Jugar con nuestros hijos no es solo sacarles al parque o enseñarles el sonajero. Ha de acostumbrarse a adoptar nuevas posturas para tener más control sobre su cuerpo y a experimentar con diferentes texturas para mejorar su capacidad sensorial. Te enseñamos algunas técnicas para que practiques en casa.