¿Qué puedo esperar de mi hijo de tres años?
Muerdelibros 3 min.

¿Qué puedo esperar de mi hijo de tres años?

La etapa de los tres años es un momento repleto de cambios en el desarrollo evolutivo y madurativo de los niños. Se trata de una etapa en la que el bebé desaparece para dar paso al niño y son muchas las características que así lo cercioran.

¿Quieres saber qué cambios experimentan los niños y las niñas de los 0 a los tres años? Sigue leyendo este post de Alejandra Melús. 

ALEJANDRA_MELÚS

Experta en atención temprana y primera infancia

@melusalejandra

Hay hitos madurativos muy significativos que ocurren en esta etapa de los cero a los tres años, como el comienzo del control de esfínteres o la explosión del lenguaje. Nuestro papel como adultos es saber acompañar en estos procesos, adaptándonos a las necesidades de las niñas y los niños.

En esta etapa muchos niños comienzan a ir al colegio, a dormir solos en su cama, a comer sin ayuda y a tener una mayor autonomía en general. Pero cada uno lo hará a su ritmo y necesitará unos tiempos para ello, siendo esencial un acompañamiento respetuoso, desde el aliento y la motivación por alcanzar nuevos hitos.

Cada padre y madre aprenderá a reconocer cuáles son las necesidades de su hijo y esto le hará acompañarle con seguridad, cariño y firmeza en todos los pasos que vaya dando, ofreciéndole herramientas y proporcionándole medios para que adquiera las suyas propias. Así, la observación es nuestra principal arma para acompañar de manera eficaz y efectiva en cada proceso y cambio.

Para conocer qué puede hacer el niño o la niña de tres años debemos tener en cuenta diferentes áreas. 

Te recomendamos

Área perceptivo-cognitiva

En esta área podremos observar hitos madurativos relacionados con las habilidades perceptivas y cognitivas. Estos son algunos de los hitos que el niño alcanzará a lo largo de sus tres años:

Es capaz de realizar puzles de tres piezas.

Hace construcciones con torres de tres o cuatro cubos.

Ensarta cuentas en un cordón haciendo un collar.

Sigue series de dos elementos (color, tamaño, forma...).

Conoce los colores y los nombra.

Sabe contar hasta el número 10.

Diferencia grupos de objetos (animales, vehículos…).

Diferencia entre opuestos sencillos como largo-corto, ligero-pesado y alto-bajo.

Describe sucesos simples, como contar lo que ha hecho en el colegio o lo que ha sucedido en un cuento.

Puede señalar hasta diez partes del cuerpo al nombrárselas.

Nombra tres formas geométricas.

Nombra objetos que son iguales o diferentes.

Gracias al área perceptivo-cognitiva el niño o la niña es capaz de crear construcciones con cubos de formas sencillas y colores. 

Área de la comunicación y del lenguaje

En esta área podemos observar los hitos del desarrollo relacionados con el lenguaje tanto comprensivo como expresivo del niño. También se analizan la capacidad de concentración o la memoria.

Presta atención durante cinco minutos mientras le leen un cuento.

Lleva a cabo una serie de dos órdenes que no se relacionan.

Pronuncia su nombre completo cuando se le pide.

Responde a preguntas simples.

Emplea los tiempos pasados de verbos regulares (saltó, saltaba).

Relata experiencias inmediatas.

Explica cómo se emplean objetos comunes (por ejemplo: ¿para qué sirve una toalla?).

Expresa acciones futuras.

Cuenta dos sucesos en el orden en el que ocurrieron.

En el área de la comunicación y del lenguaje, los niños y las niñas son capaces de prestar atención durante tiempos de hasta cinco minutos.

Área de motricidad

En esta área observamos los hitos del desarrollo relacionados con el desarrollo psicomotor, tanto en el área de motricidad fina, que implica destrezas manipulativas de precisión y de detalle con las manos, como en la motricidad gruesa, donde entran en juego los miembros superiores, los inferiores y el tronco.

  • Área de motricidad fina

Sabe cortar con tijeras.

Coge el lápiz cada vez mejor, en cuanto a calidad y a fuerza.

Copia trazos sencillos sobre un papel, como una línea recta en horizontal o vertical, o un círculo.

