La importancia del juego en la infancia
Pequeños preguntones 3 min.

La importancia del juego en la infancia

El 28 de mayo es el Día internacional del Juego. En esta fecha queremos dar a conocer la importancia que tiene el juego en el desarrollo del ser humano, ya que es la herramienta principal que tiene un niño de conocer el mundo.

Descubre en este texto de Ajandra Melús los diferentes tipos de juego que influyen en el desarrollo de nuestros hijos e hijas. 

ALEJANDRA MELÚS

Experta en atención temprana y primera infancia

@melusalejandra

A través del juego los niños exploran, descubren, conocen, se ilusionan, se motivan o alientan para nuevos aprendizajes. El juego es muy variado y diferente dependiendo de la etapa en la que se encuentre el niño o la niña. Este no aparece en los primeros meses de vida; entonces tan solo hay una parte de experimentación, apego, protección y supervivencia en los que el niño está unido a sus referentes, y busca en ellos protección, alimento y la satisfacción de todas sus necesidades básicas.

Pasadas unas semanas de vida, el bebé comienza a moverse, a fijar su mirada, a coordinar mejor sus movimientos, a interesarse por su cuerpo, el medio, por su madre, su padre… Y es así como el bebé empieza a incorporar el juego en su día a día.

Dependiendo del niño, el juego se divide en diferentes categorías. Aquí te muestro algunos de los tipos de juegos para que comprendas las diferencias, y para que también sepas distinguirlos y descubras las habilidades o destrezas que se pueden potenciar en cada tipo.

Te recomendamos

Juegos de construcción

Conoce todos los tipos de juego

  • Juego funcional. Aquí observamos cómo los niños dan una función real a un material. Es un juego de imitación y aparece sobre los 9-10 meses de vida.
  • Juego motor o de motricidad gruesa. Se trata de juegos en los que la base es el movimiento, el ejercicio físico y la libertad del cuerpo a la hora de desplazarse y jugar. Aparece sobre los 8-12 meses y se lleva a cabo durante toda la infancia e incluso a lo largo de toda la vida.
  • Juego simbólico. Se trata de los juegos que ponen al niño en un papel, es decir, en la representación de funciones, la capacidad de empatizar o de meterse en el papel de otro. Implica una parte emocional, por eso aparece en torno a los 2-3 años de vida. Este juego es esencial para el desarrollo emocional del niño. Es importante favorecerlo a lo largo de la infancia con materiales que le inviten a ello, juguetes de representación, muñecos, disfraces, etc.
  • Juego de construcción. En este grupo se incluyen todos los juegos que solicitan al niño un proceso cognitivo de razonamiento visoespacial y abstracto. Por ejemplo, la construcción de puzles, rompecabezas, apilables, unión de piezas, encajes, etc. La edad de empezar a presentar estos materiales a los niños puede ser en torno a los 9-10 meses en el caso de encajes redondos, aros apilables, y hacia los 2 años para puzles de 2-3 piezas.
  • Juego de reglas. Estos juegos se llevan a cabo en una edad más tardía, hacia los 3 años normalmente, cuando el niño tiene más capacidad de comprensión y entendimiento de las pautas que se le ordenan. Los juegos que implican normas incluyen un razonamiento y un proceso cognitivo más complejo por parte del niño.
  • Juego desestructurado. Este juego aparece a cualquier edad. Aquí hay un elemento de juego que no tiene una función única o específica, sino que puede ser lo que la niña o el niño quiera o imagine. No tiene instrucciones concretas, sino que su funcionalidad se la da quien lo emplea o usa.
  • Juego libre. El juego libre es el juego que inicia el niño por sí mismo, sin ser condicionado por los materiales, ni por el ambiente. La esencia del niño aflora, siendo su cuerpo y su mente los que lo guían. El juego libre va unido muchas veces al material desestructurado, que no implica instrucciones cerradas o concretas, sino que permite desarrollar la imaginación en su totalidad, permitiendo que sea el niño parte activa absoluta. El juego libre no es juzgado por el adulto e implica movimiento, imaginación, creatividad, creación... y aquí sí que existen normas y límites.

¿Por qué es tan importante el juego en la infancia?

Los niños aprenden jugando. Su cerebro elabora distintos tipos de juego dependiendo de su edad y de su madurez, y es importante proporcionar elementos y materiales que favorezcan y potencien lo que son capaces de hacer por sí mismos. Adquieren valores a través de experiencias, como la empatía a la hora de jugar con los demás, o bien en juegos de rol y profesiones, como los médicos, las tiendas, las mamás y papás o los animales.

Llevan a cabo juegos donde tienen que compartir, cooperar, ser autónomos, resolver conflictos o reflexionar y lo hacen con experiencias reales donde ponen en práctica, ensayan y prueban cada acción hasta que la integran como suya propia.

En el juego pueden imaginar, crear y ser quienes quieran. Además, es aquí donde casi todo vale. Es decir, los niños pueden jugar a ser animales, personajes, objetos o incluso personas de su entorno, y a través del juego organizan muchos pensamientos, dan voz a distintas situaciones que viven, expresan y materializan muchas de sus emociones y experiencias.

