La literatura de Anne Sexton (1928-1974) nació de la necesidad de transferir al papel la angustia de una depresión posparto, pero abarcó mucho más que el tormento de quien persiguió la muerte durante años. Su desnudo lírico, crudo e íntimo, fue clave en el camino hacia la legitimidad de la subjetividad femenina en la creación literaria. El aborto, la menstruación, el adulterio o la masturbación son algunos de los temas tabús que supuran sus textos. Como lo es también la tristeza, que se adueñó de ella hasta el punto de provocar que decidiese quitarse la vida inhalando el humo que se escapaba de su coche. En estos tres poemas, incluidos en el libro recopilatorio «Poesía completa» (Lumen), la Premio Pulitzer de poesía 1967, una de las voces norteamericanas más contundentes del siglo pasado, se sumerge en algunos de los traumas que marcaron su vida... y su muerte.