Hijos de los 80

Aleix Saló

Fragmento

Prólogo

El ejemplar que tenéis entre manos es la edición en castellano de mi primer cómic, escrito originalmente en catalán y publicado en marzo de 2009 bajo el título Fills dels 80: La Generació Bombolla.

Perfilé la idea argumental del cómic durante los últimos meses de 2008, coincidiendo con la caída de Lehman Brothers y la activación de todas las alarmas mediáticas e institucionales avisando de una inminente crisis de proporciones épicas en todo Occidente. Decidí que mi aportación iba a ser un relato de aquel ambiente de pánico desde la óptica de los jóvenes, los que en aquel momento teníamos entre 20 y 30 años. Es decir, los nacidos en la década de los 80.

La percepción de la crisis para los jóvenes de entonces, sin embargo, no era la de una recesión económica que cerraba bruscamente una etapa de esplendor y bonanza generalizada. Nada más lejos. Los años de burbuja inmobiliaria habían representado un calvario de creciente precariedad laboral y recrudecimiento de las condiciones para emanciparse a una edad razonable: la edad con la que nuestros padres habían podido acceder a una vivienda en propiedad y a trabajos estables. Nuestro calendario para emanciparnos y ser autosuficientes se aplazaba indefinidamente y erosionaba nuestra autoestima mientras nos caían acusaciones de generación parásita y acomodada.

Es cierto que la adolescencia y juventud de nuestros padres tampoco fue fácil; ellos sufrieron dentro de casa la estricta y austera disciplina de nuestros abuelos, a la vieja usanza. Pero ahí fuera les esperaba un mundo que presentaba multitud de oportunidades y que premiaba a aquellos que trabajaran duro.

Nuestro caso fue exactamente al revés: fuimos la generación más consentida y mimada dentro de casa, pero al otro lado de la puerta el mundo era hostil, poco prometedor y notablemente desinteresado en conocer aquello que los jóvenes podíamos aportar.

Así, los hijos de los 80 crecimos inseguros y ensimismados, refugiados en la nostalgia de una infancia idílica (y todo aquello que la rodeaba: series de televisión, ropa, música, cine…) y entregados al hedonismo low cost, el que ofrecía una industria del ocio de bajos precios a costa de contratarnos a nosotros mismos como camareros, periodistas, diseñadores, actores, cantantes… por cuatro duros. Había nacido la cultura hipster. Una cultura enamorada del pasado, cínica ante el futuro y que pregonaba exprimir el presente… «como si no hubiera un mañana».

Es en este contexto de transición, de Guatemala (burbuja) a Guatepeor (crisis), en el que surge dicho cómic, que intenta relatar el momento de forma divertida y sin más pretensiones que las de divertir al lector echando mano de cierto catastrofismo paródico. Y digo paródico porque aún no se atisbaba el catastrofismo real al que llegaríamos en los siguientes años.

Fue en el año 2011 cuando el proceso de recesión se endureció lo suficiente (peligro serio de bancarrota del Estado, fin de los estímulos, primeros recortes, despidos en masa en el sector privado…) como para despertar el espíritu crítico de la juventud y empujarme, a mí en particular, a aumentar el tono crítico en mi siguiente cómic, Españistán: Este país se va a la mierda, que vería la luz coincidiendo con el estallido del movimiento 15–M. Aunque esa ya es otra historia.

Aleix Saló
Mayo 2014

Suscríbete para continuar leyendo y recibir nuestras novedades editoriales

¡Ya estás apuntado/a! Gracias.X

Añadido a tus libros guardados