Cómo acompañar el control de esfínteres de manera respetuosa
Pequeños preguntones 3 min.

Cómo acompañar el control de esfínteres de manera respetuosa

Tarde o temprano los niños y las niñas terminan dejando el pañal. Pero ¿cuál es el momento más adecuado? ¿En verano porque ya hace calor? ¿Cuando sus amigos empiezan a hacerlo? ¿Cuando nos lo recomiende el/la pediatra? 

Dejar el pañal es un proceso que requiere paciencia y sobre todo personalización, ya que cada niño o niña es diferente y este paso ha de ajustarse a sus necesidades. 

Sigue leyendo este post de Alejandra Melús para saber cómo actuar antes, durante y después. 

ALEJANDRA_MELÚS

Experta en atención temprana y primera infancia

@melusalejandra

Con la llegada del buen tiempo la operación retirada del pañal toma más fuerza y empezamos a escuchar como las familias con niños y niñas de 2-3 años empiezan a interesarse por este tema, a veces sin pensar en todo el proceso que supone para ellos. En ocasiones solo se pone el foco en la estación del año en la que estamos y no tanto en las necesidades de los más pequeños.

Pero, con toda la información de la que disponemos y todos los estudios que encontramos al respecto, ¿cómo podemos empezar un proceso tan importante solo porque hace buen tiempo y comienza el calor?

Debemos pararnos a pensar en todo lo que el control de esfínteres supone para un niño o una niña y para su desarrollo.

Te recomendamos

No es un capricho del niño elegir el momento adecuado, sino que se trata de un proceso de crecimiento en el que intervienen la maduración del sistema nervioso central, la maduración hormonal, el desarrollo del cerebro, las conexiones neuronales, la madurez muscular (en este caso de los músculos del suelo pélvico), su madurez emocional o su autonomía, entre otros.

La realidad es que se puede practicar, adelantar el momento y entrenar a los niños a hacer pis en el orinal, pero debemos saber que con ello estamos forzando al niño a adquirir una habilidad para la que aún no está preparado y para la que no tiene la madurez suficiente, por lo que estamos haciendo que realice un esfuerzo incalculable, sin comprender sus necesidades ni su desarrollo evolutivo real.

Además, si forzamos y adelantamos estos aprendizajes, podemos conseguir el efecto contrario, retrasándolos así en el tiempo, alargando su adquisición y provocando una negación o rechazo del niño hacia ellos.

Solo debemos esperar al momento del niño, a ese momento idóneo en el que todo se conecte y armonice entre sí para llevar a cabo un nuevo hito con seguridad y éxito.

También es esencial que destaquemos la importancia de un ambiente preparado para este proceso, que sí influirá en la predisposición del niño y en la estimulación que reciba para llevar a cabo nuevos aprendizajes. Es decir, un niño que se rodea de un ambiente propicio para su edad y su desarrollo evolutivo, encontrará más sencillo llevar a cabo los aprendizajes propios de su edad, que un niño que no está rodeado de un entorno favorecedor.

Ilustración de Lía deja el pañal, de Anna Estapé.

El proceso de control de esfínteres paso a paso

¿Cuáles son los signos que nos dicen que un niño está maduro para dejar su pañal?

  • Cada niño o niña tiene su momento adecuado para dejar el pañal y debemos ser flexibles e invertir el tiempo necesario para acompañar su proceso.
  • La primera señal que veremos es que tiene curiosidad por ver lo que hacen sus padres, sus hermanos o los demás al entrar al baño.
  • Observaremos cómo el niño o la niña comienza a sentirse interesado por sentarse en el váter, en el orinal o quitarse el pañal.
  • Conviene fijarse en si tiene unos horarios más o menos fijos de hacer caca y pis, ya que suele tener el pañal más mojado a ciertas horas, y así podremos acompañarle mejor en este proceso.
  • Otra buena señal es que verbalice si se ha hecho caca, si se siente manchado o tiene ganas de hacerlo. Esto evidencia su interés por el tema y que se siente incómodo con el pañal sucio puesto.
  • Es el niño o la niña quien decide el momento exacto para empezar con el proceso, queriendo por ejemplo llevar braga-pañal, comprar ropa interior, mostrándose receptivo y contento con el proceso o proponiéndolo. No debe ser forzado ni obligado a ello, y en ningún caso debe el adulto quitarle el pañal. Debemos confiar en su percepción y su instinto y respetar su decisión.
  • Se trata de un hito muy invasivo para el niño, por lo que debemos respetar su proceso, al igual que en cualquier otro estadio de su desarrollo. El niño es un ser independiente que no nos pertenece y al que debemos hacer consciente de sus decisiones y procesos.