Dibuja una persona sin detalles: cara con ojos y boca, cuerpo o extremidades.

Usa el punzón dentro de una forma sin salirse.

Garabatea saliéndose un poco de la figura.

Es capaz de pasar las páginas de un cuento de una en una.

Abre y cierra tapas a rosca.

Abre y cierra las puertas solo.

Sube y baja cremalleras.

  • Área de motricidad gruesa

Salta hacia delante con los pies juntos.

Se mantiene sobre el mismo sitio con una pierna flexionada y los brazos a lo largo del cuerpo.

Chuta un balón. 

Pasa una pelota a otra persona con sus manos y en ocasiones la coge al recibirla. 

En la área de la motricidad, los niños y las niñas son capaces de realizar manualidades sencillas como dibujar o recortar. 

Área de autonomía personal

En esta área observamos los hitos relacionados con la autonomía personal del niño o la niña:

Come por sí solo. 

Se abotona el babi o una camisa con ayuda.

Se limpia la nariz cuando se le recuerda.

Se viste y desviste completamente, pero no se abrocha.

Evita peligros comunes, como tocar cristales. 

Cuelga su abrigo en un gancho.

Desabotona botones grandes.

Se pone zapatos con velcro.

Ayuda a recoger y a guardar juguetes.

Ayuda a poner y a quitar la mesa.

En el área de autonomía personal los niños y niñas son capaces de realizar tareas sencillas como abrocharse los zapatos. 

Patrones habituales de conducta

Otros hitos que no nos suelen contar pero que son igual de esenciales y naturales en esta etapa son aquellos que también realizan la mayoría de niños de esa edad y que quizá no los describen cómo habíamos imaginado o idolatrado en nuestras cabezas, pero que son patrones fundamentales y necesarios para conformar su personalidad, su carácter y su desarrollo global.

• Los niños a esa edad necesitan acompañamiento emocional. El adulto debe propiciar un clima de seguridad y patrones adecuados de gestión emocional. 

• Gritan, no miden su tono de voz y necesitan tiempo y buenos modelos donde verse reflejados para aprender a hacerlo. 

• Necesitan nuestra compañía y atención y así nos lo hacen saber. Son demandantes y necesitan ese acompañamiento. No se trata de un capricho. 

• A su vez quieren hacerlo todo solos, aunque eso implique que tarden más que nosotros en hacer algo, se manchen o no lo hagan como nosotros lo haríamos. Pero esto es fundamental apoyarlos y favorecer su autonomía

• Tienen rabietas y les cuesta gestionar la frustración. Todo ello se debe a su inmadurez cerebral, por lo que debemos ofrecer calma, afecto y límites desde el respeto y el amor.

• Los niños de tres años resuelven sus conflictos y defienden sus ideas de manera persistente, a veces pegan, muerden o arañan, y esto es totalmente normal. Deben conocer sus límites y aprender a integrarlos.

Libros que te recomiendo

Todos estos objetivos deben servirnos únicamente como referente en cada área del desarrollo y no como método de evaluación y descripción de las capacidades de nuestra hija o hijo. Cada niño tendrá una evolución diferente en cada una de las áreas y necesitará ser acompañado de un modo diferente a los demás.

Ideal para favorecer la atención sostenida y la interacción, ademas de la motricidad fina.

Hazle cosquillas al monstruo

¡Un libro interactivo que te necesita! Sacúdelo, gíralo, sóplalo... ¡diviértete! Ideal para trabajar la atención de los más peques.

Con este divertido libro interactivo, los más pequeños trabajarán la atención mientras se dejan asombrar. Lleno de sorpresas, ¡solo si haces lo que te pide podrás ver qué ocurre en la siguiente página!

Para acompañar el proceso del control de esfínteres.

Cada animal con su orinal

Un cuento con el que los más pequeños dejarán el pañal y aprenderán a hacer pipí en el orinal.

Cada animal con su orinal forma parte de la colección Grandes pasitos, una serie de libros llenos de humor y ternura pensados para acompañar a tus pequeños en los grandes logros de los primeros años de su vida y guiarles a través de su camino hacia la autonomía.

Para aprender vocabulario del entorno común.