Niños jugando en equipo

El juego es una herramienta perfecta para expresar y mostrar emociones y sentimientos.

A través del juego se canalizan muchos sentimientos y se puede expresar rabia, enfado, miedo, temor, cariño, preocupación, tristeza o amor a través de otros personajes o materiales. Los adultos debemos permitir y acompañar estas situaciones, sin juzgarlos.

Es muy importante que demos pie a un juego independiente y libre donde seamos observadores y aprendamos de ellos. Su juego nos puede aportar mucha información sobre cómo son, lo que les preocupa, les gusta o sienten. Y es un buen momento para dejarnos llevar por nuestros niños. En este caso se cumple perfectamente la afirmación de «menos es más», ya que cuanto menos haga un juguete, más tendrá que hacer el niño o la niña para crear, imaginar, elaborar, razonar y desarrollar un proceso tan complejo.

Es esencial ofrecer juguetes y materiales sencillos, sin muchos botones, sonidos y normas, donde ellos pueden pensar y elaborar un juego desde cero. Tampoco son necesarios muchos juguetes y materiales, ya que al ofrecer muchas opciones, no son capaces de escoger y centrar su atención en algo concreto. El exceso de materiales no favorece su desarrollo, sino que puede ser incluso contraproducente.

Y sobre todo, debemos recordar que el juego es un derecho y no un privilegio, y que las niñas y los niños deben tener un tiempo de juego diario, donde adquirir nuevos conocimientos, afianzarlos, disfrutar de su crecimiento y destrezas, descubrir su cuerpo y entorno, desarrollar sus emociones, sus capacidades y mucho más.

Algunos libros que te recomiendo

7 cuentos y 77 juegos

Los cuentos clásicos, como Pinocho, El Flautista de Hamelín, El Soldadito de plomo, gustan a los niños de todas las generaciones, pero si al finalizar el cuento puedes jugar con ellos a buscar diferencias entre los personajes, hacer una sopa de letras o cualquier otra de las muchas propuestas que contiene el libro, la lectura será mucho más divertida.

8 cuentos y 88 juegos

Con este libro lleno de cuentos y repleto de juegos podrás disfrutar de los mejores cuentos clásicos y agudizar tu ingenio con los juegos más divertidos. Una propuesta increíblemente mágica y apasionante para la hora del cuento.

Mortadelo y Filemón. Libro de juegos

Mortadelo y sus colegas presentan más de 100 juegos, pasatiempos y adivinanzas para disfrutar mucho con toda tu familia y amigos. Juegos de interior y al aire libre, de campo y de playa; juegos de palabras, de ingenio para comerse el coco o para menear el body.

Leo, juego y aprendo con Disney

Preciosos cuentos que contienen la historia de las películas de Disney con ilustraciones a toda página y a todo color. Además, incluyen actividades educativas sobre la lectura y juegos de lenguaje. 

50 juegos para resolver en menos de 1 minuto

Para resolver los cincuenta juegos planteados en este divertido libro, además de tu ingenio, deberás utilizar tus capacidades de atención, razonamiento, cálculo mental, memoria y lenguaje, pero sobre todo tendrás que ser rápido..., ¡solo dispones de un minuto para resolver cada uno de los enigmas!

Elmer. Juego de memoria

Elmer no es como los demás elefantes de su manada. Aunque parezca difícil de creer, es un elefante de mil colores: verde, azul, blanco, rosa, amarillo... ¡Impresionante!, ¿verdad? Pero Elmer está harto de ser distinto, así que un día decide escaparse de la manada y buscar un remedio para poder tener el mismo color de piel que los demás.

Más Populares

Más populares

Artículos relacionados

Enseña a tu hijo a jugar con nuevas texturas hechas en casa
Jugar con nuestros hijos no es solo sacarles al parque o enseñarles el sonajero. Ha de acostumbrarse a adoptar nuevas posturas para tener más control sobre su cuerpo y a experimentar con diferentes texturas para mejorar su capacidad sensorial. Te enseñamos algunas técnicas para que practiques en casa. 
Enseña a tu hijo a jugar con nuevas texturas hechas en casa
Los mejores juegos para entretenerse sin pantallas
Si algo hemos aprendido de pasar tanto tiempo en casa es que podemos hacer muchas cosas en familia sin necesidad de usar las pantallas. Sigue leyendo si quieres que te enseñemos un par de juegos para poner en práctica cualquier día del año. 
Los mejores juegos para entretenerse sin pantallas
Diversión y juegos con Isadora Moon
Las vacaciones no empiezan cuando sales del trabajo. Tampoco cuando estás haciendo la maleta. Ni siquiera cuando llegas a tu destino, tan esperado, para pasar unos días de relax desconectando de todo. Las vacaciones empiezan cuando vas al quiosco y te compras un cuadernillo de autodefinidos, crucigramas y sudokus. Y eso es una verdad universal indiscutible. Y nuestros hijos también merecen ese momento que suena a «acaban de empezar las vacaciones».
Diversión y juegos con Isadora Moon
Añadido a tus libros guardados