Ilustración de Caca en el zoo, de Steve Smallman

Tras ver estos signos podemos comenzar nuestro proceso para acompañar la retirada del pañal y debemos tener en cuenta que:

  • Este camino es largo, y es normal y natural que existan escapes o que haya idas y venidas. Es un proceso que se lleva a cabo durante varios años.
  • Nuestro papel como adultos es acompañar y dejar que el niño o la niña fluya según su madurez.
  • No se puede forzar ni presionar para alcanzar este hito del desarrollo, ya que no depende de un entrenamiento ni una educación, sino de la madurez del aparato urinario y del desarrollo cerebral.
  • Si el niño inicia el proceso pero decide en unos días volver a ponerse el pañal, debemos respetar sus necesidades y acompañarlas, sin juicio, ni premios ni castigos. Es algo totalmente normal dentro del proceso.
  • El pañal de la noche y de las siestas se suele dejar más tiempo, aunque hay niños que inician ambos procesos a la vez.

Para acompañar este momento, los cuentos pueden ser de gran ayuda y sobre todo, nos pueden animar a hablar con naturalidad de la caca o el pis, ya que a muchos niños les da pudor o vergüenza hablar sobre ello, incluso a veces miedo.

Algunos libros que te recomiendo

Cada animal con su orinal

Se trata de un cuento que emplea el humor para hablar sobre el control de esfínteres, y así acompañar a los pequeños en este momento.

El orinal de Rita 

Cuenta la historia de una gran aventura en la que hasta el final no descubriremos cómo resolverá Rita la situación en la que se encuentra. 

Lia deja el pañal

Este cuento habla de manera respetuosa sobre el proceso de control de esfínteres, enfatizando en que cada niño lleva su ritmo.

Chau pañales 

Un cuento sencillo para hablar sobre el control de esfínteres que incluye juegos y pautas para que los adultos puedan acompañarlos en el proceso.

A dónde va mi caca

Este cuento es más complejo de comprender pero es ideal para hablar sobre la caca sin pudor, qué pasa cuando cae al váter y a dónde va. Es un cuento curioso y muy recomendable.

Caca en el zoo 

Cacas, animales, rimas, este cuento lo tiene todo para triunfar entre los más pequeños. Un cuento con mucho humor, que nos habla de cacas sin pudor.

El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza 

Un clásico que no falla. Perfecto para hablar de caca, perderle el miedo y el asco al tema (si este es el caso), y tratar con humor algo que hacemos todos: ¡caca!

Más Populares

Más populares

Lia deja el pañal
  • ¡En oferta!
  • -5%
Anna Estapé
Lia deja el pañal
9788418688454
 
¡Una colección de tu pediatra de referencia en crianza respetuosa, Anna Estapé!
15,48 € 16,30 €
Caca en el zoo
  • ¡En oferta!
  • -5%
Steve Smallman Ada Grey
Caca en el zoo
9788448861032
 
Llega una nueva serie de cuentos del autor de La ovejita que vino a cenar y El tigre que vino a cenar. Con esta nueva colección de libros infantiles de humor escatológico, los niños y niñas de más de cuatro años empezarán sus primeras lecturas con mucha diversión. Sus grandes ilustraciones y frases sencillas harán que quieran pasar de página una y otra...
14,57 € 15,34 €

Artículos relacionados

Ir al baño nunca fue tan divertido
¿Por qué a los niños les hace reír tanto hablar de caca? Echa un vistazo a estos libros que hablan de temas escatológicos para los más pequeños. 
Ir al baño nunca fue tan divertido
Conocer y respetar los ritmos en la infancia: cada niño es único y diferente
¿Todos maduramos al mismo ritmo? ¿Se puede forzar el proceso de maduración de cada uno? Dentro de un patrón que va a darse con seguridad, pero antes o después, ¿es necesario adelantarlo, precipitarlo o forzarlo? Sigue leyendo para conocer los consejos de Alejandra Melús que te permitirán respetar los tiempos de tus hijos a la hora de crecer y desarrollarse socialmente. 
Conocer y respetar los ritmos en la infancia: cada niño es único y diferente
Cómo enseñar a tus hijos a comer sano para siempre
No les gustan las espinacas ni el brócoli, les aburre comer fruta, pierden la cabeza por un bollo y, si por ellos fuera, cenarían pizza o hamburguesa todos los días. Te suena, ¿verdad?  Alimentar a nuestros hijos no es nada fácil, y no por falta de opciones, sino por exceso de ellas. Las chucherías, comida procesada, bollería industrial y alimentos con exceso de azúcar o sal están por todas partes. ¿Nos acompañas en un viaje por las bacterias de nuestro sistema digestivo de la mano de la nutricionista Blanca García-Orea Haro para descubrir qué hacen?
Cómo enseñar a tus hijos a comer sano para siempre
Añadido a tu lista de deseos