Mi casa

Un libro de cartón para que los más pequeños aprendan a relacionar imágenes de su entorno más cercano con sus primeras palabras.

Aprendemos lo que vemos, por eso en este imaginario de la colección Mi pequeño universo solo encontrarás objetos que tu peque ve en su día a día, para que le resulte sencillo relacionar sonido e imagen. De este modo estimularás su vocabulario y podréis practicarlo cada día.

Para hablar de emociones, poner nombre a cada una de ellas, familiarizarse y adquirir herramientas.

Las gafas de sentir

Un cuento para enseñar a los niños a identificar sus sentimientos, encontrar las causas que pueden originarlos y ofrecerles pautas para aprender a gestionarlos.

Las gafas de sentir forma parte de la colección Grandes pasitos, una serie de libros llenos de humor y ternura pensados para acompañar a tus pequeños en los grandes logros de los primeros años de su vida y guiarles a través de su camino hacia la autonomía.

Una colección perfecta para hablar de rutinas y hábitos.

¡Buenos días!

Oso y Ratona son los entrañables protagonistas de esta colección de libros de cartón. Juntos compartirán un sinfín de vivencias: irán al parque, recogerán los juguetes después de jugar, se lavarán los dientes, leerán un cuento antes de ir a dormir...

Los niños podrán interactuar con las historias y sus protagonistas gracias a las pestañas, solapas y elementos móviles que se incluyen en cada libro.

Para hablar del verano y las emociones que aparecen en este momento. Aunque está recomendado a partir de cuatro años, también es una buena opción para menores de esa edad. 

Unas vacaciones intensas

Una aventura divertida y desesperante a partes iguales, con la que niños y niñas no podrán dejar de reír, con la que y padres y madres se sentirán completamente identificados.

Serán unas vacaciones intensas, pero si van todos juntos... ¡serán inolvidables!

Kai y Emma es una colección para familias que creen en la importancia de la educación emocional y consciente, y que quieren acompañar a sus hijos e hijas desde el amor y el respeto profundo.

Más Populares

Más populares

Kai y Emma 2 - Unas... Kai y Emma 2 - Unas vacaciones intensas 2
  • ¡En oferta!
  • -5%

Kai y Emma 2 - Unas vacaciones intensas

9788418688300
Marta Moreno Míriam Tirado
Después de Kai y Emma: Un cumpleaños emocionante llega a librerías la segunda entrega: Kai y Emma: Unas vacaciones intensas. La colección de Míriam Tirado, autora de El hilo invisible, para familias que creen en la importancia de la educación emocional y consciente, y que quieren acompañar a sus hijos e hijas desde el amor y el respeto profundo.
15,48 € 16,30 €

Artículos relacionados

Vacaciones con hijos sin tirarte de los pelos
Las vacaciones cambian mucho cuando se tienen niños o niñas: cualquiera que los tenga, lo sabe porque ese ideal de vacaciones para descansar, leer o tumbarse al sol en la playa desaparece.  Sigue leyendo este post de Míriam Tirado para saber cómo pasar unas vacaciones intensas... pero muy divertidas.
Vacaciones con hijos sin tirarte de los pelos
La adquisición de la autonomía en la infancia
Pocas cosas hay más satisfactorias que aprender a hacer algo por uno mismo y dejar de necesitar ayuda en algunos procesos, sobre todo, si estos forman parte del desarrollo y crecimiento.  En este blog, Diana Oliver nos cuenta cómo acompañar a nuestros hijos en esos grandes pasitos hacia la autonomía.
La adquisición de la autonomía en la infancia
Cómo potenciar la autonomía de nuestros hijos en verano
Llega el calor y muchos padres y madres no sabemos si reír o llorar, porque no tenemos vacaciones en eso de criar a nuestros hijos. Y más si están entre los 0 y los 6 años, ya que hay que darles de comer, bañarles, vestirles y todo lo que ellos no saben hacer de forma autónoma. Pero podemos convertir ese inconveniente en una ventaja y aprovechar las vacaciones para potenciar su autonomía.  Sigue leyendo este post de Alejandra Melús para sacarle partido al verano. 
Cómo potenciar la autonomía de nuestros hijos en verano
Añadido a tus libros guardados