento. «Si no te duermes vendrá el hombre del saco y se te llevará.» ¿Te suena? Con semejante condición es prácticamente imposible relajarse y conciliar el sueño. 

Los miedos imaginarios, sin embargo, surgen por una asociación de ideas que no tienen una relación directa con la realidad, como, por ejemplo, miedo a la oscuridad o a los insectos, pensando que ambos son más peligrosos de lo que en realidad son, o a la separación de los padres. 

qué-necesito-cuendo-tengo-miedo

Las cuatro preguntas más frecuentes sobre los miedos

  • ¿Nos necesitan mientras tienen miedo?

Muchos padres y madres pensamos en alguna ocasión que, si estamos muy pendientes de nuestros hijos cuando tienen algún miedo, su temor se acentuará. Pero es un error creer que ellos solos van a poder gestionar sus emociones. Definitivamente nuestros hijos necesitan nuestra compañía y ayuda para superar esos miedos y que no se conviertan en algo crónico. 

  • ¿Es contraproducente que duerman con los padres?

Al ser humano le gusta y necesita dormir acompañado. Dormimos con nuestra pareja, dormimos con nuestras mascotas... ¿Por qué no dormir con nuestros hijos cuando necesitan estar acompañados para superar una mala noche? Por cuestiones biológicas, para dormir necesitamos estar completamente relajados. Si nuestro cerebro siente que está en peligro, necesitaremos la seguridad de una compañía que pueda protegernos en caso de peligro. (Recuerda los miedos imaginarios de los que hemos hablado antes.)

  • ¿Cuándo terminan los miedos? 

Los miedos no acaban nunca, sino que se transforman según la edad o la etapa de crecimiento. 

  • ¿Qué actitud debemos tomar los padres ante los miedos de nuestros hijos?

Cuando decidimos acompañar a nuestros hijos en el miedo, hemos de hacerlo sin juicios. Nuestro propio miedo hace que queramos que ese miedo pare. Sin embargo, esa decisión de acompañar a nuestros hijos significa «saber estar» a su lado en ese camino. Paciencia, respeto, gestos físicos afectivos (caricias, abrazos, etc.) o verbalizar ese miedo son algunas de las mejores maneras de acompañarles en esa fase. 

La teoría para los padres y madres está clara, pero para los niños y niñas no es fácil identificar que lo que les está sucediendo es algo pasajero y que en la mayoría de los casos es irracional. Alguien de su edad, como Luna, la protagonista de ¿Qué necesito cuando tengo miedo?, puede ayudar de forma complementaria a los más pequeños de la casa.

que necesito cuando tengo miedo

Hace poco, Tania García dio una charla para nuestros lectores en la que analizó el miedo y compartió algunos consejos de comportamiento para padres ante la emoción de miedo en nuestras hijos, que es de donde hemos obtenido respuesta a las preguntas de arriba.

Clica sobre el vídeo para poder aprender a suavizar esos miedos de nuestros hijos y que no prosperen en el tiempo, pero antes guarda estos 5 consejos que nos deja la propia Tania García:

  • 1 Escucha lo que tu hija/o quiere expresarte 

Presta tu atención plena a lo que tu hijo te está contando, sin distracciones. La escucha real es la única manera de conectar realmente con ellos y sus emociones. 

  • 2 Empatiza con sus miedos

Aunque no compartas su motivo o te parezca algo irracional, tu hija/o siente el miedo de manera profunda y paralizante. Empatizando con su emoción lograremos ver desde sus ojos y aportar serenidad y cariño.

  • 3 Permanece a su lado

Cuando tu hija/o siente miedo, necesita de tu amor, tu sostén y tu consuelo. Debes permanecer a su lado, te necesita. Sin juicios, sin críticas, sin prisa… enseñarle a conocer sus miedos pasa por un óptimo acompañamiento.

  • 4 Demuéstrale amor incondicional

Abrázalo, tócale el pelo, pon una mano sobre su espalda, dile que le quieres, que estás ahí y siempre lo estarás. Que es natural como se siente, y que a ti también te ha pasado muchas veces.Amor sin condiciones es lo que necesita, ante cualquier situación.

  • 5 Ten paciencia 

Necesitas llenarte de paciencia y calma. Acompañar los miedos de nuestras hijas/os requiere de nuestro aprendizaje, tiempo y atención plena, pero es la única manera de conseguir que logren un correcto desarrollo emocional. Aprender a ser pacientes, estar calmados y amorosos mientras expresan emociones, es también una forma de entender y conocer nuestras propias emociones.

Más Populares

Más populares

La fuente escondida La fuente escondida 2 Ir al producto
  • ¡En oferta!
  • -5%

La fuente escondida

9788417921897
Míriam Tirado
Después de leer El hilo invisible hemos sido capaces de reforzar los vínculos con aquellos que queremos y están lejos. Pero ahora más que nunca necesitamos... «Conectar con nosotros mismos, buscar nuestra esencia y sentirnos felices y completos.»
22,79 € 23,99 €

Artículos relacionados

Cinco consejos para gestionar el enfado de nuestros hijos
Que nuestros hijos se enfaden es normal, pero podemos aliviar y prevenir futuros disgustos si les ayudamos a gestionar sus emociones. Descubre cómo.
Cinco consejos para gestionar el enfado de nuestros hijos
¿Cuánta confianza tienen tus hijos en sí mismos?
Para que nuestros hijos tengan confianza en sí mismos, primero hemos de demostrarles que nosotros confiamos y creemos en ellos. ¿Quieres saber cómo reforzar su autoconfianza? Sigue leyendo. 
¿Cuánta confianza tienen tus hijos en sí mismos?
Cómo contagiar la actitud positiva a tus hijos
A lo largo de la vida, cualquier persona sufrirá algunos cambios inesperados que pueden hacer variar su personalidad, su actitud ante los demás y su comportamiento ante otros imprevistos menores. Enseñar a nuestros hijos a afrontar los problemas de una forma positiva produce una base en su pensamiento que le ayudará a sobrellevar esas dificultades de forma más consciente y no anclarse en la negación. Sigue leyendo para descubrir una maravillosa historia de superación y ejemplo de actitud positiva. 
Cómo contagiar la actitud positiva a tus hijos
Añadido a tus libros guardados